Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LOS FALSOS POSITIVOS AMPLIAN SU ESPECTRO DE ACCION

Por: El Libelo*
Fecha de publicación: 1 de mayo de 2012.

Los mal llamados “falsos positivos”, las ejecuciones extrajudiciales de civiles para ser presentados como guerrilleros muertos por el Ejército en combate, que tuvieron un repudio a nivel nacional a internacional, siguen vigentes en la administración de Juan Manuel Santos. El relator especial para Colombia de Naciones Unidas lo confirmó hace apenas un par de semanas. Pero, como un artilugio sencillo de copiar, los falsos positivos ahora también se ven en otros escenarios: hay falsos positivos judiciales que consisten en la realización de montajes jurídicos contra defensores de derechos humanos u opositores para ser encarcelados; uno de ellos el que sufrió el profesor de la Universidad Nacional, Miguel Ángel Beltrán que afortunadamente no prosperó. Así hay miles de casos en nuestro país.

Precisamente el congresista Jorge Enrique Robledo ha denunciado la existencia del más grande falso positivo que haya visto nuestro país. Se trata de las cifras amañadas que presenta el gobierno por la política de restitución de tierras, y es que millones de colombianos fueron despojados de sus tierras y Juan Manuel Santos asegura que se las va a restituir. En estos términos se ha expresado el senador en sus recientes denuncias: “quienes somos partidarios de la restitución de tierras a las víctimas de la violencias, estamos muy preocupados con las cifras, con la verdad de lo que está pasando, porque son 350 mil familias víctimas de la violencia. El presidente Santos prometió restituir 160 mil predios a las familias víctimas de violencia, sin embargo cuando uno mira las metas ciertas que se ha impuesto el gobierno nos damos cuenta que las metas para diciembre del 2013 son de apenas 11.200 restituciones de 160 mil que prometieron. Entonces, si en los primeros 41 meses de gobierno hacen 11.200 restituciones va a ser imposible que hagan 140 mil en los siete meses restantes. Luego, acá se está asistiendo al más grande falso positivo de la historia de Colombia en lo que tiene que ver con las promesas de restitución del presidente Santos.” Prosigue afirmando que “el gobierno es astuto porque en hectáreas las restituciones que van son apenas 18.000 de 699 predios restituidos en el año 2011; cuando habla de 800 mil hectáreas está sumando otros planes de tierras que existen en Colombia, titulación de baldíos a afrodescendientes, a colonos, asuntos de resguardos indígenas, tierras de la Dirección Nacional de Estupefacientes, planes de tierras que vienen desde antes, el de baldíos por ejemplo viene desde la colonia española… La astucia del gobierno, entonces es presentar todo eso como si fuera la misma cosa, como en un frutero, hay frutas de distinto tipo, y el gobierno de astuto quiere presentar las papayas como si fueran aguacates.”

Pero si en las altas esferas del gobierno, resurgen como una política de Estado estos falsos positivos, en nuestro municipio no son menos las mentiras positivas que salen a flote. La más reciente de ellas, la que tiene que ver con el proceso de participación en la formulación del nuevo plan de desarrollo Funza Avanza y el número de participantes en las mesas de concertación: 3.000, según ellos. Esto significaría que, dado que los encuentros se desarrollaron en cinco cuadrantes, en cada uno de los cuales debió haber participado cerca de 600 personas, hubo 50 por cada una de las mesas temáticas. Pero no hubo tal. Nunca en una mesa, en ningún cuadrante, hubo 50 personas participando. El número máximo de participación por mesa, según las fotos y los videos, es de 15 personas, incluyendo funcionarios públicos que eran mayoría y repetían en los cuadrantes. Esto significa que en un encuentro ciudadano con 12 mesas, participaron por mucho 180 personas; es decir que a lo largo de cinco cuadrantes la participación fue de 900 personas, y este número tendería a bajar si se tiene en cuenta el número de funcionarios repetidos, lo cual dejaría un desbarajuste de las cifras que da la administración y las percibidas por nuestro medio de comunicación. Ahora bien, como se trata de un falso positivo que debe estar bien estructurado, la administración, al unísono con los encuentros, llamó a la tercera edad, a los jóvenes, a las personas en condición de discapacidad, beneficiarios del subsidio de Universidad Cercana y las mujeres a reuniones sectoriales, que a la postre terminaron siendo parte del mismo aparataje de los encuentros ciudadano. Estos sectores fueron llamados y engañados para firmar hojas de asistencia, que serán seguramente las pruebas documentales de la participación de 3.000 personas en la formulación del plan de desarrollo, lo cual no deja de ser evidentemente una gran mentira.

* El Libelo es el proceso de comunicación popular y alternativo gestado por El Macaraenazoo en Funza (Cundinamarca). El presente artículo hace parte del periódico que no se pudo publicar por falta de apoyo económico.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com