Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CAMINO DE BICICLETA 4

Camino de Bicicleta
Cuarto recorrido.

(Tiene varios radios dañados de traer a la vaca de Iván desde El Goce Pagano (Centro) hasta Techotiva, claro que el chino pedaleó y me llevó de pato más de medio camino, así que la vaca puedo estar siendo yo, pero ahí va, anduvieron otros además estos días. Subió hasta La Macarena, mi amada universidad, porque me ha enseñado que la fuerza está en la gente y no en los libros como sucedía en la Nacional, sin embargo, es necesario construir proceso y pasar de la denuncia a la acción, que la acción sea la palabra, se camina la palabra.)

"El sabor a podrido que viene de allá salpica la cara mojada de Tacha y los dos pechitos de ella se mueven de arriba abajo, sin parar, como si de repente comenzaran a hincharse para empezar a trabajar por su perdición." RULFO.

Ojala todos pudiéramos declararnos en huelga de hambre como lo hace Navarro Wolf. Sólo que él lo hace dentro una diatribia absurda e irrisoria (porque los recursos de DMG también le entraban a Pasto), mientras que a todos los inundados, el agua se les lleva la siembra.

Llueve sobre Bogotá, pero la gente pupi, vive en Bogotá, así que hay que imaginarse la realidad: "El país es un gran charco donde mueren niños, personas, animales y plantas". Aquí con el paraguas es suficiente, a menos de que vivan cerca de alguno de los caños de desechos que irriga la podredumbre del Río Bogotá por nuestras tierras gracias al hombre que como yo lo nominó y lo domesticó mediante palabras hasta convertirlo en un prospero negocio y a él en gente decente mientras los demás eran criminalizados y condenados a vivir bajo su podredumbre.

El edificio de Colpatria por lo menos de noche está desocupado y de día lleno de burócratas, yo me pregunto ¿por qué no lo desocupamos? Y ponemos a vivir allí en un buen apartamento a todos nuestros inundados, mientras pasa el invierno y después, en verano todos nos tomamos el campo. A los oficinistas los podemos mandar a la Plaza de Toros, mientras entregan sus puestos y se dedican a sembrar. Anteayer se me ocurrió decirle así a un maestro de comunicación social que nos estaba capacitando: "Yo tengo una mezcla de sentimientos cuando montan un Carrefour como el que han puesto en frente de Banderas. Por un lado creo que es grande la ineptitud de este país para darse cuenta de que hace poco más de sesenta años, se montaba en este mismo monumento la inauguración de la conferencia panamericana para celebrar relaciones con las que nos expropiarían y tendrían una referencia de esclavitud más directa. Y hace sesenta años, nuestros gobernantes decían sí, qué maravilla, así como hoy se habla de: "Confianza en la inversión extranjera" es decir los vamos a matar a todos ustedes que han nacido en esta tierra para que los invasores puedan dormir sin sus protestas. Como quien dice, ya llegaron con sus almacenes hasta el mismo monumento mentiroso ¿dónde está la igualdad de las mujeres de Banderas si hay unos que devoran a otros? Nuestros alimentos se encuentran en poder de una empresa extranjera, explotan a nuestros trabajadores y les pagan una miseria. Y con el tiempo la cosa se ve dura, se han farreado tanto la plata que las limosnas que les daban a los pobres las tuvieron que recortar (y con DMG peor).  Ya ni siquiera hay plata para las colonias, cómo decía Marina Navarro, portavoz española para organizaciones solidarias con la pobreza "¿no es una vergüenza que salvar de la crisis a los bancos de Estados Unidos cueste cinco veces más de lo que aprobó la ONU para alcanzar los "Objetivos del Milenio" entre los que está eliminar la pobreza?"

Por otro lado siento alegría porque sé que nos lo vamos a tomar y ya verán. Ellos nos lo darán, nos invitarán a comer para llevarlo todo. Eso será cuando los que estén allá también se den cuenta cómo los están explotando y cómo lo seguirán haciendo. Todo es cuestión de lenguaje, es inimaginable la cantidad de cosas que se pueden hacer mientras Indira recorre las calles. Me han vuelto a doler los hombros, tengo los cayos de las manos de nuevo pronunciados pero no hay nada mejor que parar en cualquier lado y más si les gusta tanto la cicla como a mí.

Uno puede llegar a escuchar cosas estúpidas por la radio mientras se pedalea, y no son las de La Luciérnaga que son muy buenas, sino cosas serias en Minuto Sesenta: "Colombia espera una disculpa del gobierno venezolano por interceptar la llamada del excónsul colombiano en donde celebra el triunfo de la oposición venezolana al ocupar sectores estratégicos y de amplia población." ¡Júa, Júa, Júa, Júa, etc.!

Cómo nos voltean el discurso estos medios pachuchos ¿No es acaso más grave que allá estén infiltrados conspirando contra el gobierno democrático? ¿No es a eso lo que aquí llaman terrorismo? Es más, por mucho menos nos los han bajado; porque hay que aprender a pensar como los indígenas, también son nuestros. Basura, así se escucha todo el tiempo, sin embargo sirve escucharlos para contradecir la versión oficial y que la gente se la pille cuando llega a la casa a ver televisión y tenga herramientas para confrontarla, por eso es que hay que escribir sucintamente, con un lenguaje especializado como el de la literatura. Pero como la literatura clásica, textos para todo, apicultura, artesanías, medicina, fábulas, mitos y leyendas y hasta discursos políticos con los que nos enculebraron. En formato de canción: metro, rima y ritmo, devenir el contenido en forma, la palabra perfecta, el conjunto de Gutiérrez Girardot: "En Kafka no sobra ni una sola coma", creería yo que en el arte verdadero, sin género, raza o escuela (porque esos son pretextos para que la escuela exista y aleje a los niños de percibir el arte, por eso ven, lo que ven, y se visten, como se visten) no sobra absolutamente nada, ni una tonalidad, ni una escena, ni una protuberancia, ni una palabra, ni una coma, etc., etc. Todo es un conjunto perfecto.

El equilibrio está en todo lo que no quiero, pero que me resulta fascinante porque amplía mis capacidades para dar, que por lo general son muy exiguas. Llegué a Ítaca hace tres días, No me he podido ir y tampoco he querido. Penélope es preciosa. Hacía 10 años que no la veía y acabo de acordarme de que cuando nos dimos juntos pensé que no necesitaba nada más. Sólo quiero vivir cada día. No hay pasado, ni futuro, solo el presente constante que es tan rápido que sólo se le oye fluir, así que tampoco existe, sólo está el devenir infinito corriendo libre a través del espacio y no como los casilleros de sesenta que ponen precio a nuestras cabezas.

Se están escuchando ranas mientras fumo a través de la ventana, peche, de nuevo. Los niños están abajo en piyamada improvisada y cómo papá alcahueta acabo de llevarles merienda a cambio de no dar más quejas y comenzar a tratarse bien para que sea más fácil resolver los problemas. La lección es esa, aprender a solucionar problemas prácticos por eso ya yo no leo para mí. De pronto me gustaría leer a Joyce pero es que: "Un Pasquín" con tan poco tiempo suena tan bien, no obstante en el último número me pareció un discurso monotemático y un poco panfletario, faltó esa variedad. Sin embargo miren este TRESENUNO de Antonio Jiménez Castañeda para una edición anterior:
______________________________

EL
En este debate electoral, carente de entusiasmo y cundido de miedo a disentir de Uribe (han llegado amenazas terroristas a librerías que aceptaron distribuir ejemplares de Un Pasquín), solamente se oye eso de que los narco-paramilitares, tan consentidos por este Gobierno, son el mal menor de Colombia porque, dicen, complementan aquello de la miedosa y misteriosa "seguridad democrática".

MAL
Uribe va a ganar las alecciones sin la menor duda, con el respaldo armado y el terror que por todo el país inspiran los fusiles y los matones de su mal menor. ¿Mal menor? Los paramilitares se robaron a sangre y fuego las mejores tierras de Colombia y las están escriturando a nombre de sus testaferros mientras avanza en Santa Fe de Ralito el proceso de santificación del narcotráfico y del paramilitarismo. También desde el Gobierno se promueve la 'traquetización' de Colombia como consecuencia del perdón y el olvido a los narco-genocidas y sus secuaces. A nadie le extraña ya que Rocío Arias pregone que Uribe siempre ha sido como su papá. El ex ministro de Justicia Enrique Parejo González no se cansa de manifestar su espanto la ver que José Obdulio Gaviria, primo hermano de quien intentó asesinarlo (Pablo Escobar Gaviria) con un sicario que mandó a Europa, sea hoy el hombre más importante de la Casa de Nariño, el genio. El hermano de Uribe creó y dirigió, en una de las fincas que comparte con el Presidente, la tenebrosa banda paramilitar 'Los Doce Apóstoles', cuyos horrores son investigados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Otros primos del Presidente hicieron lo propio con la banda 'Los Erre', cuyas tropelías homicidas están bajo la lupa del mismo tribunal. Hermano y primos también son el mal menor.

MENOR
El mal menor está arruinando a los exportadores al revaluar el peso con toneladas de dólares de la cocaína que introducen al país, a vista y paciencia del Gobierno. Alguna vez un empresario denunció el ingreso por el puerto de Santa Marta de once contenedores marítimos llenos de dólares de la mafia. El Gobierno del mal menor ya es una devastadora catástrofe nacional. Nuestro pobre país cada vez será más paria, con mayor cantidad de narcotraficantes y genocidas libres de ser extraditados y dedicados a disfrutar de los millones de hectáreas que les han robado a campesinos asesinados y desterrados por ellos. Durante los próximos cuatro años toda esa gente (con una bancada descomunal en el Congreso) va a poder seguir yendo feliz a sus fincas estrafalarias, en sus ominosas camionetas de 300 millones de pesos, escoltadas por tanques de guerra. Sin embargo, cuando el país comience a despertar de la 'traba' uribista en la que permanece tirado en el piso se va a encontrar en un verdadero infierno.

--------------

¿Qué tal ha? Buenísimo, formidable, la concreción, el ritmo, el golpe bajo a los testículos del gobierno miserable que es inerme y de corazón muy pequeño. Hasta les escribí pidiendo afiliación virtual, publicación de artículo y lectura de la última versión del Kurríkulo Alterno que ya está colgado en www.elmacarenazoo.es.tl

Carta a "Un Pásquín"
Soy un admirador de ustedes. Desde hace algunos meses me llegó un ejemplar a las manos y no saben lo que me he divertido leyéndolo, de hecho, es un suceso bastante raro. En la oficina donde trabajo llegan varios ejemplares en un paquetico, me di cuenta con los días que nadie se atrevía a tocar uno (parecía la santa inquisición), entonces me eché en la maleta todos y como también trabajo con medios alternativos he venido siendo su promotor voluntario desde hace un tiempo, y la gente inteligente a la que se lo he dado admiran el documento. No más flores, les escribo por dos cosas:

a.) Me encantaría que le echaran una lectura al documento adjunto. Se llama Kurríkulo Alterno, quiero ver si se pueden reír de eso.

b.) Me encantaría escribir para ustedes, no sé que tengo que hacer.

Gianni Lara
Docente de Comunicación Social

---------------
Lo último lo hice para darle un empujoncito al texto, toca ir tocando espacios, igual ellos también están amenazados. Ahora es que la corrida se pone buena, las armas contra las letras ("La Revancha -tercera parte-", añadiría Piñata) el discurso inteligente que pueda avasallar a las armas y libere a parte del país de esta maldita guerra, a ver si nos despertamos.

Feliz estoy de estar en Ítaca después de tanto tiempo, no creo que soporte los veinte de Odiseo, si fueran veinte estaría muy viejo y hay mucho por hacer, que nadie me espere hasta que cambie el mundo o hasta que me vuelva a perder y espero seguir así de contento, hoy también nos hemos querido y eso no quiere decir que hallamos descansado.

Así que palante es pa` yá. Ahí vamos encontrándonos como decía mi hermano Inocencio, coordinador del sector educativo del Cabildo Cerro Tijeras, a donde iremos.

Gianni

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com