Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

PERSONAS SIN IDENTIFICAR INTIMIDARON A ASISTENTES AL ENTIERRO DE MIGUEL ANGEL BARBOSA

Por: Defensores de Derechos Humanos de Facatativá y sabana occidente de Cundinamarca - Movimiento Popular Regional.
Fecha de publicación: 9 de junio de 2016.



Personas sospechosas identificadas durante el funeral de Miguel Ángel Barbosa. 

El día domingo 5 de junio entre 4 y 5 p.m., frente a la Iglesia y Parque San Francisco del municipio de Madrid (Cundinamarca), algunos familiares, estudiantes y demás comunidad de la Universidad Distrital que asistían a las honras fúnebres del estudiante Miguel Ángel Barbosa, quien murió a causa de una brutal agresión del ESMAD; solicitaron la intervención al abogado defensor de Derechos Humanos Wilmar Alexander Muñoz Camelo, por sentirse bastante intimidados y amenazados por personas que los estaban fotografiando y filmando, teniendo en cuenta que los estudiantes se encontraban realizando un acto acompañamiento y plantón totalmente pacifico frente a la iglesia donde se realizaba la ceremonia religiosa.


Por lo anterior el defensor de Derechos Humanos, portando el chaleco de la Campaña Defender la Libertad Asunto de Todos – Coordinación Colombia Europa Estados Unidos, procede a verificar la situación con estudiantes que habían reportado la irregularidad, ubicando una mujer de entre 18 y 25 años aproximadamente a menos de dos metros donde se encontraba la pancarta realizada por los estudiantes de la Universidad Distrital. A esta persona se le notificó la presencia del defensor y las quejas de los estudiantes; pero se negó a dar su nombre y explicación de su presencia. Manoteó algunas cámaras que la fotografiaban y grababan, y huyó al interior de la Iglesia a unos metros del féretro del estudiante. Esto obligó al defensor a ingresar hasta éste lugar, solicitándole explicaciones de esta actitud, pero guardó silencio y abandonó el lugar de inmediato.


Seguidamente se identifica un hombre de entre 25 y 35 años de edad, quien también estaba tomando fotografías, grabando y posaba en actitud desafiante. Una vez se le refirió que se realizaba un trabajo para la protección de Derechos Humanos de los estudiantes y demás personas que se sentían intimidadas por su actuar, toma una postura desafiante mientras que entabla conversación con una patrulla motorizada con logos de la Policía Nacional de placas NIV 83C. Al abandonar el lugar, el defensor de derechos humanos se contactó con la patrulla motorizada (integrada por el Subintendente Oscar  Porras y el patrullero Nario Franco) para que identificaran a éste sujeto, en razón al riesgo que generaba para la comunidad estudiantil y el ejercicio de la defensa de los derechos humanos, obteniendo una actitud totalmente dilatoria a la solicitud, al punto que se permitió que esta persona abandonara el lugar; dedicándose el señor Porras a referir que el caso de la muerte del estudiante Miguel Ángel Barbosa no fue por los golpes del ESMAD.

Cabe aclarar que los nombres de estos efectivos policiales fueron aportados por ellos mismos, ya que no portaban identificación visible ni de apellido, ni mucho menos número de placa en su uniforme como tampoco en cascos; observación realizada a los uniformados, quienes aportaron estos nombres y grados.


De estas personas que realizaron las referidas irregularidades existe registro fotográfico y de video, así como el registro de un vehículo Chevrolet azul oscuro de placa PNB 069 de Paipa, y de otros sujetos que se transportaban en el mismo y fueron identificados por los asistentes al sepelio del estudiante de la Universidad Distrital y por el defensor de derechos humanos.


Esta lamentable situación preocupa altamente la integridad y seguridad de los estudiantes y demás comunidad estudiantil de la Universidad Distrital, quienes acompañaron las honras del joven Miguel Ángel Barbosa, quien recibió una agresión aparentemente con gases lacrimógenos, por parte de miembros del ESMAD, causando fuerte lesiones y su lamentable muerte semanas después.


Exigimos al Gobierno Nacional garantías para los estudiantes y cese de la persecución e intimidación a los mismos, considerando que estos actos donde ni el dolor de sus amigos, familiares y allegados es respetado por aquellos que consideran que pensar diferente es un delito; y de esta manera ponen en alto riesgo la integridad y tranquilidad de la comunidad estudiantil, e incluso pueden generar falta de garantías para la investigación penal que se adelanta por la muerte de Miguel Ángel Barbosa.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com