Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

TODOS SOMOS INDÍGENAS, TODOS SOMOS MINGA.

Departamento de Arauca, Colombia 
Noviembre 12 del 2008


CON MOVILIZACIÓN SOCIAL POPULAR, SE ENFRENTA A LA TEMERARIA POLÍTICA DE CRIMINALIZACIÓN Y PENALIZACIÓN DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN COLOMBIA


Han transcurrido seis años de un régimen de gobierno dictatorial auto proclamado de “La Seguridad Democrática” caracterizado por la temeraria política de criminalización y penalización de la movilización social y la libertad de expresión. Un gobierno pervertido que para alcanzar sus oscuros propósitos se ha valido de toda clase de montajes, engaños y mentiras sin el menor asomo de escrúpulo o vergüenza. Con populismo y altas dosis de imagen mediática, ha logrado sostener la credibilidad de un estado mafioso y unas instituciones corruptas narco para militarizadas en un gran sector del pueblo  adormecido y temeroso. Como el peor psicópata, promueve, estimula y hace apología al crimen y a la barbarie, con las cuestionadas recompensas y beneficios a los delincuentes. Con los que se ha llegado a los niveles más bajos, horrorosos y salvajes de la perversión humana de un régimen. Hechos abominables como las masacres en suplicio, el desmembramiento, la incineración, la tortura y la desaparición de las víctimas, no solamente deben asombrar al mundo, sino, deben llevar al repudio y a un proceso de investigación y juzgamiento por la Corte Penal Internacional al Estado colombiano. 

El mundo debe conocer las razones económicas, el desalojo de tierras, la aplicación de políticas privatizadoras y la ejecución de grandes mega proyectos, como la motivación verdadera de poderosas familias y empresas para concebir y ejecutar tamaño genocidio en nuestro país.

Los verdugos jefes narco paramilitares, sus aliados del gobierno, fuerzas militares, congresistas, fiscales, empresarios y transnacionales, no lo pueden creer, tal vez no oculten las diabólicas muecas de sus rostros asesinos, al no poder silenciar la fuerza social y popular, al escuchar la voz y la palabra de sus víctimas desaparecidas que se levantan de la fosa común, de los ríos, de los hornos y hasta de las víseras de cocodrilos para clamar justicia. No salen del asombro estos psicópatas al ver cómo marcha la palabra por los caminos, carreteras y calles de la gran ciudad, con paso firme la fuerza social y popular rompe el miedo, se levanta y lucha por sus derechos. Los sindicalistas reclaman seguridad laboral y salario justo; los estudiantes defienden la educación pública, autonomía universitaria, libertad de expresión y los presupuestos para la cobertura y calidad de la educación; los indígenas y campesinos no solamente nos dan ejemplo, también simbolizan la dignidad y la resistencia social y popular, marchan contra el TLC, por sus derechos ancestrales, por sus tierras, el agua y la biodiversidad. Aunque el régimen persista en el negocio de las recompensas, los falsos positivos, los montajes para las detenciones masivas y los escuadrones narco paramilitares para hacer la guerra sucia y el terrorismo de estado, la fuerza social aumenta cada día, las organizaciones sociales logran mayor unidad y cohesión, y lo más importante ya no tienen miedo y nada nos detendrá para enfrentar al inmoral régimen de “La seguridad democrática” de Uribe Vélez y sus amenazas.

La gran marcha o minga de los pueblos indígenas, convoca a todo el pueblo colombiano representado en el movimiento campesino, movimiento estudiantil, movimiento sindical, organizaciones sociales y populares. Coloca una agenda para el debate público sobre temas estratégicos para la nación que requiere cambios estructurales en el ámbito político, económico y cultural del país: La recuperación de las tierras productivas que fueron arrebatadas por terratenientes a sangre y fuego con las bandas narco paramilitares para mega proyectos agro combustibles amenazando la seguridad alimentaria, la defensa del agua y la biodiversidad amenazada por las transnacionales que se apoderaron de la minería y el petróleo colocando en alto riesgo el suministro de agua potable y riego como bien público, la soberanía nacional vulnerada gravemente con las privatizaciones e intervencionismo del Plan Colombia, y la defensa de la democracia participativa cuya base fundamental es la libertad de expresión, movilización y organización social de pueblo, pisoteada por el régimen de gobierno y la farsa “Seguridad democrática” La palabra marcha con todos, el camino une pueblos y los pueblo hacen la historia. No hay régimen perverso que perdure y esté por encima de la voluntad de un pueblo, la libertad se conquista, no se mendiga. Todos somos indígenas, todos somos minga, nuestra sangre mestiza lleva los genes de las brillantes civilizaciones indígenas, todos tenemos un compromiso con nuestra patria.

 

ROMPIENDO LA MORDAZA POR LOS DERECHOS DEL PUEBLO, OPINEMOS NO CALLEMOS

ORGANIZACIONES SOCIALES DE ARAUCA


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com