Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

NADIE RESPONDE POR LAS OBRAS DE TRANSMILENIO EN SOACHA

Por: El Macarenazoo.
Fecha de publicación: 12 de febrero de 2016.

En la imagen, de izquierda a derecha: Alexandra Rojas, gerente de Transmilenio; Eleázar González, alcalde de Soacha; Jorge Rey, gobernador de Cundinamarca; Enrique Peñalosa, alcalde de Bogotá. Nadie responde...

Los problemas de movilidad entre Soacha y Bogotá continuarán, pese a las insistencias y reclamos ciudadanos del sur de la capital del país y el municipio cundinamarqués. En la mañana de hoy, el cierre por obras de la Estación León XIII colmó la paciencia de los usuarios de Transmilenio, quienes se han visto perjudicados por la demoras en la construcción de las Fases II y III del sistema allí. La protesta ciudadana fue aplacada con violencia por parte del Escuadrón Movil Antidisturbios (ESMAD), quienes hirieron y detuvieron a cerca de 60 ciudadanos, entre ellos uno que aparentemente habría perdido el pulgar de una de sus manos al ser atacado por los uniformados.


El alcalde de Soacha Eleázar González en una rueda de prensa esta mañana, acompañado por la Policía, manifestó que sería "reiterativo con Transmilenio para mejorar el servicio de transporte a los soachunos", y seguidamente expresó que su administración le solicita al Distrito capital y a la empresa Transmilenio el aumento de la frecuencia de articulados, servicio de alimentadores para todo el municipio, y las obras de las Fases II y III allí. Sin embargo, la Alcaldía de Bogotá mediante un comunicado aseguró que los trabajos "son responsabilidad del gobierno nacional, departamental y de ese municipio".

Por su parte, la gerente de Transmilenio, Alexandra Rojas, se zafó de su responsabilidad diciendo que no podrá cumplir las exprectativas del alcalde porque no dispondrá de más articulados, ni tampoco alimentadores y mucho menos la construcción de las obras restantes, ya que no tiene los suficientes recursos financieros y jurídicos, pues asegura que esa es función del municipio y no de la entidad que preside. La funcionaria dijo, respecto de los daños causados al sistema esta semana y falsamente atribuidos a la ciudadanía, que los recursos disminuyen "para mejorar el servicio", pues "ese dinero debe ser destinado para arreglar los daños ocasionados." Las palabras recuerdan el trino del alcalde Enrique Peñalosa, que con ocasión de las protestas ciudadanas de hace un par de días en Kennedy, dijo impulsivamente que para arreglar daños al sistema, como vidrios rotos, le descontaría recursos a programas de salud y educación de la capital.

Por la situación generada esta mañana en Soacha, el gobernador de Cundinamarca Jorge Rey, de la misma ala política del mandatario de la capital, realizó un consejo extarordinario de seguridad. Pero al cierre de este artículo aún no se había pronunciado sobre la responsabilidad del departamento en la falta de ejecución de las obras que beneficiarían a la senda población de ese sector.

Hay que recordar que el alcalde de la capital ha subestimado las previsiones y estudios de las administraciones anteriores de la capital tendientes a solucionar los problemas de movilidad con los municipios vecinos y en la ciudad. Desechó los estudios del metro, gran avance de la administración de Gustavo Petro; y despotricó de los trenes ligeros, tildandolos de "juguetes muy costosos", con el fin de no realizar el tren de cercanías, principalmente con la sabana de Bogotá. Para Peñalosa, la única solución viable es ahondar en el problema estructural de Transmilenio e instalarlo en la Avenida Ciudad de Cali, Boyacá y carrera séptima; así como la destrucción medioambiental con la construcción de la ALO (Avenidad Longitudinal de Occidente).

Por ahora, y pese a los reclamos ciudadanos, y la violencia estatal ejercida contra los manifestantes, ni la gobernación, ni la Alcaldía de Soacha, ni Bogotá, y mucho menos el consorcio privado de Transmilenio piensan ceder los 455 mil millones de pesos que costaría terminar las obras, y dejar en funcionamiento efectivo un sistema que hoy anda en caminando apenas en un 40%. Es obvio, pues, que las protestas son legítimas y continuarán... Esperamos que los primeros anuncios oficiales cuando ocurra esto, no sea el envío del ESMAD sino de soluciones y responsables reales por parte de la institucionalidad encaminadas a aminorar las causas del legítimo descontento social.
 

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com