Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CAMINO DE BICICLETA 10

Kamino de bisikleta.
Désimo rrekorrido.
Époka de luna yena, el akuario griego en las estreyas. Dies y kuarenta del nueve de febrero de dos mil nuebe.

(Ayer tomé una ruta diferente de buelta, kuando me boi, por lo general, salgo por la Cali en su komienso asta la Abastos, luego las Américas diagonal y por el karril de alta belocidad llego asta la beinte kon 34; ayí busko el norte por la diesisiete. Por ésta me desliso asta la 71 en donde subo asta la 74 con katorse. Pero ayer me bine buskando una rruta sin esmog, tomé la paralela a la rruta del tren ke atrabiesa Puente Aranda de oriente a oksidente, no sé ké fue más duro, si la berdad o el smog, pues me estreye kon batayones, tankes jigantes de kombustible, sonas industriales frías y sordas, la triste kársel Modelo, el apestoso trankón de la trese y la unibersidad entre muros).

EL OFICIO DEL PERIODISMO.

A HOLLMAN MORRIS, en su día.
Para él si aplika lo ke dise Emmanuel: "El periodismo es el oficio más lindo del mundo".

"No basta ser el mejor sino que se sepa"
G.G.M.


Mi editor bastante confuso sigue dándome recomendaciones: "No hay que copiar la agenda de los medios oficiales". (Se desordena el pelo para que crezca sobre la frente que se extiende a los treinta y uno). "Es difícil", me digo yo. Dicen tantas barrabasadas que como no estar pensando en ellos a cada rato y los chinos se la pasan escuchándolos ¿cómo no contrariarlos?

Es posible que el susodicho me haya planteado esta tesis por la manera en que nos manejan los medios, es decir un día se retira uno y él no lo deja, pero a otros los deja para que generen múltiples campañas expectativas de payasos débiles que luego encontrarán en él la redención de la hecatombe provocada por él mismo y difundida a través de los medios, el referendo.

Porque no hay ninguna propuesta política interesante; algo para recuperar el país, la vida y el medio ambiente, seguimos en guerra. Es más: recrudeció, está cada vez más cerca de su casa, en un chico de quince años con un arma y necesidades de todo tipo.

En fin, mi manera de pelear es la escritura y por ello a veces falto al trabajo y llego tarde porque encontré en estas teclas la manera de ser productivo para la revolución intelectual que se está dando en tantas guerras multiplicadas, arde mi espíritu por esta vida, que es una vida conjunta, una rueda mágica cómo dice Fito en este momento. Y cuando veo cosas cómo las injurias a los periodistas Botero y Morris, se me revuelven las tripas y más se me revuelven cuando escucho a Daniel Samper de cómo si Botero no hubiera llamado se hubiera perdido la liberación y cómo muestran ayer el vídeo en CM& donde claramente se puede apreciar el riesgo de la libertad de los secuestrados y la primera canción destemplada a Piedad y las intenciones de interceptar las comunicaciones por parte del gobierno como lo explicaron en la operación Jaque, mediante sobrevuelos aéreos.

Cada vez son más descarados ¿cómo no hablar de eso, si a todos nos tuestan la cabeza con eso? Si yo no leyera prensa no sabría cómo producir un discurso crítico frente a mis estudiantes y si no lo hago ¿cómo van a enfrentarse a tanta basura que se divierte con el uso de la guerra? Así que creería yo que es combinadito, un medio debe tener de todito para que sea atractivo.

Y cómo no hablar de Morris, si alguien quiere conocerlo puede ir a esta dirección: http://www.fnpi.org/premio/2006/resultados.asp#www antes de juzgarlo y vean que un periodista de esta coherencia no se pone a jugar con vidas humanas como sí lo hacen los falsos positivos y los policías destituidos que quemaron a dos menores de edad en la UPJ. Hablamos de la ética periodística en su más alto concepto. Y no creo que para decir esto tenga que ser terrorista o estar de acuerdo con los que empuñan armas. Pero es que vamos más allá, estamos hablando de la comisión de intelectuales, en donde incluso hay maestros míos dedicados a las letras y no a las armas que fueron considerados como el brazo intelectual de las FARC ¿hasta donde llegan las canalladas?

Y si fuera mi hermano mechudo, crespo y timizeño quien inventara el pavor,
pues no habría problema con un par de copas y disculpas todo acaba, pero
estamos hablando de guerra, de vidas humanas. Siento tristeza por los periodistas que consideran que pueden pasar la vida diciéndose mentiras y
viviendo de la publicidad. Tipo Bayly o Salud Hernández Mora que más que abogada como periodista, se encarga de defender a la clase que representa y vive de sus altos horarios. Sin tener en cuenta que todos somos humanos. Cómo se lo hace saber este comentarista de El Tiempo a la señora Salud (¿o enfermedad?) en su artículo ¿Cuál prisionero de guerra?: "Llámese como se llame lo cierto es que se necesita que regresen a sus casas, a sus familias y en conflicto lleno de leguleyos, donde la semántica prima sobre los hechos, mostrar humanidad no es mostrar debilidad y eso es lo le falta al presidente".

Es evidente que el periodismo en su mayoría sirve a ciertos intereses para que éstos paguen sus altas rentas. Pero también es posible que a través de él (no del otro) las cosas cambien al adquirir diferentes puntos de vista y al tener la madurez y capacidad de asumirlos así estén desquebrajando nuestros intereses particulares, cuál es el miedo a la verdad, cuál es el miedo a encontrarnos con los otros; ya algunos lo ven y se toman el trabajo, se juegan su vida por mostrárnoslo, sólo hay que buscar sin miedo a la verdad que está cuando vemos a los otros y no crean, aún hay esperanza. Como dijo Morris al recibir el premio de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano: "recibir este premio es la confirmación de que vamos por buen kamino. Visibilizar esas voces de cientos de colombianos víctimas del conflicto armado y visibilizar la esperanza y jugárnosla por un periodismo independiente, un formato que no le apuesta a los cuatro segundos para narrar lo terrible de la guerra, sino a los treinta minutos, al reportaje, a rescatar la crónica. vamos por buen camino. (Y más adelante.) Este premio es para las miles de víctimas de la barbarie no sólo en Colombia sino también en Latinoamérica. Pero que a su vez esas víctimas son también motivo de esperanza. Latinoamérica, continente de la esperanza".

¡Ya! Ni sé. 

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com