Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

EX CANDIDATO A LA ALCALDIA DE MOSQUERA LE PIDE A CASALLAS QUE RENUNCIE POR FALSIFICAR SU TITULO PERO EL ALCALDE SE AFERRA AL PODER

Por: El Macarenazoo.
Fecha de publicación: 19 de enero de 2017.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas de pie, multitud y exterior
El alcalde de Mosquera, Emilio Casallas, a la derecha de la imagen, sigue dando el mal ejemplo a los niños y jóvenes del municipio. Así lo hizo saber Juan Carlos Gil en una carta que le envío. "Especialmente los jóvenes que están formando una nueva Colombia merecen respeto y tienen derecho a seguir un buen ejemplo, lamentablemente usted está haciendo lo contrario," le dijo Gil al alcalde. La foto fue tomada estos días a propósito del inicio del año lectivo escolar. Foto: Alcaldía de Mosquera.

Las revelaciones sobre la ilegalidad del título universitario de Emilio Casallas, actual alcalde de Mosquera, Cundinamarca, que le permitió ocupar cargos en los que era obligatorio acreditar ser profesional, hicieron que el ex candidato a la Alcaldía de ese municipio por el Polo Democrático Alternativo, Juan Carlos Gil, realizara una carta, a modo de derecho de petición, para exigirle al burgomaestre que renunciara. Como era de esperarse, el alcalde azuzó su presunción de inocencia y le contestó a Gil que no renunciaría.


El escándalo estalló en julio del año pasado, cuando el senador Juan Manuel Galán reveló que encontró que Emilio Casallas había fungido como secretario de desarrollo social de Mosquera, presentando en su momento un título que se comprobó fue falsificado. Según la mentira, Casallas era Ingeniero Mecánico de la Universidad Santo Tomás. Con título falso en mano, el hoy alcalde ocupó entre 2003 y 2010 cargos públicos en los que requería ser profesional. Y no sólo eso, sino que también hizo estudios de especialización, que como se sabe requieren que la persona que los cursa sea profesional. Títulos que a la postre sumaron para que pudiera ser designado en los cargos de almacenista general, secretario de despacho, secretario de obras públicas y secretario de desarrollo social de Mosquera. Y Casallas en su momento no respondió a ningún medio de comunicación.

Juan Carlos Gil hizo una campaña a la Alcaldía de Mosquera en 2015, que lo puso a competir con quien a la postre salió electo como alcalde, Emilio Casallas, esto de la mano del actual gobernador de Cundinamarca, apadrinado por el encarcelado Álvaro Cruz, Jorge Rey. Gil, del Polo Democrático Alternativo obtuvo 570 votos de opinión, en una campaña totalmente desigual: mientras el candidato del Partido de la U y Cambio Radical, Casallas, gastó decenas de millones de pesos, y fue acompañado por el ex alcalde destituido e inhabilitado Álvaro Rincón (conocido en la zona por ordenar el asesinato de perros callejeros y facilitar los cambios de uso del suelo para beneficiarse personalmente y, de paso, a los hijos de Álvaro Uribe Vélez que crearon su zona franca en ese municipio), Gil lo hizo con escaso presupuesto y sin un apoyo mediático amplio. Oficialmente Casallas usó en su campaña más de 177 millones de pesos, mientras que Gil reportó menos de 2 millones.

Con datos en mano, Gil decidió hacer pública en su nombre la manifestación ciudadana que le ha exigido al alcalde de Mosquera que renuncie, para así honrar la ética y la moral del servidor público. En su carta, Gil le dice a Casallas: “ante la justicia disciplinaria y las cortes penales usted puede que salga absuelto, pues es bien conocido el nivel de corrupción, inoperancia e ineficiencia de dichos entes, pero ante usted mismo, su familia y su pueblo mosqueruno usted ha fallado a la verdad y ha conseguido muchos de sus logros soportado en el hecho de ser profesional sin serlo. Lo anterior me lleva a invitarlo oficialmente a que renuncie al cargo que ostenta pues considero que dicha posición es un puesto digno que merece respeto.”

Por ser un derecho de petición, el alcalde se vio obligado a responder a la carta de Gil, y aunque no se refirió al título ilegal reiteró a lo largo de la respuesta que la presunción de inocencia va hasta que una autoridad judicial diga lo contrario. Pese a esto, la respuesta se constituye en la única comunicación oficial que ha realizado Casallas desde que estalló el escándalo. Le dice Casallas a Gil que “mi hoja de vida contiene información exceptuada por daño a los intereses públicos y por consiguiente información pública reservada.” Esto significa que rechaza las pretensiones de Gil de conocer la hoja de vida del alcalde, mediante el uso del derecho de petición. Seguidamente Casallas califica de “irrespetuosa y temeraria” la solicitud de renuncia, ya que dice que el mandato como alcalde lo obtuvo con el beneplácito popular. Y al final de la carta, después de copiar y pegar dos párrafos sobre el principio de presunción de inocencia de la Corte Constitucional, ratifica: “me encuentro bajo el amparo del principio universal de presunción de inocencia y absolutamente ningún particular puede injuriosamente atribuirme un presunto delito o una presunta conducta sancionatoria, hasta tanto, no sea juzgado por la autoridad competente.”

De esta manera, entonces, el alcalde de Mosquera se asegura en su cargo, por el que el cuestionamiento ciudadano parece no preocuparle. Esperamos que la justicia coja en Colombia, pronto camine hasta la sabana de Bogotá….


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com