Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

FUNZA: QUEJA POR IRRESPETO A PROCESO CULTURAL ADELANTADO EN EL MUNICIPIO

Funza; 14 de diciembre de 2009

 

Señor:

JHON JAIRO FORERO

Director Centro Cultural Bacatá

Ciudad.

 

Asunto: Queja por irrespeto a proceso cultural adelantado en el municipio.

 

Cordial saludo.

 

El día sábado 12 de diciembre del año en curso, un pequeño grupo de personas se dirigió al Centro Cultural Bacatá para realizar y apreciar la tercera y última jornada de Daupará, Primera Muestra Internacional de Cine y Video Indígena. Las dos anteriores jornadas se realizaron los días sábados 14 y 28 de noviembre en el mismo lugar. Pero a diferencia de las exitosas dos primeras jornadas, la tercera no se pudo realizar por problemas fuera del alcance del organizador, el suscrito, quien actúo a nombre de la Corporación Almendra, El Macarenazoo, El Libelo y Sumando Voces, y es el actual representante de las asociaciones juveniles en el Concejo Municipal de Cultura.

 

El inconveniente fue el siguiente: Al llegar a instalar los equipos necesarios para la proyección en pantalla grande, recibí la razón de que el Auditorio del Centro Cultural estaba ocupado, pues en el horario comprendido inicialmente para la Muestra (5 – 9 p.m.), ya se había programado un recital musical con un grupo de  formación de este centro cultural. Es una gran molestia que sólo se haya avisado hasta el momento en que llegué con el DVD (que es de mi propiedad) y los videos, de esa decisión tomada a última hora por el director del Centro Cultural Bacatá. Hubo oportunidades previas para avisarme de tal decisión, con suficiente antelación, y no con un minuto de anticipación, como literalmente ocurrió. Una de esas oportunidades se presentó el mismo sábado a las 10 a.m., cuando fui personalmente al Centro y coloqué un afiche en la puerta de la Casa Cultural del municipio. Tan grande fue el error premeditado de no avisar con antelación, que ni siquiera algún funcionario fue capaz de quitar los afiches promocionales o la programación en un claro atentado contra la buena fe de los habitantes del municipio que creyeron que sí se realizaría la Muestra en el Auditorio del Centro y en pantalla grande.

 

La solución que propuso el funcionario que me acompañó en las dos primeras sesiones, fue realizar la Muestra en el reducido espacio de la Biblioteca, y con el Televisor de ésta. Esta alternativa fue desechada de inmediato por las siguientes razones: Primero, este fue un evento autogestionado, que no ha sido patrocinado por el Centro Cultural Bacatá, pero sí apoyado por el mismo a través del préstamos de Video Beam y sonido, así como el apoyo del profesional que se encargó de instalar los equipos. Segundo, en una reunión personal, el suscrito y el director del Centro Cultural Bacatá llegaron al acuerdo de realizar la Muestra en unas fechas y horarios establecidos, que no podían ser modificados, ya que, como se dijo en esa ocasión, no existían más eventos programados. Tercero, uno de los principales acuerdos fue la utilización autónoma del Auditorio del Centro Cultural. Cuarto, esta Muestra de Cine Indígena no fue un evento descontextualizado sino que hacía parte de todo un proceso cultural de base que desde hace dos años se está realizando en el municipio, bajo el liderazgo del suscrito y las organizaciones que lo apoyan, entre otros más, Dragón Verde y La Otra Alternativa.

 

Entonces, por un acto mínimo de dignidad y por sentar un precedente en cuanto a lo que realiza la administración al incumplir acuerdos verbales, las personas que allí estábamos, decidimos no ceder un Video Beam por un televisor en un cuarto, hacinados y escuchando música con alto volumen al otro lado de la pared (porque se realizaría a la misma hora el programa denominado Cultura Al Balcón). No se realizó pues, la tercera y última jornada de esta Muestra Internacional de Cine, que traía para ese día películas de Australia, Canadá, Bolivia, Brasil y Colombia. Esto, en pocas palabras es un irrespeto al proceso cultural adelantado en el municipio por los jóvenes que en él viven.

 

Frente a estos sucesos, reiteramos nuestro compromiso por seguir generando apropiación del territorio, mediante la cultura y la comunicación. Que esperamos contar con un respaldo del Centro Cultural Bacatá y de la Alcaldía Municipal en general para adelantar estas actividades autogestionadas, que no cuentan con un solo peso, por ejemplo, de los trece millones que se le otorgan a una organización como El Muro, para realizar exhibición de películas (a donde no llega nadie, sólo porque ellos no tienen trabajo popular, o de base), y otros contratos que son depositados en organizaciones externas que no cuentan ni con apoyo, ni conocimiento de la gente de esta ciudad poco eficiente. Volver a programar Daupará debe ser un compromiso de la institución, no tanto con nosotros como gestores y organizadores que dedicamos tiempo y esfuerzo gratuito en la gestión y consecución de los videos, y en la publicidad adelantada, sino con la comunidad, que necesita ver este tipo de cine, y no uno comercial que deslegitima el sentido del séptimo arte y del oficio audiovisual.

 

Esperamos que se tomen los correctivos necesarios en la materia, y esperamos que el nuevo año pueda ser un mejor tiempo para las organizaciones urgidas de apoyo, reconocimiento y fortalecimiento por parte del Centro Cultural Bacatá que usted preside y en general de las instituciones de la Alcaldía Municipal, a través de convocatorias públicas para la realización de actividades comunales.

 

Nota: Esta carta será publicada en algunos medios de interés masivo, como El Libelo y El Macarenazoo.

 

Atentamente,


Guillermo Andrés Castro Rozo

Representante Asociaciones Juveniles Concejo Municipal de Cultura.

amerandre@gmail.com

 

Siguen firmas de la comunidad que suscribe esta carta


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com