Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

BIENVENIDA LA PAZ

Por: El Macarenazoo*
Fecha de publicación: 23 de junio de 2016.


Firma histórica para el acuerdo de Paz en Colombia, centenares de ciudadanos se congregaron en el centro de Bogotá (donde fue asesinado el líder Jorge Eliécer Gaitán) para acompañar la firma en La Habana, Cuba, y decir "¡Sí a la Paz!"

Bienvenidos a trabajar por la Paz con justicia social en Colombia, es tarea de todos. 

Más alla de los errores y comentarios inapropiados del presidente Santos, es necesario reconocer que los colombianos merecemos la reconstrucción de un país envuelto en la guerra por más de medio siglo. 

La Paz no tiene reversa y por ninguna razón, nunca más, permitiremos volver a la barbarie paramilitar, al imperio del miedo, al terror, ni a la impunidad, así haya estado administrada por los propios gobernantes, que apropiándose de la tierra a cualquier precio, despojaron a miles de familias, llevándolas a la miseria e inequidad.

Si bien es cierto que hay una deuda impagable con las victimas y con nuestros muertos quienes fueron sacrificados en la inutil guerra que libró Colombia; también tenemos en las manos la responsabilidad de tejer con amor un futuro para que nuestros jóvenes y que las nuevas generaciones puedan restablecer el orden, el valor de la vida y la libertad. 

Los invitamos a hacer parte del presente y futuro de ese nuevo país, donde debe cesar la horrrible noche, la que entre otros impulsó Uribe Vélez. Impulsaremos una segura y definitiva segunda Independencia. Lucharemos contra el germen de los males del país, la corrupción; defenderemos los recursos naturales y no permitiremos la inclusión de leyes que lesionen los derechos de toda la ciudadanía. Bienvenidos a esta nueva era.



Hoy es un gran día para Colombia, hoy se silenciaran muchas armas que callaban la vida de miles de colombianos, sea del lado que sea. Pero llega el reto más difícil entre todos y cada uno de nosotros: construir la paz en cada quien, dejando de criticar al otro por su apariencia física, por su posición económica, por su forma de vestir, por su tendencia religiosa política e ideológica; una paz sin machismo, una paz mucho más amable desde el hogar.

Pero nos toca luchar por la justicia social y eliminar la decadencia nacional representada en la corrupción, la falta de salud, educación oportunidades laborales y la persecución del Estado y de las grandes oligarquías hacia quienes luchan por sus derechos. Pero hay en ese escenario entramos nosotros los colombianos más ultrajados por estos gobiernos y les exigiremos lo que por Constitución y por dignidad merecemos como personas colombianas. El cese de hostilidades del Estado hacia las FARC debe ser por antonomasia también hacia el pueblo colombiano, y principalmente el movimiento social.

Así como se acompañó en Bogotá la firma del Acuerdo histórico de hoy con las FARC-EP, reivindicamos la memoria de los compañeros revolucionarios hoy ausentes que lucharon por las clases menos favorecidas y que propugnaron por la paz de nuestro país. Lo hicieron por la vía política y pacifica, pero fueron asesinados por el Estado, y así como ellos han caído miles y miles de colombianos luchadores. Por eso la guerra de nuestra patria ha sido tan dolorosa; empecemos desarmando nuestra mente de odios y rencores. Bienvenida la paz. Adiós a la guerra.

* Texto elaborado por Martha Delgado, Carlos Crispín y Guillermo Castro.

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com