Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CONSTANCIA PÚBLICA SENADO: GARANTÍAS PARA LA POBLACIÓN CIVIL DEL CAUCA.

Martes, 9 de Diciembre de 2009

Garantías para la población civil de los municipios de Toribio, Miranda y Corinto en el departamento del Cauca y plena participación de las comunidades en un plan alternativo de erradicación de cultivos ilícitos.

Tras los reiterados anuncios públicos tanto del Gobierno Nacional, el Comando de la Tercera Brigada del Ejército Nacional, como de las Gobernaciones de los departamentos del Valle del Cauca y el Cauca en torno al desarrollo sostenido de intensas operaciones militares en zona rural de los municipios de Corinto y Miranda en el departamento del Cauca, quiero anunciar ante la Plenaria del Senado las graves preocupaciones que me asisten por la integridad de las comunidades indígenas y campesinas que habitan estos territorios y que soportan las consecuencias de dichas acciones militares desarrolladas en estos municipios.

Estas operaciones militares y de Policía vienen acompañadas además de las proyectadas campañas de erradicación manual de cultivos ilícitos en la zona que de no ser integradas a un modelo de desarrollo regional alternativo que garantice la sostenibilidad de la economía local de los campesinos y pobladores de estas zonas rurales, significarán la imposición por la fuerza de un modelo de tierra arrasada que traerá consigo el hambre, la miseria y la desolación de estas comunidades.

Pues tal es el modelo que se viene implementando en los municipios de Miranda y Corinto en el departamento del Cauca, que han visto cómo todas las tierras cultivables de la zona plana se han destinado para la expansión del monocultivo de la Caña de Azúcar para alimentar la molienda de los ingenios INCAUCA y Central Castilla S.A. mientras a la población campesina e indígena se le conmina a habitar la parte alta del pie de monte de la cordillera central, en medio del más absoluto abandono por parte del Estado y la ausencia crónica de políticas de fomento al agro y de inversión pública en el desarrollo de estas comunidades.

Además este territorio se ha visto sometido en el último periodo a una lucha sin cuartel por el control estratégico de la zona por parte de todos los actores armados, que soportan su accionar sobre la base de la producción y distribución de cultivos ilícitos, insumos, tráfico de armas y la implementación de corredores estratégicos para la movilidad de la guerra que comprometen de manera directa la seguridad y la sostenibilidad de la población civil en la región. La cual ha terminado invariablemente expuesta a los bombardeos, los ametrallamientos, los campos minados, el desplazamiento forzado y a la imposición de los cultivos ilícitos como única forma de subsistencia.

A estos hechos se suma la aparición en los últimos meses de sendas amenazas de muerte en contra de líderes campesinos, indígenas, integrantes de organizaciones de derechos humanos y de organizaciones sindicales con ocasión de panfletos firmados por grupos que se autodenominan como “Águilas Negras”, tanto en zona rural de los municipios de Corinto y Suárez como en el municipio de Buenos Aires en el departamento del Cauca. Lo cual completa el cuadro de intimidación en contra de estos pobladores, que no sólo se ven amenazados por las consecuencias de las operaciones militares en el área sino además por la existencia de acciones terroristas por parte de grupos paramilitares que hacen presencia en las zonas en las cuales se desarrollan estas operaciones.

De la misma manera dejo constancia de mi rechazo a los ataques desarrollados por parte de la guerrilla de las FARC, el pasado sábado 31 de Octubre de 2009 y el martes 27 de Octubre de 2008 en el casco urbano del municipio de Toribio, departamento del Cauca, con artefactos explosivos no convencionales que violan el Derecho Internacional Humanitario y que produjeron como saldo 6 civiles heridos en la tarde del sábado 31 de octubre en el municipio de Toribìo, Cauca, al explotar un artefacto explosivo lanzado en medio de un ataque de las FARC a la Estación de Policía en el casco urbano de este municipio.

Demando de la guerrilla de las FARC y de todos los actores armados ilegales en el departamento del Cauca que cesen inmediatamente las acciones militares y los actos de violencia indiscriminada que ponen en riesgo la integridad de las comunidades (1), la población civil (2), las instalaciones civiles en áreas pobladas (3) (como el casco urbano de Toribio, Cauca) y en general, todas las acciones que violan las normas humanitarias que protegen a la población civil no combatiente. De la misma manera, deploro la muerte de 10 integrantes del Ejército Nacional que han fallecido según lo ha denunciado públicamente el Ejército Nacional en desarrollo de operaciones militares en el municipio de Corinto, en los últimos 20 días.

Hago un llamado igualmente al Sr. Ministro de la Defensa Nacional, Dr. Gabriel Silva y al Sr. Ministro de Gobierno Dr. Fabio Valencia Cossio, para que se garanticen todas las medidas conducentes a preservar la integridad de las comunidades indígenas y campesinas en las zonas urbanas y rurales de los municipios de Corinto y Miranda, en el departamento del Cauca, que hoy se encuentran amenazadas por el desarrollo de operaciones militares en su territorio. Que se suspendan las órdenes que permiten los bombardeos y ametrallamientos indiscriminados de áreas pobladas, las fumigaciones, el constreñimiento de las libertades públicas y el confinamiento de las comunidades por parte de la movilización de más de 2 mil efectivos bajo el mando del Comando Operativo No. 3 del Ejército Nacional hacia zona rural del municipio de Corinto.

De la misma manera existe preocupación entre sectores de la población civil por los anuncios de la llegada del Batallón Pichincha al área y en particular el impacto que puede tener su presencia en el municipio de Santander de Quilichao, departamento del Cauca. Igualmente exijo que se investiguen las amenazas de grupos paramilitares en los municipios de Corinto y Buenos Aires, Cauca, y que se ordene por parte del Gobierno Nacional neutralizar su accionar por parte de los organismos de investigación y de seguridad.

Al mismo tiempo, hago un llamado público al Sr. Ministro de Agricultura, Dr. Andrés Fernández Acosta para que convoque de forma inmediata un proceso de concertación y de participación plena de las comunidades rurales y urbanas de Miranda y Corinto, en el departamento del Cauca que permita la construcción de un plan alternativo de erradicación de cultivos ilícitos en estos municipios que signifique; (1) la salvaguarda del Plan de vida de las comunidades, (2) la consulta a sus intereses en materia de desarrollo y protección del medio ambiente, (3) la sostenibilidad de la pequeña producción campesina e indígena, (4) el impulso al crédito de fomento y la implementación de subsidios a pequeños productores, (5) el acceso a la tierra y a apoyos técnicos a la producción de cultivos lícitos, (6) inversión pública en educación, salud, saneamiento básico e infraestructura vial y el impulso decidido en la región de un modelo de participación democrática de la población en el proceso de erradicación manual de cultivos a la par del impulso de un programa concertado entre el sector público y privado de responsabilidad social empresarial. Tal como lo han venido exigiendo estas comunidades, sometidas hoy a la degradación de la guerra y la desolación del modelo que se soporta en la expansión del monocultivo, la producción y distribución de cultivos ilícitos y la militarización del territorio.

Firmado:

Alexander López Maya
Senador de la República

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com