Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

FUMIGACIONES EN FRONTERA CON ECUADOR NO PARAN.

Entrevista con Manuel Río Frío, habitante de San Miguel, municipio del departamento del Putumayo, cerca de la frontera con Ecuador. Una vez más se demuestra la mentira del gobierno nacional, se sigue fumigando y causando daños a la población.

POR: Comité Editorial MZO.

 

MZO: ¿Qué pasa en la región?

MRF: La problemática está bastante dura. Ahora en diciembre (2006) hubo una fumigación, casualmente no fumigaron únicamente los cultivos ilícitos, sino fumigaron alrededor de 700 hectáreas de pasto, fumigaron alrededor de unas 250 hectáreas, por no decir más, de cultivos de pancoger, entre ellos hectáreas de piña, plátano, yuca, cacao, chontaduro, etc., etc.

 

MZO: ¿Usted cuál cree que es el objetivo de estos programas de erradicación de drogas? ¿De verdad es erradicar propiamente los cultivos ó cuál es el objetivo que tiene el gobierno?

MRF: Yo no me atrevo hacer otro comentario, pero, sinceramente, ahí causa bastante inquietud en la sociedad porque a veces, más bien da a entender que no se trata de erradicar en sí la coca, sino que posiblemente tenga otra estrategia el programa. Pero, por lo que en muchas ocasiones, lo que han fumigado son cultivos de pancoger y en parte no han fumigado la coca que es como el plan específico que según eso, ellos tienen.

 

MZO: ¿El gobierno le ha dado al campesinado que cultiva coca, alguna alternativa o apoyo a alternativas de cultivo?

MRF: Pues sí, en ocasiones… Por ejemplo con la primera fase del Plan Colombia, fue una parte de apoyo para el sector agropecuario, para el campesino, pero aquí debemos anotar que lo más cruel, o lo lamentable, es que el gobierno al principio del año le da alguna cosa, y a fin de año vuelve y lo fumiga. Entonces, por eso el campesino no hace sino desmotivarse de aquellos procesos productivos que está apoyando el gobierno y, más bien, comienza a seguir sembrando coca, porque no hay otra alternativa. Antes de que comiencen a producir los proyectos que uno incrementa, ya lo han fumigado; ¿entonces, qué quedamos haciendo nosotros?

 

MZO: ¿La fumigación de cultivos de coca, es en todas las regiones ó es en tipos de cultivo particulares, tal vez cultivos campesinos, comerciales?

MRF: Mire que eso es en todas las regiones; eso no es únicamente en una parte, no, eso es parejo; por eso le digo más de 700 hectáreas de pasto, y aparte hay más de 30 hectáreas de sólo potrero que han fumigado y ahí no había ni una mata de coca. Entonces eso testimonia el daño que le hacen a los cultivos de pancoger; hay partes, por ejemplo, pedazos de unas 10 ó 15 hectáreas que están entre montaña, rastrojo y cultivos de pancoger, como caña y azúcar y el mismo chontaduro, borojó, piña, etc. y ellos vienen y fumigan. Entonces eso es lo que nos causa desmotivación porque miramos, pues, que no nos permiten que al menos tengamos el fruto que esperamos de aquellas cosechas.

 

MZO: ¿Quiénes están manejando actualmente el monopolio de esos cultivos?

MRF: ¿Estamos hablando del monopolio de cultivos de hoja de coca? ¿Cierto? Mire, eso no se puede decir, yo no puedo dar un testimonio claro con respecto a eso; ahorita hay gente que dice que por ahí hay unos comisionados de los “paracos” están comprando en una parte, y en otra parte también otros comisionados de la guerrilla, entonces, a la final, yo, sinceramente, desde el 98 me dediqué a cultivar lícitamente, entonces, yo no tengo esa producción ahorita y no sé quién mismo es el que la está comercializando en últimas.

 

MZO: ¿Cerca de la región hay laboratorios para el procesamiento de la coca, ó venta de productos para el mismo proceso?

MRF: Pues sí, venta de productos es lo que hay y laboratorios también, pequeños los hay, no de tipo como industrial sino de tipo más bien artesanal, digamos así, donde se procesa únicamente la hoja; de esos pequeños laboratorios que únicamente cubren, diga usted, un espacio de 4 ó 5 metros máximo, porque ya no hay mucha producción de hoja, entonces, ya el que tiene algo de hoja hace un pequeño laboratorio no más, por muchas razones, principalmente porque no hay mucha producción de hoja, y en segundo lugar, porque la policía antinárcotica siempre anda pendiente de eso y al encuentro con laboratorios los anda quemando.

 

MZO: Usted que está tan cerca de Ecuador, ¿ha visto población ecuatoriana afectada o es testigo de que esta población se ha visto afectada aparte de la colombiana?

MRF: Mire que el Ecuador está impulsando muchas demandas con respecto al daño de la fumiga que han recibido ellos. Pues yo no puedo dar un testimonio bien claro, lo que sí sé es que allá han hecho también protestas, han colocado demandas, están haciendo unos procedimientos legales pues de demanda, y a cada rato, se escucha, que ellos son perjudicados también. Yo pienso que sí es verdad porque yo he vivido el problema de los daños de la fumigación, cuando, por ejemplo, acá en Llorente están fumigando; allá se dañan algunos cultivos, por así decirlo: El tomate, la papaya, es muy susceptible el zapayo, etc.; es muy susceptible al veneno, entonces al hacer la aspersión aérea, las nubes capturan un poco de esa agua, de ese liquido con veneno, y las nubes se transporten a yo no sé cuántos kilómetros por hora, cuando acuerda que llegó esa nube para allá, y llovió y en la parte que cae esa nube con algo de veneno, afecta esa producción.

 

MZO: En las consecuencias que trae el glifosato para sus cultivos de pancoger, como usted lo ha comentado, ¿a la población ó de pronto a los animales les ha causado alguna consecuencia?

MRF: Sí, claro. Mire que no solamente a los animales; ahorita se mira, pues, que hay vacas que malogran más fácilmente; hablamos de que unos 8 o 10 años atrás no había este problema, pero ahorita ya existe como, diga usted, al menos el 30% de la producción ganadera se pierde porque de alguna manera “malpara”, como se dice vulgarmente allá, o sea, la vaca reproduce antes de tiempo y ese feto no alcanza a crecer, y eso sucede no solamente en esos… por ejemplo, hay perros que están por afuera y reciben ese tipo de veneno; a los tres, cuatro meses han botado todo el pelo y eso les da una enfermedad; y así a varios animales.

 

MZO: ¿Y a la población como tal? ¿La gente no se ha enfermado?

MRF: Tengo el caso del hospital fronterizo de La Dorada, pues él tiene registrado ese caso de que allá hubo un caso especial que se envenenó una familia entera, un núcleo familiar de 6 personas, tuvieron que salir, los tuvieron que sacar hasta el hospital y permanecer por un día ahí hospitalizados porque ellos se intoxicaron al tomar una agua de un pozo, donde ellos cogen el agua para el servicio. Hoy fumigaron y al otro día, por así decirlo, ellos fueron a coger esa agua y tomaron, dejaron pasar un día, una tarde, una noche, pensando que ya eso era suficiente… el otro día que ellos fueron a coger esa agua, hicieron una limonada y después como a la media hora de haber tomado eso, todos salieron, pues, intoxicados, en mal estado de salud y en el hospital se recuperaron.

 

MZO: ¿Qué instituciones hasta el momento los han apoyado en sus demandas?

MRF: Haber, normalmente el proceso de demanda que nosotros hacemos allá es ir a la Personería y colocar nuestra queja, pero la Personería, pues, hace los trámites correspondientes y manda la documentación para acá. ¡Ah!, pero sinceramente desde el 2000 que comenzaron las fumigas hasta ahora, allá en San Miguel, a nadie, a ningún productor, a ninguna persona que está produciendo lícitamente le han reconocido los daños ocasionados por la fumigación.

 

MZO: ¿Ni Defensoría del Pueblo ni alguna otra institución se ha pronunciado?

MRF: Ninguna institución… allá nadie ha hecho presencia buscando reconocer los daños que han ocasionado con el glifosato.

 

MZO: ¿Cuáles son las principales demandas de los campesinos?

MRF: No, pues, la destrucción de cultivos de uso lícito que hay; por ejemplo, hay alrededor de 35 o 40 hectáreas de pimienta ahorita destruidas allá en el municipio por la fumigación que hicieron ahorita en diciembre y de ahí alrededor de más de 40 hectáreas de cacao ya en producción, que también fue fumigada; fumigaron alrededor de 40.000 plantunas de estebia; fumigaron también vainilla, producción de piña, borojó, cocosú, son plantas de la región… son frutales amazónicos que les llamamos así pues.

 

MZO: ¿Las organizaciones sociales se han  pronunciado o han apoyado las demandas?

MRF: Hasta ahora no. Allá conformamos entre los mismos campesinos una mesa de negociación, se puede decir, y estamos llevando a cabo una propuesta en búsqueda de una solución definitiva del problema que se contempla en la elaboración de un proyecto ó un programa de desarrollo agropecuario sostenible que se haga concertadamente entre las comunidades y las entidades del gobierno nacional.

 

MZO: Finalmente, ¿nos podría decir si a partir del inicio de la mesa de los campesinos se creó una microempresa allí? ¿Nos puede hablar algo acerca de ella?

MRF: Pues sí, allá se está tratando de crear no sólo una microempresa… Yo puedo decirles que estamos tratando de adelantar con la legalización, por así decirlo, una microempresa que se llama Paipiña, pero está en proceso, eso es un “camello” poder legalizarla y todo eso y para eso, prácticamente, no tenemos apoyo de ninguna entidad. También estamos tratando de sacar adelante una asociación productora de pimienta, pero, pues igual manera, no podemos obtener ningún resultado favorable porque prácticamente no tenemos apoyo del Estado y peor, más bien, tenemos castigo del Estado en cuanto a la producción, porque a cada rato nos viven fumigando y entonces, pues, no podemos adelantar nosotros con nuestro proyecto.

 

MZO: Una pregunta abierta, ¿algo que agregar?

MRF: ¿Pues qué podría agregar? Pues, eh… Pedirle al pueblo colombiano que se solidarice. Nosotros allá los campesinos no estamos produciendo coca, no estamos trabajando en el cultivo de coca por capricho, estamos metidos en ese cuento, pues, por necesidad, porque es el único producto que de pronto nos puede dar unos cuantos medios para poder cubrir los gastos que tenemos en la casa. Es eso.

 

Muchas gracias.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com