Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

ALERTA POR INMINENTE DRAGADO DE RIO TEUSACA EN LA CALERA

Fecha de publicación: 1 de febrero de 2012.


http://www.agroamerica.com/admin/noticias_fotos/20110713_45262_DRAGADO%20rio.jpg
Foto: Archivo (Agroamerica.com)


En un documento borrador conocido en exclusiva por El Macarenazoo, y que pretende ser entregado este martes 2 de febrero a distintas autoridades ambientales, organismos de control y vigilancia, y a las alcaldías locales, ciudadanos de 42 municipios de la cuenca del río Bogotá, agrupados en torno a la Asociación de Usuarios del Río Bogotá, denuncian como un crimen el inminente dragado del río Teusacá en el municipio de La Calera. Los ciudadanos, partícipes a su vez de procesos de veedurías ciudadanas de defensa del cauce del río Bogotá, alertan del peligro que una decisión injustificada puede traer sobre el ecosistema. En la misiva que se hará pública justo en el día de los humedales, los ciudadanos afirman que “dragar sin causa justificada el río Teusacá en el municipio de La Calera, Cundinamarca, es un crimen. Se convertirá en un río de lodo.” Sostienen que “el sitio previsto para el dragado es hidrodinámicante estable” y que “no fue objeto de inundación en los peores momentos de lluvia hace dos años”, por lo cual no se evidencian argumentos sólidos que demuestren la importancia de adelantar esta obra.

 

El contrato de obra pública No. 156 del municipio de La Calera, podría convertirse en un crimen ambiental, según la denuncia, y se alerta de la inminente ejecución de esta obra, puesto que al cierre de esta nota ya la draga había arribado al municipio; “es hora de criminalizar los delitos ambientales”, declara la carta. Prosigue afirmando que, comparativamente, "estos delitos son mucho más que un simple homicidio: afectan a toda la sociedad sin distinto de sexo, credo, ideología política, condición social, cultural o económica.” Es imperioso, según la comunicación, “conservar, restaurar y mejorar la cuenca del río sin alterar sus buenas condiciones actuales; es un deber moral de los ciudadanos y una obligación de gestores y decisores de política en cuanto al sentido de responsabilidad social.”

 

Frente al luctuoso panorama en que se vería convertido el río Teusacá, tributario del río Bogotá, y por ende parte de la cuenca del río Magdalena, los ciudadanos de casi la mitad de los municipios del departamento llaman a la acción urgente de la comunidad: “Aspiramos a que este sea el florero de Llorente para que de una vez por todas la sociedad castigue ejemplarmente, si los encontrara culpables, a quienes por acción u omisión, incurren en toma de decisiones que rayan en la complicidad, y se configuran como delitos ambientales. Antes de que el río sea violentado, pedimos que se detenga el proceso. Estudiemos el caso. Demos soluciones racionales.” Finalmente, advierten que “actuar en contrario es un delito contra la sociedad toda; es contravenir los esfuerzos ingentes del Estado para atenuar las causas del desastre invernal en los ríos Bogotá y Magdalena.”


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com