Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CRIMINAL TERRORISMO DE ESTADO SANTISTA Y DE LA UNIDAD NACIONAL CONTRA LA OPOSICION POLITICA Y LOS TRABAJADORES Y SINDICALISTAS EN COLOMBIA


Por: Athemay Sterling Acosta
Cordillera Occidental Valluna, Farallones
30 de abril de 2012.

 

I

Recuerdo hace sólo un cuarto de siglo cuando el mismo terrorismo de Estado de hoy (el que comanda ahora Juan Manuel Santos; Pinzón, el ministro gomelo de la guerra; y Aurelio Iragorri, hijo de Iragorri Hormaza, generales y políticos anticomunistas) ya inició, como en otrora, un genocidio contra nosotros, la Unión Patriótica y el Partido Comunista Colombiano, el más feroz crimen político conocido en la historia de la humanidad.


Cerca de seis mil asesinados, y muchas y muchos hoy siguen desaparecidos por agentes terroristas del Estado; muchos copartidarios en diáspora por todo el mundo, y hoy luego de la victoriosa constitución del Movimiento Político Marcha Patriótica de la cual hago parte a través de mi Sindicato de Profesores Universitarios y mi Partido Comunista Colombiano, ya van varios desaparecidos, otros detenidos, y ahora asesinados como es el caso de nuestro camarada Mao Enrique Rodríguez, escolta de Comunistas Defensores de Derechos Humanos, que nos coloca a la oposición política en máximo estado de alerta nacional.

 

II

Había comenzado desde antes, pero esta sistemática repetición terrorista estatal contra el pueblo la oficializó el comandante de las Fuerzas Armadas, quien públicamente estigmatizó a la Marcha Patriótica; luego en Cali en el Palacio de la Gobernación, Aurelio Iragorri, el inocuo y santista gobernador del Valle de manera ilegal presionó en el departamento a los servidores estatales a indicar su militancia política, y después de manera notoria y pública, es decir, incontrovertible, el señor Juan Manuel Santos, en alocución presidencial a toda la nación, puso en entredicho el derecho a la libre opinión, de conciencia, movilización, pensamiento, organización y de asociación a todos y todas las personas y organizaciones que hacemos parte de la Marcha Patriótica por la Independencia en Colombia, estigmatizándonos, como sistemáticamente lo han venido haciendo, es decir, convirtiendo el anticomunismo como política de Estado.

Esta conducta sistemática, fáctica y jurídica de agentes del Estado partiendo desde el mismo Ejecutivo, Gobernadores y las Fuerzas Armadas al estigmatizar y perseguir políticamente a la oposición y a quienes nos oponemos jurídica y popularmente al régimen imperante, convierte a Colombia en un país de Terrorismo de Estado.

 

III

Igual fue cuando otro payanés reaccionario de extrema derecha como Aurelio Iragorri, el inocuo gobernador encargado del Valle, el señor Lemos Simmons indicó otrora que Bernardo Jaramillo Ossa, nuestro candidato presidencial de la Unión Patriótica –UP-, era el portavoz de la guerrilla y al otro día lo asesinaron en el Puente Aéreo de Avianca en Bogotá.

Así mismo sucede ahora, estos personajes anticomunistas y antidemocráticos del régimen santista estigmatizan como dando ya la orden y colocando la lápida de muerte a los opositores políticos.

 

Quieren exterminar físicamente al movimiento popular, por un lado, y por otro crear cortinas de humo para esconder su terrorismo de Estado y a través de las mismas normas jurídicas aplastar al pueblo y a los dirigentes populares.

En el Valle del Cauca, Aurelio Iragorri, el encomendero peligrosísimo de Santos, artificialmente se inventa una supuesta “emergencia jurídica” por la cantidad de acciones judiciales que los trabajadores y la población ha impetrado para defender sus derechos.

 

Es decir que para Iragorri, el hijo del capataz Aurelio Iragorri Hormaza, defender los derechos en el Valle es subversivo y un crimen. Situación que coloca en estado de alerta a todos los jurisconsultos y operadores judiciales y a los poderdantes que pueden ser víctimas de atrocidades de un santista que representa a Santos, el determinador con Álvaro Uribe Vélez de los falsos positivos en Colombia. Crímenes aún impunes y sin resolver. No se salvarán los sujetos activos. ¡Y el Fascismo no pasará en Colombia!

 

Dicen en Bogotá que Aurelio Iragorri, en presunta propuesta de corrupción, solicitó sin poder estar en Cali toda la semana, apenas uno o dos días, con el pretexto de ser gobernador encargado para ayudar a su suegro quien está encartado en presuntas faltas punibles en Acuavalle.

 

Pero Iragorri está impedido para ir a Acuavalle como "gobernador encargado" por acto inocuo, por conflicto de intereses, pues el encartado penalmente es su suegro. Acuavalle siendo estatal privatizó 33 acueductos en el Valle. Qué paradoja. !Qué corrupción tan grande!

 

IV

Por ser el suscrito integrante de la Marcha Patriótica a través de mi Sindicato de Profesores Universitarios y por mi propia conciencia de patriota e integrante del movimiento popular colombiano, excandidato a la Gobernación del Valle, ex asesor de paz, profesor universitario, escritor, ex consejero de paz y ahora precandidato a la misma gobernación, para enfrentar este régimen corrupto y sanguinario y poder defender los intereses populares, indico ante la opinión pública que ahora más que víctimas, estamos el movimiento popular colombiano re-victimizados por agentes del Estado.


http://a3.sphotos.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-snc6/230428_204306872942244_100000887996378_543709_1905162_n.jpg

 

Además en este mismo Valle del Cauca, gobernado por Iragorri, un encomendero santista al servicio de los poderosos, a los dirigentes   sindicalistas corteros de caña perseguidos, judidializados y ahora asesinados, también por defender los derechos, agrava la situación, como es el caso del compañero cortero de caña Daniel Aguirre Piedrahita, Secretario General Nacional del Sindicato de Sintracorteros, asesinado en Florida - Valle, ciudad altamente militarizada y paramilitarizada. 

 

Es que Iragorri llegó diciendo que si en el Valle se disparaba una vez ellos en el Cauca disparaban 45 veces más, toda una amenaza subliminal, como la hace esta familia y esta clase social enemiga del pueblo trabajador, determinante de la violencia y el despojo en el Cauca. 

 

Será, y es su deber sin excepciones, el mismo Estado que refuerce la seguridad, y proteja la vida e integridad personal y familiar de toda nuestra militancia y de la sociedad en general, pues el índice de violencia, amenazas y de homicidios y demás, ha agudizado la catástrofe humanitaria y social en el sur occidente colombiano y en el país entero.

 

Todo nos fortalece a seguir propugnando por los derechos, la paz con justicia social y la solución política a través de la negociación del actual conflicto social y armado, que Santos y sus cohonestadores con su doble moral pretenden agudizar y perpetuar.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com