Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LAS VICTIMAS DIJERON SI A LA PAZ PERO PERDIERON

Por: Guillermo Andrés Castro Rozo.
Fecha de publicación: 2 de octubre de 2016.

Hubo manifestaciones a favor del sí como del no
Congregaciones en favor del Sï, con amplia participación de víctimas. Foto: AFP.

En evidencia con el plebiscito quedó la brecha entre el campo y la ciudad, entre quienes quieren la guerra y quieren la paz. Las víctimas de la guerra votaron con un Sí rotundo para la refrendación de los acuerdos entre el Gobierno nacional y las FARC-EP, mientras que quienes no la sienten, principalmente en las ciudades, decidieron negarle esa aprobación. De nuevo, la democracia representativa muestra sus grandes debilidades: que unas minorías, que dicen representar relativas mayorías que no sienten propios las necesidades políticas, deciden sobre el pueblo en general. Sólo el 37,42% de la población colombiana ha votado en el plebiscito del día de hoy; es decir la minoría eligiendo los destinos de la mayoría del pueblo colombiano. El No ganó con el 50,22%, frente a un Sí con el 49,77%, producto del poder destructivo de algunas élites que decidieron optar por la refrendación de la guerra. De casi 35 millones de colombianos, seis millones y medio optaron por el triunfo de hoy.


Estos son los departamentos del país donde ganó el Sí:

Chocó: 79,64%
Vaupés: 78,05%
Cauca: 67,34%
Putumayo: 65,50%
Nariño: 64,70%
Sucre: 61,88%
La Guajira: 61,14%
Córdoba: 60,73%
Atlántico: 60,53%
Magdalena: 60,53%
Bolívar: 60,23%
Amazonas: 56,64%
Bogotá: 56,07%
Guainía: 55,52%
San Andrés: 55,01%
Colombianos en el exterior: 54,02%
Guaviare: 52,86%
Valle: 52,44%
Cesar: 50,66%
Vichada: 50,66%

En evidencia queda que departamentos que históricamente han sido azotados por la guerra, optaban por la paz, incluso los que salieron del país, y en la capital, un importante centro de recepción de diferentes víctimas. El departamento del centro del país, Cundinamarca, fue por el contrario el noveno donde más se votó por la opción del No: 56,52%.

Pero sorprende más las cifras locales de algunos municipios que han estado en medio del conflicto armado, quienes lideran la tabla de los lugares donde más se votó por el sí a nivel nacional. En Morichal nuevo, en Guainía, en una región inestable por la guerra y con tensos conflictos por la minería ilegal, el 100% de sus habitantes votaron por el sí. Pero no fue el único lugar en el que todos los votantes respaldaron al Sí. Sucedió en el exterior. Los colombianos en Ghana, India y Marruecos, respaldaron 100% el sí. En Dinamarca, lo hizo el 96,55%; y en Noruega, el 96,29%.

Murindó, Antioquia, respaldó el sí con un 96,06% de los votos. Los pobladores de Murindó son víctimas de primera mano de las FARC, pues la guerrilla varias veces incursionó el territorio en medio de la confrontación armada. Apenas en 2012 la guerrilla seguía combatiendo militarmente en esa región, muy poco después de iniciar los diálogos de paz. Pero los paramilitares también cometieron crímenes allí, como en la masacre de mayo de 1998, cuando el Bloque Bananero asesinó a cinco personas y despareció 26 más.

Vigía Del Fuerte en Antioquia es el tercer municipio con más votos por el sí: 96,02%. Allí los paramilitares y las FARC realizaron varios ataques en su medio siglo de existencia. Una de esas incursiones guerrilleras se realizó en el año 2000 cuando los frentes 34 y 57 de las FARC tuvieron sendos enfrentamientos con los paramilitares; un enfrentamiento en el que hasta el alcalde de entonces resultó asesinado, e incluso algunos policías heridos.

El municipio de Medio Atrato (Bete) en el Chocó fue el cuarto del país con mayores sí: 95,84% lo respaldó. Igualmente, allí los ataques de las FARC a las estructuras armadas gubernamentales fue una constante. Los muertos también aparecían, por ejemplo el 22 de mayo del 2011 en una emboscada, un policía murió.

En el Top 5 de los municipios con más votos por el sí, aparece la emblemática población de Bojayá, Chocó, que decidió respaldar con un 95,76% la refrendación de los acuerdos de paz. Se conoce históricamente que la población fue directa víctima de la violencia, cuando los paramilitares del Bloque Elmer Cardenas se resguardaron en la iglesia de la población, y al ataque de las FARC, los primeros usaron a la población como escudos humanos. Se estima que entre 79 y 119 civiles murieron por la acción de guerra del Frente 58 de las FARC. Esta guerrilla en días pasados ofreció perdón a las víctimas, como parte de los gestos de buena voluntad, de reconciliación y de reparación a la población.

Los otros municipios con mayores Sí, por decirlo de alguna manera, todos víctimas directas del conflicto:
Carmén del Darién, Chocó: 95,69%
San Calixto, Norte de Santander: 95,18%
El Litoral del San Juan, Chocó: 94,89%
Morichal (Papunagua), Vaupés: 94,73%
Colombianos en Cuba: 94,11%
Lopez (Micay), Cauca: 93,75%
Timbiquí, Cauca: 93,70%
Uribe, Meta: 93,56%
Nuquí, Chocó: 93,21%
Medio Baudó (Puerto Meluk), Chocó: 93,19%
Magui (Payán), Nariño: 93,13%
Guapi, Cauca: 93,09%
Miriti Paraná, Amazonas: 92,70%
Alto Baudó (Pie de Pato), Chocó: 92,54%
Bajo Baudó (Pizarro), Chocó: 92,13%
Bagadó, Chocó: 92,03%
Mapiripana, Guainía: 91,83%
Santa Barbara (Iscuandé), Nariño: 91,54%
El Tarra, Norte de Santander: 91,51%
Roberto Payán (San José), Nariño: 91,51%

Todos estos municipios con historias del conflicto. Lejos de las historias de las ciudades que con sus poblaciones le dieron la espalda a las víctimas. El No gana por encima de un clamor de las víctimas por la refrendación de los acuerdos, y para que éstas tengan un papel único y trascendental en la construcción de una paz estable y duradera. Y estamos en un país en donde en nombre de las víctimas se votó por un No a la paz. Pero donde las víctimas clamaron con sobrados votos que querían el Sí. Acá no perdió el gobierno, ni las FARC, ni los patidos políticos. Las víctimas perdieron. No extraña por ende que los medios internacionales catalogen entonces como una sorpresa el triunfo ligero del No, pese a que sólo una tercera parte de la población apta para hacerlo, votó.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com