Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

EL CONDOR NO ES TT LAS BRISAS NO LO LLEVARON TAN ALTO

Por: Estanich Grant Pinilla, opinión.
Fecha de publicación: 9 de febrero de 2015.

#YoSoyVanegasGrimaldo #CaquetaDeLuto #PaisDeMierda



Sólo en una nación gráficamente simbolizada por un escudo patrio, protegido por una de las aves carroñeras más grandes de la región andina que hace alusión a la "libertad y el orden" que la caracterizan, se puede vivir todos los días haciendo caso omiso de la realidad.

En Caquetá, una región azotada por la falta de la mencionada "libertad y orden", El Cóndor (esa misma ave carroñera) le da nombre a la escuela primaria del pequeño corregimiento de Las Brisas, en el área rural de Florencia, donde al igual que los lugares mas recónditos del país, llegó hace pocos días una avalancha mediática del magullado metatarso de la lesionada diva futbolística del momento. Pareciera que a Las Brisas llegasen las noticias como ventarrones devastadores, pero que tan solo salieran como susurros en la nuca de sus pobladores. 

Con nuestra gente completamente indolente, indiferente y atrofiada por las novelas de idolatrados narcos, meretrices, y figurines musicales populares (o la combinación de todas las anteriores), circos humanos noticiosos y reality shows, distraen a mas de 40 millones de colombianos de los estragos de una "guerra" asimétrica, donde al igual que en el carnaval de barranquilla, "quien lo vive es quien lo goza".

En Las Brisas hace 2 días, 5 niños campesinos, hijos de una familia desplazada, fueron masacrados a tiros (sobrevivió uno por "abeja"), pero muy pocos nos enteramos, o lo hicimos tarde, ya que no vimos en redes sociales caricaturistas de todo el mundo manifestando total repudio por la muerte de los suyos en Francia, clamando libertad de expresión y ocupando las primeras páginas de todos los diarios, noticieros, podcast y redes sociales. 

Sus compañeros de escuela, vecinos y coterráneos indignados, salieron también a marchar en su pueblo, exigiendo justicia y evidenciando la complicidad e ineficiencia del estado ante una pronosticada tragedia que se pudo evitar. Pese a todo esto, Samuel, de 17 años; Juliana, de 14; Xiomara de 10, y Déiner, de 4, no fueron tendencia, no eran lo suficientemente importantes para influenciar las colectividades de "Millenials" desocupados, ni hipsters bloggeros cazadores de lo "cool".  

Como no se trata del amarillismo de la "Miss Tanguita", ni de los memes de la "Miss Tanbestia", sino de la decadente realidad "mágica" de nuestra sociedad enferma, ¿para que carajos compartimos si no nos toca directamente?

Vamos por el camino de la paz por lo visto, como diría otro de los "libres" de esta ordenada nación: "Buenas noches país de mierda."

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com