Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

DETENCION ARBITRARIA DE COORDINADOR DE LA GUARDIA INDIGENA INDIGNA A LOS PUEBLOS DEL CAUCA

Por: Tejido de comunicación ACIN
Fecha de publicación 4 de enero de 2013


Las acciones de defensa de la vida y del territorio, por encima del aparato militar estatal colombiano, es visto por el régimen como un delito. Acciones como las del año pasado, en las que se expulsa a los instigadores de la guerra en el país, han sido señalados por los legisladores como afrentas al simulacro de democracia. Foto Archivo.

Las autoridades indígenas señalan que la Fuerza Pública, la Fiscalía general de la nación y el gobierno nacional quieren romper el mandato de las autoridades indígenas de ejercer el control territorial en nuestros resguardos.

Tras la detención por parte de la Fuerza Pública y la Fiscalía de Manuel Antonio Pequí, coordinador operativo de la Guardia Indígena del Norte del Cauca, acusado de terrorismo y rebelión, centenares de indígenas se concentran en la URI de Santander de Quilichao para impedir la judicialización de este comunero que las autoridades indígenas consideran injusta y rompe con los acuerdos que el gobierno pactó con los pueblos indígenas del Cauca en las recientes comisiones de diálogo de suspender la orden de captura contra 139 miembros de los pueblos indígenas incluidos en la lista de la Fiscalía por estar involucrados en acciones de exigibilidad de los derechos de la comunidad, y que como señalan autoridades indígenas, consejeros de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN, y varios testimonios de la comunidad no es más que una patraña institucional para romper el proceso de resistencia del movimiento indígena caucano.

Además diversos testimonios abogan por el trabajo comunitario y liderazgo del Guardia indígena dentro del proceso indígena organizativo y de resistencia.

En el mismo sentido las autoridades, dirigentes y guardia indígena hacen un llamado a las comunidades indígenas a solidarizarse y movilizarse en un acto político que impida la judicialización de Pequí y concentrarse al máximo en Santander de Quilichao donde las autoridades indígenas solicitan se haga la audiencia pública de juzgamiento y el caso quede en manos de la Jurisdicción Especial Indígena, como se comprometió a cumplir el gobierno nacional.      

 

 


Comunicado

Gobierno miente, incumple acuerdos y criminaliza una vez más acciones legítimas de los Nasa  

La Fiscalía detuvo injustamente al coordinador zonal de la Guardia Indígena de la ACIN, Manuel Antonio Pequí, acusándolo falsamente de rebelión y de terrorismo. Hoy cuatro de enero, hacia las 9:30 de la mañana cuando  se dirigía a visitar un familiar que se encuentra hospitalizado en la ciudad de Cali, fue retenido por integrantes de la Fiscalía General de la Nación en el municipio de Santander de Quilichao, Cauca.

El compañero Manuel Antonio Pequí es comunero activo del resguardo indígena de López Adentro, actual coordinador zonal de la guardia indígena e integrante del Tejido Justicia y Armonía de la Asociación de Cabildos Indígenas del norte del Cauca-ACIN.  Hace algunos meses fue señalado irresponsablemente a través del informativo CM&, donde apareció uniformado y sindicado de ser integrante de la guerrilla de las FARC, apodado como alias Tuqui... cuando en una nota periodística publicada por RCN y el periódico El Liberal anunciaban que alias Tuqui había sido dado de baja.  Todo esto indica una vez más que la notica y la fotografía publicada hacen parte de un montaje contra nuestro compañero.

Manuel Antonio también es acusado de haber liderado, según la Fiscalía, acciones de rebelión y terrorismo. Porque para ellos todas nuestras acciones en defensa de nuestro territorio es descalificado en esos términos. Acciones como las ejercidas en el cerro El Berlín, municipio de Toribio, en ejercicio de protección territorial y la entrega de la caja negra del avión súper Tucano en Jambaló, que para nuestras autoridades tradicionales y nuestras bases son legítimas, para el régimen son graves hechos de terrorismo y rebelión, porque el pueblo cansado de la guerra decide sacar a todos los actores que hacen la guerra para que las transnacionales acumulen riquezas mientras despojan a nuestra Madre Tierra.

Después de este grave e injusto señalamiento, Manuel, con el acompañamiento de la organización indígena interpuso una demanda para aclarar esta situación, sin embargo hasta el momento no hubo ninguna respuesta, tan sólo la detención arbitraria que hoy tiene a nuestro guardia indígena bajo la custodia de la Fiscalía Nacional en Santander de Quilichao, pese a todos los reclamos y exigencias de libertad para Manuel realizadas por la comunidad y la ACIN a las afueras de la Unidad de Reacción Inmediata-URI.

Para los compañeros de las comunidades del norte del Cauca existen 139 órdenes de captura vigentes, una de ellas a nombre de Manuel Antonio Pequí por la participación de las acciones legítimas del Berlín en Toribío y Jambaló. La acción contra el compañero Manuel Antonio Pequí, es otra clara muestra de las mentiras y la falta de voluntad del  Gobierno Nacional, que cierra las posibilidades de generar un acercamiento y diálogo sincero y respetuoso con  las comunidades indígenas. Porque frente al tema de las judicializaciones, el Gobierno Nacional en el marco de las mesas de diálogo instaladas en el Cauca, se había comprometido a hablar con la Fiscalía para detener el proceso de las órdenes de captura. Una vez más el Gobierno Nacional falta a su palabra y su compromiso.

El proceso organizativo sigue siendo amenazado, perseguido y judicializado. La operación Espada de Honor que judicializó y condenó a los líderes afros del norte del Cauca hace algunos meses, ahora se ensaña con los líderes y comunidades indígenas. Los señalamientos y la detención de Manuel Antonio son un atropello y persecución al proceso organizativo de las comunidades, una vulneración a los derechos legítimos de los pueblos indígenas.

Desde la organización indígena se está exigiendo la entrega del compañero Manuel Antonio en custodia a su respectiva autoridad, mientras se esclarecen las acusaciones y logramos demostrar que esto es un montaje más para acallar la palabra y la acción del pueblo Nasa. Nosotros y nosotras exigimos la custodia de Manuel Antonio, porque el Cabildo, nuestra autoridad tradicional, tiene plena facultad para ello. De igual manera se está reclamando la realización de una audiencia para esclarecer las acusaciones que les han implantado a los comuneros y comuneras del norte del Cauca en su legítimo ejercicio de protección territorial.

Llamamos a la solidaridad de todas las comunidades, organizaciones y pueblos para seguir en pie de lucha, a concentrarse masivamente en las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata URI de Santander de Quilichao Cauca, para exigir verdadera justicia y no ser más víctimas de los engaños del Gobierno Nacional.

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com