Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CONCEJAL DE MOSQUERA VILIPENDIADA POR APOYAR EL PARO AGRARIO

Por: Sergio Vargas, El Libelo.*
Fecha de publicación: 19 de septiembre de 2013.

https://fbcdn-sphotos-h-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash4/1012500_626187617412300_1451036802_n.jpg
La concejal de Mosquera Ivonnet Tapia durante el desarrollo del cacerolazo nacional el 28 de agosto pasado. Foto: Archivo particular.

De nuevo la concejal de Mosquera, Cundinamarca, Ivonnet Tapia, es víctima de empedernidos señalamientos y hostigamientos en derecho por parte de sus colegas en el municipio. Por su apoyo al paro nacional agrario y su liderazgo y acompañamiento en el cacerolazo que se realizó en este municipio el pasado 28 de agosto, el concejal del partido de la U, Carlos Eduardo Rodríguez, alias Chicho, realizó un escueto escrito para solicitar que la corporación investigara a Tapia por ser una supuesta promotora de desordenes públicos que aparentemente se presentaron al finalizar el acto público. Dice en la carta el esbirro que el cacerolazo fue “organizado irresponsablemente por la concejala (sic) Ivonnet Tapia Gómez y su grupo de seguidores, cacerolazo que desde un principio se le advirtió (…) que a ese tipo de manifestaciones pacíficas se infiltraban personas para causar desmanes; a lo cual ella por sus ganas de protagonismo político hizo caso omiso.” Rodríguez, característico cazador del pensamiento diferente desde columnas de opinión en periódicos locales y cómplice de la irregular modificación del PBOT (Plan Básico de Ordenamiento Territorial), que benefició al corrupto y hoy destituido ex alcalde Álvaro Rincón, dice en la carta dirigida al Concejo Municipal de Mosquera que “ojalá las autoridades competentes adelanten las investigaciones pertinentes y se responsabilice de lo sucedido a los organizadores del cacerolazo mencionado.”

https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-frc3/1238748_568937916502073_794576409_n.jpg
Facsimil de la carta radicada al Concejo municipal por parte de Carlos Rodríguez. Foto: Alternativa Mosquera.

El concejal obvia a drede compulsar copias y cartas a órganos de control con competencia en la investigación de conductas impropias de funcionarios públicos, toda vez que al realizar un análisis detallado de las mentiras esgrimidas en la carta inicial se puede corroborar la falta de validez de sus afirmaciones y el poco peso de sus argumentos... Cartas a la Procuraduría, o la Fiscalía, que merecen pruebas so pena de convertirse en fraudes procesales, falsedad en documento público, injuria o calumnia, no asumió el concejal apátrida. Sobre el supuesto vandalismo, éste ciertamente fue un constante durante esa semana de paro, un constante de estigmatización al movimiento popular proferido por el gobierno nacional y los medios de comunicación hegemónicos, que justificaron la represión con el adjetivo de los hechos acaecidos en otras partes del país. En Funza y Mosquera para la fecha, y al unísono, se movilizaron más de 1000 personas en defensa y apoyo del paro agrario nacional (vea las fotos), y sólo se presentó un ataque de la policía a los manifestantes al culminar la jornada del día 28 de agosto en Mosquera, que dejó un saldo de más de 12 personas detenidas, y según reportes extraoficiales, tres vidrios rotos de un par de establecimientos del sector en donde ocurrió el hecho. Por ende, la convocatoria a cacerolazo, que ese día se realizó en todo el país, tuvo resultados altamente favorables para la movilización social y pacífica de la comunidad. Buscar irregularidades en una acción de protesta funcional, apegada al derecho y pacífico, es azuzar la persecución política que desde tiempos en que la concejal Ivonnet Tapia denunció a Álvaro Rincón, viene sucediendo contra la oposición política en el municipio. La concejal es la única funcionaria de esta corporación municipal vilipendiada por sus colegas, perseguida por ellos, la única mujer en esta institución, y la única que no tiene curul por ser parte de la coalición de gobierno que lidera el alcalde Nicolás García del Partido de la U, ya que su elección surgió de un proceso de firmas para avalar su nombre apoyado por el movimiento Progresistas.

 


https://fbcdn-sphotos-g-a.akamaihd.net/hphotos-ak-frc1/598462_10151503041616258_2118324911_n.jpg
El concejal Carlos Rodríguez, alias Chicho, a la izquierda, en compañía del secretario de gobierno del municipio Gian Carlo Gerometta, y el alcalde Nicolás García. Foto: Archivo particular.

La actitud y el pensamiento de avanzada de la concejal riñe con su posterior disculpa, que no protegió incondicionalmente la actitud de los manifestantes, muchos jóvenes que se sumaron por el contexto nacional, y oriundos tanto de Funza como de Mosquera. Según algunas fuentes, la concejal se refirió a los supuestos desmanes como producto de las personas que llegaron a Mosquera, provenientes del vecino municipio... Con estos señalamientos irresponsables se sitúa el dedo inquisidor de quienes buscan “culpables” contra los que directamente organizaron el cacerolazo en Funza, y firmaron incluso compromisos con las autoridades locales en el sentido de proteger la integridad pública y avanzar con pacifismo en la protesta social. Es decir, ni la responsabilidad de lo ocurrido al finalizar la jornada es exclusivamente de los convocantes de ambos municipios, ni mucho menos de uno de ellos, como lo insinuó al parecer la concejal en alocución en el recinto del Concejo. Los medios locales, por ejemplo la radio comunitaria, elogiaron de sobremanera la actitud pacífica de los marchantes en esa jornada que algunos despistados, como el concejal Rodríguez, pensaron que se había tornado violenta; incluso periodistas reconocidos de la región dijeron que el cacerolazo y la movilización se convirtieron en ejemplos nacionales toda vez que demostraron que pese a la muchedumbre, un contexto de pánico colectivo, posibles infiltraciones, y unas reclamaciones populares legitimas, se pueden llevar por los senderos de la civilidad justas reivindicaciones.

https://fbcdn-sphotos-c-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn2/969203_474838369271115_1661501021_n.jpg
La concejal mosqueruna en compañía del alcalde Nicolas García, quien fue apoyado políticamente por el cuestionado y destituido Álvaro Rincón. Foto: archivo particular.

* El Libelo es el proceso de comunicación popular y alternativo apoyado por El Macarenazoo en el municipio de Funza, Cundinamarca.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com