Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

APARECE PANFLETO EN FUNZA DENUNCIANDO SUPUESTAS IRREGULARIDADES EN EL EJERCICIO DE LA ADMINISTRACION PUBLICA DEL MUNICIPIO

Por: El Libelo*
Fecha de publicación: 22 de deiciembre de 2012.


Facsimil del panfleto.


El pasado fin de semana, debajo de las puertas de cientos de casas del municipio, apareció un panfleto a color titulado “El comunicador de la verdad de Funza”, junto con el título “cansados de que nos machuquen”, y la imagen del alcalde de la población Jorge Machuca. Para algunos seguidores del burgomaestre, este panfleto reflejaría la propaganda sucia del cual supuestamente es objeto la administración pública, sin embargo para la mayoría de funzanos interesados en el proceder político del territorio, las denuncias que reluce este nuevo medio deben ser investigadas a la luz de la gravedad de las faltas que presumiblemente ha cometido la administración Funza Avanza y que enumera el escrito anónimo.

Cuestionamientos en seguridad, salud, deporte, recreación, cultura, movilidad, contratación y medio ambiente son las líneas argumentales del panfleto, que aparece ad portas de la rendición de cuentas del primer año de gobierno del alcalde de Funza programada para la próxima semana. Este comunicador, pues, imita al órgano informativo institucional de la alcaldía, y resume los presuntos delitos que pudo haber cometido la alcaldía en su primer año de gobernanza.

Según el boletín, después de la aparición de panfletos que anunciaban una limpieza social en el municipio, han ocurrido 17 asesinatos en horas de la noche en el municipio. La información no deja de ser preocupante, y ciertamente merece una atención especial, sin embargo ni el medio muestra los argumentos, ni la Alcaldía de Funza ofrece seguridad a la población, pues después de que los panfletos firmados por las Bacrim circularán no han realizado pronunciamientos sólidos sobre el particular, sino que se han dedicado a desvirtuar la amenaza. La Policía, por su lado, sólo ha informado que se trata de otro de los famosos casos aislados, y que se trataría de una supuesta venganza entre comerciantes, pero tampoco han mostrado hechos o judicializado responsables. Si las muertes han ocurrido, Funza estaría propensa a convertirse en un centro de las operaciones criminales de bandidos que supuestamente se desmovilizaron en el gobierno de Álvaro Uribe; lo cierto, eso sí, es que la percepción de inseguridad aumenta en la población, mientras el alcalde sigue obviando debatir el tema con las poblaciones afectadas, como los jóvenes, los menores de edad, las prostitutas, etc.

En cultura, el boletín denuncia uno de los tantos secretos a gritos del proceder de la administración pública: la no atención a la población, no escucharla, o hacerlo de manera solapada. El comunicador informa que “se les está dando la espalda a estos muchachos que se han tomado el único semáforo de nuestro municipio, en pasados días el grupo de estos muchachos intentaron dialogar con el director del Centro Cultural y su respuesta fue negativa, él aún no ha entendido que es servidor público, bien lo dice la palabra servirle al público.” Al ser interrogados sobre esta información, algunos de los actores culturales callejeros de referencia, que efectivamente recurren al rebusque en los semáforos, confirman que en más de una ocasión han tratado de interlocutar con la administración, pero nunca son escuchados o tenidas en cuenta sus propuestas de creaciones culturales. Si se suma esto, al control económico que comenzó a efectuar el Centro Cultural Bacatá este año de sus espacios culturales, como el auditorio, y los mismos cursos de formación (antes gratuitos), se evidencia una distancia de la ejecución de los planes administrativos con las necesidades de entretenimiento, cultura y diversión de los funzanos. (Lea también: polémica por elección de representante de asociaciones juveniles en el Consejo municipal de cultura)

Denuncias fuertes saca a relucir el medio anónimo también en relación con funcionarios públicos de la administración. En ese sentido, denuncia los supuestos abusos de poder del gerente del proyecto de vivienda, Luís Alberto Vargas, y del director del plan de desarrollo, Hans Rojas. Según el panfleto, los funcionarios “se aprovechan del poder para abusar de nuestras mujeres”, el primero de ellos, por ejemplo, “aprovecha su puesto para acosar y presionar a las mujeres bonitas o de su gusto para poder acceder a una vivienda.” No menos importante resultan las insinuaciones del panfleto en el sentido de que se estarían violando las normas de contratación pública al contratar sin el lleno de los requisitos legales a personas cercanas del burgomaestre para acceder a cargos públicos sin tener los requerimientos para los mismos (Leer también: Jorge Machuca fue contratado por Jorge Rey sin el lleno de los requisitos legales, edición No. 46, periódico El Libelo, pág. 4). Para el panfleto “no es claro en Funza quién ocupa el puesto de secretario de gobierno, por documentos se sabe que es la señora Sandra Julieth López Barrera, pero en las reuniones quien se presenta como secretario es el señor Jairo Hernández; en la oficina de la Secretaría de Gobierno quien se sienta en la oficina del secretario es el señor Hernández, mientras la señora Sandra se sienta en un pupitre en la puerta de la oficina del secretario.” La razón de la ilegalidad radica en que presumiblemente Hernández no es profesional, y por ende no podría ocupar tan importante cargo en el municipio, aparte de que si es cierta la denuncia, podría ser autor del delito de usurpación de funciones públicas, sin contar con el de falsedad en documento público. Ya hay voces cercanas del gobierno local que anuncian investigaciones de quiénes serían los autores del panfleto El comunicador de la verdad en Funza, sin embargo, también sería menester una revisión de las funciones públicas y que entes de control, como la Procuraduría, la Contraloría o la Fiscalía aportaran con sus conocimientos a la relación de la verdad en estos casos.

El caso de las contrataciones en un municipio que brilla por su poca falta de oferta pública contractual, licitaciones abiertas, públicas y transparentes, así como de convocatorias públicas, es otra de las denuncias del panfleto. Según el comunicador el ex director del Centro Cultural Bacatá, Jhon Jairo Forero, podría ser el mayor contratista del municipio; nada irregular hasta ahí, pero esto podría ser por las “licitaciones ganadas dudosamente y muchas veces arregladas”, según sugiere el panfleto. Compara el hecho, y por esto lo alerta, con lo sucedido con el carrusel de las contrataciones en Bogotá. Para las organizaciones sociales, juveniles, culturales, ambientales; para los profesionales del municipio, y los que incluso no lo son, es un trajinar buscar algún pequeño apoyo de la administración para el desarrollo de sus objetos sociales, esto por la clara indiferencia y falta de oferta gubernamental para que los presupuestos públicos puedan ser ejecutados también por las comunidades de base, a través de contrataciones públicas, proyectos, banco de proyectos, etc. (Leer también: propuestas para la formulación del plan de desarrollo y el ejercicio de la administración pública)  Sería un mal ejemplo mostrar que mientras esas decenas de organizaciones tratan de sobrevivir sin apoyo público, sólo un puñado de contratistas sean los que usufructuén el erario público.

La administración pública, en el panfleto, queda muy mal parada frente a la población, aún más con la figura central, el alcalde, como uno de sus protagonistas. Supuestamente el alcalde aparece en actos oficiales públicos borracho, “como fue el caso en pasados días en la cabalgata que celebró la administración municipal,” según el boletín. Este caso, sin embargo, no es nuevo, columnistas de opinión en medios independientes ya han tirado la piedra en este caso, insinuando que los actos públicos son susceptibles de convertirse en rumbas privadas del gobierno local. Basta recordar que por casos de alcoholismo en las esferas del poder, desde los concejos municipales hasta el Senado de la República, se han destituido de sus puestos a los protagonistas de la beodez. Para llamar la atención de los lectores, el panfleto finaliza afirmando que tiene en su poder un video en donde el alcalde de Funza estaría “completamente borracho ofendiendo a nuestra gente”; lo importante a analizar en caso dado de que apareciese el video es identificar y diferenciar si se trata de un acto privado, público, o que aunque sea particular trascienda al tema general, afectando así el interés público. (Ver también: denuncian a candidato a la alcaldía de Funza por constreñimiento) 

El panfleto, sin embargo, no dejó de tener sus imprecisiones, algunas de las cuales también pueden ser algunas de sus denuncias y quejas (pero eso es algo que tendrían que investigar las autoridades competentes), como por ejemplo afirmar que Funza aún no ha recibido la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) operada antes por la CAR (Corporación Autonóma Regional). Sin embargo, la realidad es que sí la recibió el 8 de octubre pasado, y no propiamente esto significa un mejor bienestar para la población o un mejoramiento del servicio, todo lo contrario, esto podría acarrear aumentos lineales en los próximos cinco años de las tarifas de acueducto y alcantarillado en el municipio.

El panfleto, que de esta forma resume el año de gobierno de Machuca en la alcaldía de Funza, ha levantado estupor entre la población, pero otros en redes sociales afirman que lo dicho allí no se aleja de la realidad. Es imperioso, pues, que haya una estricta vigilancia sobre el proceder de la administración pública, toda vez que es al pueblo al que se debe, y es el pueblo quien elige a sus gobernantes y les pone el trabajo a realizar. Un porcentaje de ese pueblo, precisamente, participó en una encuesta virtual, en el grupo en Facebook Derechos Humanos Funza, y el 80% afirmó estar totalmente de acuerdo si hubiese una iniciativa de la revocatoria del mandato para el alcalde de Funza. En buena hora el pueblo se pronuncia y crea sus propios medios de comunicación, haciendo frente a los simulacros de participación oficial.

Lea el panfleto completo accediente a este enlace.

* El Libelo es el proceso de comunicación alternativo del municipio de Funza, Cundinamarca, gestado por El Macarenazoo.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com