Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

A VUELO DE PAJARO

Por: Javier Moyano, Rabiarte.
Fecha de publicación: 17 de marzo de 2015.

Estaba en llamas cuando me acosté

Charly García

 

Foto tomada de Huffington Post.


Caía la tarde y me dejé caer sobre el césped de un parque cualquiera, el cielo estaba medio despejado, de repente cuatro chulos negros empezaron a hacer círculos sobre mis aterrados ojos. El ave nacional. Me levante, botón del pánico ¿vendrán ya por mí?

 

Intenté recordar algunas enseñanzas de la bella vallecaucana ornitóloga con la que pasé una temporada en un hotel barato del centro de Cali, pero nada, nada de nada, supongo que entre sexo y sexo mientras ella hablaba de aves y yo simulaba ser todo un caballero y prestarle atención en realidad andaba contando carros que se lanzaban al vacío. ¡Cerca de dos mil especies, más de la mitad de voladores de sur América, el país con más vida en los aires en el mundo y nada! Eres un pendejo Antuan. Pausa.

 

– Una fácil ¿Cuál es el ave nacional? Me pregunté. – El cóndor, jajajajaja ¿Cuál cóndor? Es más fácil ver un dodo. ¿El ave nacional? El perico esa sí debería ser el ave nacional, perico es lo que producimos hace más de cuatro décadas a lo loco. Perico, perico, perico, periquito, periquita, perico si yo llego a saber que perico era sordo yo paro el tren. ¡Qué bueno que cantaba Ismael Rivera carajo! ¿El ave nacional? El Cole ¡Esa sí es vida carajo, no como esos pinches hinchas que se matan por un puto equipo de mierda! ¿El ave nacional? El ave María purísima, no aplica. ¿El ave nacional? Como aves negras, luz de hechiceros, falsas monedas, son así, los poetas del misterio. ¡Qué grande eres Elkin Ramírez! ¿El ave nacional? Las águilas negras, las que amenazan a todo aquel que piense diferente y actué de acuerdo a sus pensamientos, panfletarios de la zozobra, agencia comunicativa del miedo, señores: a mí me gusta la cerveza águila y las negras bailando un buen currulao. ¿El ave nacional? La palomita blanca que carga en la solapa del vestido el mamarracho de la casa de Nariño, nada, nada de nada pendejo, las palomas de nuestro país son criollas y cagan a diestra y siniestra, son ratones voladores.

 

Me dejo caer nuevamente sobre el césped, los chulos ya no están, veo pasar un avión y recuerdo a todos y todas las que se han marchado huyendo de este país sin alas. Pausa. Que esa sea nuestra ave nacional, un avión en eterna huída o un bombardero dejando caer diez mil cabezas nucleares sobre los pendejos que miramos el cielo y no hacemos nada, nada de nada.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com