Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

ARBORICIDIOS EN FUNZA

Por: El Libelo.*
Fecha de publicación: 13 de febrero de 2015.




Dos arboricidios se estarían presentando en diferentes puntos del municipio de Funza, Cundinamarca, en donde por aparentes obras de infraestructura se está talando y destruyendo toda clase de vegetación presente en estos lugares. Uno de los más graves es el que sucede con una obra, que aparte de desterrar árboles, podría también estar ocasionando graves daños al patrimonio arquitectónico local. Se trata de un proyecto que la Alcaldía municipal no socializó con la suficiente amplitud, cuyo fin sería la renovación de la sede de la Secretaría de Desarrollo Social, una casa colonial de gran valor histórico para Funza. Según se aprecia en las fotografías, con el paso de decenas de trabajadores en este lugar, se detecta la posible fragmentación de la estructura evidenciada en la deposición total de las tejas, y rompimientos en las paredes.



El área colindante de la casa, popularmente conocida como Sepas (fundada por quien fuera candidato a la Alcaldía de Funza asesinado en 2005 Aldemar Campos), posee una amplia zona verde, que hasta hace semanas era hogar de varios árboles, que en medio de la urbanización desenfrenada del sector, constituían un pequeño respiro en el pueblo. Afortunadamente aún se encuentran varios árboles en pie, pero podrían correr la misma suerte de los demás. Frente a esa situación decenas de ciudadanos se han movilizado exigiendo explicaciones, algunos mediante la hechura de derechos de petición, y otros a través de mensajes en redes sociales. El alcalde Jorge Machuca, al responder a una usuaria que le hizo el reclamo escribió, con sendos horrores de ortografía: “los árboles nunk se talan se deben trasplantar y en ese sector una vez terminemos la obra sembraremos mas (sic).”




Sin embargo, pese a lo que asegura la voz oficial, las fotos muestran evidentemente la tala indiscriminada, lo que imposibilita obviamente una conducción íntegra de los árboles a otro lugar. Los principales afectados son precisamente una de las familias arbóreas más representativas del centro del país, los urapanes. Un estudio de finales del siglo pasado confirmaba que cuatro de cada diez árboles desarrollados en Bogotá y algunos municipios aledaños eran precisamente estos magnos ejemplares ambientales. Lo más preocupante, sin embargo, es que los frutos de estos árboles son visitados frecuentemente por abejas domésticas, las cuales a nivel mundial muestran un deceso vertiginoso en su número, lo que según expertos podría conllevar a declarar al animal en peligro de extinción.



Urapán cerca a Portales de Funza, donde está ocurriendo el arboricidio. Todas las imágenes fueron suministradas por usuarios de redes sociales.

En cuanto al daño en bien público, una foto del antes y después del arboricidio en proceso, evidencia que al día de hoy ha desaparecido una fuente que se encontraba en el lugar, parte integral de la casa colonial. ¿Qué ha pasado con ese bien arquitectónico? No es la primera vez que el bien público patrimonial puede ser objeto de una destrucción en la presente administración. Ya hace dos años que se clausuró el Colegio Miguel Antonio Caro ubicado en la calle 15 con carrera sexta; posterior a lo cual fue destruido en su totalidad, pese a contar en su momento con una fachada y estructura que, aparte de no representar peligro, pudo haber sido conservada por el valor histórico que poseía.



El antes y después del lugar del arboricidio. Todas las imágenes fueron suministradas por usuarios de redes sociales.


Finalmente el otro caso de arboricidio se presenta en el barrio Villa Paola, en donde por ahora con la instalación de una pancarta en uno de los árboles se trata de evitar su destrucción. El mensaje puesto allí dice: “este árbol fue sembrado por un habitante del barrio en honor a su padre recién fallecido y simboliza la vida y el modelo de sociedad que queremos construir. Este árbol es el habitante más importante de nuestra Funza, nos oponemos a que lo asesinen.”






* El Libelo es el proceso de comunicación alternativa generado por El Macarenazoo en Funza, Cundinamarca.

 

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com