Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

UD: ACUERDO 01 DEL 11 DE SEPTIEMBRE.

Las acusaciones presentadas por la senadora Gina Parody, en los que con pruebas ínfimas y superfluas manipula de mala fé la opinión y asegura la existencia de grupos armados insurgentes dentro de la universidad que la usan como sitios de reclutamiento, por lo que es necesario intervenir para evitar que se comprometa la dizque “seguridad democrática” para lo cual propone “se le debe dar un tratamiento exclusivamente policial”; no son más que una muestra de las intenciones de sectores mercantilistas y antidemocráticos que se proponen:

 

Acabar con un espacio histórico de debate, de libertad de expresión, de pensamiento, esencia única de la Universidad, en procura de garantizar el pensamiento único y el beneficio de los intereses del mercantilismo y la antidemocracia.

 

Fulminar la idea de autonomía universitaria y de universidad pública, piezas claves de un Estado Social de Derecho.

 

Difamar, criminalizar y someter todo tipo de pensamiento diferente haciendo tratamiento del universitario disidente, del indígena disidente, del trabajador inconforme, del ciudadano que defiende su casa, y en general de cualquier persona que no esté de acuerdo con ellos, como enemigo interno, como sujeto peligroso.

 

Evitar procesos verdaderamente democráticos y transformadores como la consulta universitaria y amedrentar, deslegitimar a los actores que bien los promueven como el RECTOR CARLOS OSSA ESCOBAR.

 

Por lo que estos hechos merecen un pronunciamiento de parte de la comunidad universitaria, en especial, del sector estudiantil; defendiendo un modelo de universidad como espacio social construido como público, democrático, pluralista, abierto al pensamiento universal y al debate constructivo; una universidad que propugne por nuevos modelos en la gestión, la academia, la investigación, la relación con la sociedad y el mundo. Por esto y debido al perjuicio que le ha causado dicha acusación, al buen nombre de la Universidad aclaramos:

 

La posición de la mayoría de los estudiantes es de debate, expresión y crecimiento. La acción de estudiantes encapuchados, “No Grupos Armados ni Terroristas”, en el claustro universitario, no es motivo para atacar difamar y destruir la reputación de nuestra universidad; en cambio sí demuestra la incompetencia del régimen para eliminar los problemas sociales causas del conflicto, y la persecución que se ha hecho desde hace años a los que intentan expresarse.

 

La capucha es el resultado del desarrollo histórico de un conflicto que vive el país y no pueden inculpar a la universidad porque los medios de comunicación sean permisivos con el aniquilamiento y la criminalización de la oposición y la protesta política. Hay que recordar algunas cifras de mártires que murieron quizás por no usar una capucha, cuántos periodistas, cuántos sindicalistas, cuántos estudiantes, cuántos líderes comunales han muerto y lo peor cuántos de ellos fueron desaparecidos sin siquiera saber porque los desaparecían. De nada de esto tiene la culpa la Universidad.

 

Lo segundo es rechazar la forma en que se ha hecho la denuncia de parte de la congresista, así como de los aspavientos de los medios de intoxicación, exagerando la noticia y provocando un ambiente de prevención y estigmatización de todos los estudiantes de la universidad por un hecho de poca monta y meramente especulativo. Nos quieren presentar ante la opinión pública como comandantes, no como estudiantes.

 

Lo tercero es señalar que la esencia del claustro universitario es la convergencia de todas las ideas, las tendencias políticas y el activismo en general y que no se puede utilizar este hecho como un elemento de justificación para el ingreso de la fuerza pública a la universidad, ni como descrédito de la formación académica que allí se presenta.

 

Hacemos un llamado a defender la universidad pública, su dignidad y autonomía universitaria, apoyamos al rector Carlos Ossa Escobar.

 

Exigimos un pronunciamiento público de la congresista corrigiendo sus acusaciones y disculpándose con nuestra Alma Mater.

 

Exigimos se interponga una demanda penal contra la congresista, por infamia y calumnia  contra la comunidad universitaria, y por los daños y perjuicios causados a los estudiantes, a la comunidad universitaria y al buen nombre de nuestra institución.

 

Exigimos se detenga el proceso judicial que solapadamente se pretende incoar contra nuestro rector Carlos Ossa Escobar, quien fue elegido democráticamente y defiende un modelo de universidad pública viable y necesaria, proceso con el que se busca tender una cortina de humo en relación con los nuevos escandalosos hechos de la parapolítica, donde los Rito Alejo del Río y otros generales y ex generales están siendo llamados por la Fiscalía o por la Corte Suprema de Justicia a responder por sus crímenes de Estado. La Corte Suprema de Justicia también está ad portas de llamar al ex fiscal Luis Camilo Osorio a responder por sus acciones y omisiones al servicio de la parapolítica.

 

Exigimos se abra un espacio en el Congreso para la participación de los estudiantes en los debates sobre la educación, la salud, y la dignidad de las minorías. 

 

Los abajo firmantes respaldamos lo arriba expuesto y solicitamos que se repare el buen nombre que siempre ha tenido la academia en la Universidad Distrital.

 

FEU  
MODEP  
ACEU  
OCE

(Siguen firmas de estudiantes)  

 

ADENDA:

 

Y COMENZÓ LA CACERÍA DE BRUJAS: el viernes 12 de septiembre, una asamblea de profesores y estudiantes de la Lic. en Educación Artística (Fac. de Ciencias y Educación), fue filmada y grabada con teléfonos celulares por 4 personas, quién sabe de qué procedencia y quién sabe con qué propósitos, quienes al ser abordados por algunos profesores y estudiantes salieron corriendo y pasaron raudos por la portería de acceso a la Macarena A. sin que fuera impedida su salida de la universidad por los celadores (ni su anterior entrada). En guarda de su seguridad los profesores y estudiantes prefirieron dejarlos huir.

 

¿Las clases también comenzarán a ser grabadas y filmadas?

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com