Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

VIOLENTA REPRESION DEL ESMAD A LA UD

Por: El Macarenazoo
Fecha de publicación: 23 de septiembre de 2011, 9 a.m.



http://a6.sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc6/227175_1742429411758_1569393118_31495187_2002095_n.jpg
Foto archivo El Macarenazoo. 12 de mayo de 2011.

Acciones de cambio cunden en las comunidades de todo el país. El día de ayer, cientos de colombianos en sus lugares de estudio, trabajo y vivienda protestaron exigiendo mejoras sociales, luchando contra la explotación laboral, o la ausencia de servicios básicos como el agua, o las pretendidas reformas a la educación. Un día como ayer, una jornada de lucha que sienten muchos compatriotas, se repite a diario, y muchos medios de comunicación no cubren estos acontecimientos; así que es importante decir un poco de tanta verdad, ese es nuestro trabajo.

Según distintas fuentes consultadas por El Macarenazoo, la jornada de protesta que se realizó ayer en la Universidad Distrital, sede Macarena, ha sido una de las manifestaciones más fuertes de los últimos meses. No sólo cien, como lo dicen los medios hegémonicos, sino centenares de estudiantes realizaron ayer el mitín en la facultad de ciencias y educación. Producto de las exigencias populares,  y como es habitual en los hechos de alteración del consabido orden mediático, el cuerpo de represión oficial de la policía nacional, el ESMAD (Escuadrón Móvil Anti Disturbios, según sus siglas), llegó a reprender a los manifestantes. Las denuncias recogidas por este medio de comunicación señalan que los uniformados utilizaron bombas recalzadas, granadas llenas de puntillas, vidrios, metralla, balines, tachuelas, con el fin de herir o matar a los estudiantes. A través de una de estas acciones es que se asesinó a Oscar Salas en la Universidad Nacional en 2008.

Los hechos ocurridos permiten deducir que el comportamiento criminal del ESMAD acentúa su talante. Se recibió la queja de una estudiante de la universidad que fue acosada por los uniformados, con palabras como "perra guerrillera que sólo sirve para chuparselo y que se los chupara o la desaparecían para siempre como a sus amigos izmierdosos". La muchacha trataba de ser conducida de esta manera a una tanqueta de la policía, pero que por la intervención de una funcionaria de Personería y circundantes se logró salvaguardar. La policía, igualmente, atacó de manera despiadada la infraestructura de la sede y lanzó gases lacrimogénos incluso desde un helicóptero.

Durante la refriega, los manifestantes encontraron cámaras de seguridad ocultas en la sede de esta universidad, en donde ya habían sido quitadas en meses pasados unos aparatos similares. Acá lo contraproducente es que las directivas de la universidad nunca revelaron la existencia de estas cámaras, violando así la libertad de expresión, reunión, privacidad, etc., que el centro de educación merece. Aunado a ello, y durante la manifestación, la compañía de vigilancia de la sede inventa un rumor, según el cual los estudiantes les quitaron sus armas de dotación; y curiosamente suenan disparos al parecer provenientes de esas supuestas armas  despojadas. Nunca las armas se perdieron, y al parecer nunca los estudiantes las lograron manipular… pero los disparos fueron una certeza. Empero, los medios de comunicación hegémonicos siguen afirmando que ésta situación fue uno de los hechos más delicados de la jornada.

Al terminar los enfrentamientos, medio millar de estudiantes bajaron de la sede, pero según lo comentan las denuncias de estudiantes y de los mismos docentes, los policías se dispusieron a realizar operativos para capturar personas. Fue así como en la estación de TransMilenio de la calle 26, detuvieron a cuatro personas, que fueron llevadas a la URI de Paloquemao, y que en este momento están a la espera de que se les defina su situación legal, pues se quiere juzgar por ser responsables de los hechos ocurridos en la Universidad Distrital. Otro joven fue agredido por la policía, obligado a desnudarse en esa estación, y luego fue llevado a la URI; sin embargo, al cierre de la noche, aún los amigos no conocían el paradero del estudiante de química, Nelsón Ricardo Acuña. Sin embargo, mediante un comunicado, Bienestar Institucional de la UD, afirmó que el estudiante está en la lista de detenidos, que según la misiva, no son cuatro sino tres.

Algunas fuentes aseguran que el trabajo desempeñado por funcionarios de la Universidad Distrital ha sido muy limitado, a tal punto que han mentido sobre el número de heridos (ninguno según ellos, excepto un policía…), no han prestado una asesoría jurídica estable y han difundido comunicados en la emisora LAUD Estéreo que deslegitiman no sólo la protesta, sino que omiten informaciones cruciales. LAUD por ejemplo, siendo un medio de comunicación propio, no ha hecho mayor cubrimiento sobre el tema.

Información que circuló en horas de la noche por los correos institucionales de la universidad, proveniente de los mismos profesores, dan cuenta de la magnitud de las agresiones de la policía:  “(los estudiantes) al finalizar la tarde fueron objeto de verdaderas persecuciones a los alrededores de la Universidad y de manera indiscriminada. Camiones de las fuerzas del orden organizaron redadas de estudiantes y esto hasta la Avenida Caracas con calle 26, en dónde los estudiantes fueron agredidos de forma violenta por las fuerzas públicas. De igual forma, en las calles que rodean la Universidad los estudiantes fueron perseguidos y agredidos sin ninguna distinción. Un número importante fueron detenidos en los camiones de la policía. Además de esta situación de por sí ya preocupante, los estudiantes fueron agredidos con artefactos que contenían fragmentos de metal, vidrios y otros residuos. Lo que provoco heridas a muchos de ellos.

Para el día hoy se espera la definición legal o jurídica de los estudiantes que fueron detenidos. Igualmente, los actos de solidaridad se multiplican y al cierre de este artículo ya se tiene definida la realización de una concentración en el planetario en rechazo al ESMAD, asamblea general en la sede de la calle 40 y una reunión en la propia sede de la Macarena, cerrada el día de hoy. La comunidad universitaria ha sido la primera en criticar el cierre abrupto de la sede: “es posible pensar que cerrar un sólo día no tendrá mayores consecuencias y que por el contrario calmará los ánimos, sin embargo, calmar los ánimos también implica callar la discusión y eso sí me parece muy grave.“ Cabe resaltar que el próximo martes se radicará ante el congreso la reforma a la ley 30, propuesta por el gobierno nacional, y el cierre del claustro podría tener la intención de vetar las discusiones que sobre el documento surjan en la comunicad. Sin embargo, en la mañana fueron vistos policías dentro de la universidad, presuntamente recogiendo material o allanando la sede.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com