Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

EL ANTI PERSONAJE DEL ANO

EL ANTI-PERSONAJE DEL AÑO EN COLOMBIA

Por: GACR, El Macarenazoo
Fecha de publicación: 12 de diciembre de 2011


http://a7.sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-ash4/377209_2295203990777_1569393118_31958878_1926765114_n.jpg

Un soldado que ha sido sometido a los más cruentos ejercicios de adiestramiento militar, en uno de los ejércitos mejor dotados del mundo, prepara en un batallón de la ciudad de Manizalez su cámara de video, para departir con sus compañeros un día libre otorgado por su comandante. Vamos a llamar a este soldado Trejos, pero bien podría ser un Carretero, o cualquier otro soldado anónimo que posa para una periodista de El Tiempo, en uno de los tantos artículos investigativos de este medio de comunicación. Trejos se encuentra un perro fuerte y vigoroso, y lo presenta a sus compañeros; al quererle hacer una broma a Trejos, uno de los reclutas incita a los demás a jugar con el animal… Este juego cruel será grabado por el propio Trejos y será subido a su página en facebook para recordar aquellos tiempos en que prestó su servicio militar obligatorio. El perro va a ser amarrado, va a ser golpeado, y finalmente los soldados van a “desperdiciar sus balas” (según las palabras que más tarde se le oirá al comandante) para matar al animal.  

 

La grabación se filtra, las medidas de seguridad tomadas por el recluta en internet no bastan para que Noticias Uno, o cualquier otro medio de comunicación, pueda darse cuenta de la gravedad que un chiste de soldados tiene para la institución. Y rápidamente causa indignación en la población ver a un soldado uniformado, y plenamente identificado, atacando de manera despiadada a un animal. No es la primera vez que ven algo así en sus pantallas de televisión los televidentes, lo han visto con policías bachilleres, cuando mataron a una perrita a punta de auténticos bolillazos. Quienes acuden a las páginas web, también ven policías jugando a perseguir y golpear habitantes de la calle. Quienes leen periódicos, se encuentran con declaraciones de soldados encargados de reclutar jóvenes para posteriormente matarlos, y ganarse un día de bonificación, un reconocimiento o un ascenso. Los policías y soldados de Colombia han sido esos protagonistas anónimos, camarógrafos algunos de ellos, que han aprendido a manejar sus cámaras a medida que pasa el tiempo, desde cuando un grupo de desplazados se tomaron el parque tercer milenio, y unos cuantos uniformados pervertidos violaron a una niña en pleno campamento y grabaron ese episodio; otros han ido más allá, haciendo negocios con paramilitares y narcotraficantes.

 

Los soldados y policías de Colombia son nuestros anti-personajes del año. Todos esos supuestos héroes anónimos, que matan animales, reclutan jóvenes, violan niñas, golpean estudiantes universitarios, despojan de su tierra a campesinos e indígenas, y siembran terror por doquier, se han merecido en el año 2011 el galardón a lo que peor nos representa, a lo que odiamos, a lo que tememos, a lo que no respetamos, porque no han ganado meritos para ganarse ese honor.

 

Ya el principal diario hegémonico del país consideró que ellos sí eran el personaje del año, por ser esos  supuestos héroes anónimos que estuvieron detrás de la muerte del principal líder de la guerrilla, “Alfonso Cano”, y por la muerte de 4 de ellos en cautiverio. Dos razones escuetas para legitimar la obsesión de un triunfo militar, que pasa por encima incluso del humanismo, que supera las barreras de un diálogo político para la paz, y que esconden también, de paso, la responsabilidad y el error del gobierno en proceder en un rescate a sangre y fuego cuando los familiares de los rehenes imploraban que no se hiciera. El Tiempo escogió su personaje del año, nosotros también, se trata del movimiento estudiantil colombiano, esos auténticos héroes a quienes les dedicamos otro artículo más adelante. Pero quienes fueron seleccionados como “héroes” por los burgueses, para nosotros, y sabemos que para una inmensa mayoría del pueblo colombiano, son las figuras de la opresión, los anti personajes del año.

 

Variados son los factores que perjudican no una imagen institucional de por sí manchada y denigrada, sino la propia dignidad del ser humano. Los mal llamados falsos positivos, las ejecuciones extrajudiciales, o los asesinatos a sangre fría, no deben aún ser olvidados, sencillamente porque siguen ocurriendo estas barbaridades, a costa principalmente de un sistema que hace apología a la guerra, y sienta precedentes de crueldad contra quien piensa distinto. La política militarista es una cualidad intrínseca de nuestro Estado, y las leyes secundan esos principios de desigualdad.

 

A través de medios alternativos, de los mismos tradicionales, y de las denuncias ciudadanas, hay un  factor predominante este año en relación con militares y policías encausados en actos criminales o delictivos. Sucede así todos los años, pero no se entiende porque siguen apareciendo defensores de esos aparatos de represión. No pasa un solo día en Colombia, según las estadísticas, sin que un miembro de las fuerzas armadas sea protagonista ya sea de un atraco, de una extorsión, de un “falso positivo”, de un abuso de autoridad, de una violación a los derechos humanos o animales, de una agresión psicológica o física contra un ciudadano, de una redada en narcotráfico, de un asesinato, de un homicidio.

 

En honor del compañero grafitero Diego Felipe Becerra, asesinado por la espalda por un patrullero en Bogotá, de los estudiantes en Pereira y Bucaramanga que deben leer sus libros bajo los ojos vigilantes de los miembros del ESMAD que circundan las universidades, de los despojados de sus tierras por soldados y terratenientes custodiados por policías, este año el nombre de las fuerzas armadas queda en lo más alto del podio como los mejores anti-personajes anónimos del año. 

 

No más batidas, no más redadas en los colegios, no más ESMAD, no más “falsos positivos”. ¡No al fuero militar, sí al castigo ejemplar!

 


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com