Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LA SOBERANIA LA CONSTRUIMOS LOS PUEBLOS

Por: Kombativos sin Rostro - Movimiento Rebelde.
Fecha de publicación: 20 de noviembre de 2012.


El territorio colombiano ha sufrido mutaciones durante su existencia como Estado-nación, desde la disolución de la Gran Colombia, pasando por las guerras con Perú y Ecuador, hasta la pérdida del canal de Panamá; se han entregado o "vendido" porciones de territorio por caprichos de los gobernantes de turno y los intereses norteamericanos respaldados por la clase dominante del país.


El caso de la pérdida de mar territorial no es ajeno a esta mala gestión realizada por los gobernantes. El tratado que delimitaba las fronteras marítimas entre Colombia y Nicaragua, el tratado Esguerra Barcenas, consistía en repartirse esta porción de mar e islas entre Colombia y Nicaragua; el tratado ponía en específico que las islas, islotes y cayos pertenecían al Estado nación colombiano, pero las aguas territoriales quedaron fuera del tratado lo que dio pié al litigio internacional.

Se plantea sin embargo que la cuestión fundamental no se da en cuál bandera ondee en esa porción de mar, más bien debemos tener presente qué plantean los habitantes de estos lugares, los raizales, y las posibles implicaciones que pueda tener este cambio en lo geoestratégico.

Las poblaciones raizales se han debatido principalmente en tres posturas al respecto. La primera, expuesta en el Siglo XIX, fue la de adherirse al Estado-Nación colombiano, las islas cayos e islotes junto con una porción de costa de lo que ahora es Nicaragua le pertenencía a esta jurisdicción (esta porción de costa se pierde con el tratado Esguerra Barcenas). La segunda posición entre los raizales ha sido la de adherirse a Nicaragua, ya que geográficamente están más cerca y además culturalmente en la parte continental de Nicaragua hay poblaciones de la misma familia lingüística. Y la tercera, la que mayor fuerza ha tomado, es la de convertirse en un Estado independiente, ya que, cultural, económica e incluso lingüísticamente tienen sus propias construcciones, y esto aunado al abandono estatal por parte de Colombia, ha llevado a estas posturas separatistas.

En lo geo-estratégico sin embargo, tiene mayor incidencia, ya que el imperio del norte pierde espacio para los patrullajes de su fuerza naval al ser Nicaragua un país contrario a los Estados Unidos de América. La riqueza petrolera e ictiológica pasa a manos de Nicaragua con las posibles afectaciones al medio ambiente, y se refuerza aún más la posibilidad que ya está llevando a cabo Nicaragua de la construcción de un canal interoceánico que le quitaría el monopolio de esta posibilidad a Panamá. Recordemos que en Nicaragua está en el poder un ex-sandinista y en Colombia un miembro de la oligarquía tradicional.

Partiendo de esta introducción, queremos plantear que la expoliación llevada a cabo por nuestro territorio no es de una porción de mar territorial -que sirve mayormente para el recreo de las clases medias y altas nacionales e internacionales-; no, la expoliación de Colombia, viene de la mano de las petroleras, de las mineras, de las maquilas, quienes saquean nuestro país a diario: la republiqueta bananera que mantuvo a la Chiquita se mantiene, ya no es únicamente banano sino carbón, palma africana e incluso servicios ambientales; pero la explotación y el desmembramiento se da también por quienes se apropian de la riqueza generada, quienes usan nuestras fuerzas de trabajo para enriquecerse, quienes nos idiotizan... esos son nuestros enemigos, quienes continuamente nos asesinan de a poco, con hambre, miseria y sumisión.

No le apostamos a un "sentimiento patrio", a un "honor y patria", no, nuestra propuesta es la del poder de base, y la autodeterminación de los pueblos. Creemos en la construcción de una nación popular donde no nos sintamos extranjeros de ella, donde en serio seamos dueños de nuestros destinos, de nuestras ideas, de nuestra economía y de los medios de producción.

El nacionalismo de ultra-derecha, el que reside en las clases dominantes, el fascismo supremacista de banderas y símbolos ha cobrado millones de muertes. Denunciamos la política genocida del Estado Sionista de Israel quienes asesinan con la complicidad de la ONU, EE.UU., y la OTAN, a los palestinos, y reivindicamos la justa lucha de nuestros compañeros de barricada que con capucha y cauchera se enfrentan a la ignominia.

Los invitamos a la construcción de la soberanía popular, a la recuperación de tierras, a la defensa de territorios urbanos y rurales, a la construcción de vida digna, de poder de base, a la liberación nacional popular, a la toma del poder, a la organización la lucha y el combate, porque esta tierra es tuya es mía y de aquel de Pedro, María, de Juan y José. 

"La miseria te ahoga; el hambre te mata; vayas donde vayas, los pobres no tienen patria."

Por la autodeterminación de los pueblos ni un paso atrás.
Por la toma del poder para las clases populares.
Por Colombia Socialista y rebelde.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com