Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

ESTUDIANTE COSTARRICENSE QUE DENUNCIABA DESAPARICION DE CAROLINA GARZON FUE AGREDIDO

Por: Partido Revolucionario de las Trabajadoras y los Trabajadores (PRT-Costa Rica).
Fecha de publicación: 10 de mayo de 2014.


El militante de la Juventud  de nuestro Partido, Carlos Andrés Pérez Rodríguez, asistió a una actividad convocada por la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) en el Auditorio de Derecho de la Universidad, que consistía en una charla magistral del presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa.  

Asistimos al evento para denunciar la desaparición en territorio ecuatoriano de Stephany Carolina Garzón Ardila, militante de la Juventud del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) colombiano, en abril de 2012. Desde entonces, familiares, militantes de izquierda y del movimiento social se han movilizado y coordinado para solicitar las gestiones investigativas del caso ante autoridades gubernamentales colombianas y ecuatorianas, encontrando un desempeño negligente por parte de dichas autoridades en la búsqueda de Carolina. La acción de denuncia de los familiares ha logrado visibilizar los más de 50 casos de desapariciones que se han revelado formalmente en dicho país desde el 2012, y se articula hoy un amplio movimiento solidario alrededor de la ASFADEC.  El presidente ecuatoriano se comprometió con la familia de Garzón para acelerar el proceso de investigación y búsqueda, sin embargo, esto no fue más que una promesa que no pasó a los hechos. Incluso la burocracia judicial ni siquiera ha asignado un fiscal al caso de Carolina ni a los otros 50 casos más de desapariciones en el país.

También nos sumamos al descontento de las organizaciones feministas, ecologistas y LGBTI y exigimos se abra un debate sobre las políticas supuestamente “progresistas” del gobierno ecuatoriano; el cual se ha mostrado contrario al reconocimiento de derechos sexuales y reproductivos (como el matrimonio de parejas del mismo sexo y su derecho a la adopción y el derecho de las mujeres al aborto libre y seguro). El  gobierno de Correa ha  continuado y profundizado el extractivismo minero y petrolero que se ha traducido en represión y contaminación para muchas comunidades, especialmente indígenas de la Amazonia ecuatoriana. Particularmente grave es  el saqueo del parque nacional Yasuni y la entrega del petróleo a la corporación Chevron.

El gobierno de Correa no solo ha minimizado el impacto ambiental que tiene este y otros proyectos extractivistas; sino que ha difamado, perseguido y hasta clausurado organizaciones ecologistas que se oponen a los proyectos por ser estos nocivos para los ecosistemas y las poblaciones humanas.  

Pues bien, en relación con el evento del mandatario no se podía entrar si no era con un permiso de la FEUCR que se restringía solamente a cien estudiantes universitarios, que compartían el auditorio con  un montón más de celebridades de la cúpula universitaria Debido a que la dinámica de la actividad no iba a permitir ni cuestionamientos ni un espacio para preguntas se optó por visibilizar nuestro emplazamiento con una acción pacífica a las 5 y 37 p.m., que consistió en desplegar una pancarta con una foto de la desaparecida Carolina Garzón.

Ante este hecho, a pesar de que se trataba de una acción completamente pacífica que no atentaba contra la seguridad de nadie, la guardia presidencial y otros más del cuerpo de seguridad de la Universidad reprimieron al compañero y lo expulsaron del auditorio; uno de los guardias ecuatorianos tomó por el cuello al compañero y lo golpeó en la cara en el forcejeo.
 
Ante lo ocurrido, además de reafirmar nuestras solicitudes y críticas al gobierno ecuatoriano de Correa, desde el PRT repudiamos esta acción ejercida sobre un estudiante de la Universidad quien fue agredido por realizar un señalamiento utilizando un método completamente pacífico. Consideramos que sienta un grave antecedente que un estudiante universitario sea expulsado de un espacio institucional por un agente de seguridad extranjero. Entendemos como algo lógico que un mandatario de un país cuente con un servicio de escolta, pero lo que nos parece inadmisible es que esta escolta actúe de forma autoritaria y violenta, agrediendo a un estudiante costarricense, en una situación en donde ni por asomo se encontraba en peligro la integridad física del presidente Correa. Consideramos que es una violencia abusiva y desproporcionada y que evidencia que no existe ninguna disposición por parte del presidente Correa para entablar un diálogo o aceptar críticas. Por otro lado consideramos que este incidente se suma a los anteriores de violación de la tan maltrecha autonomía universitaria. 

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com