Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CAMINO DE BICICLETA 5


Camino de Bicicleta
Quinto recorrido. Expedición independencia.


(No me pregunten cuántos kilómetros tiene Indira porque desde el viaje a Anapoima perdí la cuenta, se ha varado porque me la vendieron nueva pero es bastante vieja. Necesitaba ser usada y sí que se han recorrido caminos. Britalia, El Carvajal, El Tintál, Campo Hermoso, Llano Grande, El Amparo, Abastos, la Plaza de las Flores, la ruta por Las Américas, por la Primero de Mayo (Día del trabajo y no del PDA para hacer campaña). Pero ya está, ella sigue su camino, así la policía la persiga)



A Penélope en nuestro aniversario.
A Jimi, en sus odios solitarios.
A Tito, en su cumpleaños.
A Leo, en sus despedidas.
A Martha, en sus tristezas que se convierten en esperanza.
A Rubén, el maestro que vive en mí.
A Jaime Garzón, porque soñó un mundo para vivos.
Y a Flaubert, ¿por qué no?



345 muertos en la franja de Gaza. Ha sido difícil escribir otro camino, no son diarios, son caminos, Tito. Han sido tantos momentos vividos en Indira. En Colombia parece que no pasa lo mismo si uno ve los medios. Hace un año se estaba hablando de que las FARC iban a entregar unilateralmente secuestrados. Hoy se habla de lo mismo. Los bombardeos aéreos continúan y los terroristas siguen siendo los palestinos. Los israelitas persiguen al movimiento islamista de Hamas, así como aquí encuentran a quién perseguir; antes perseguían a los indígenas, cuando extinguieron a los que se resistieron comenzaron a perseguir a los criollos, luego fueron a los criollos de un color, después a los del otro, luego fueron a los de tierra parcelada, luego a los de fuego, hoy en día a los de armas y cómo los de armas, están bajo fuego, volvamos a retomar los del espíritu de la madre, los que quedaron resignados a escuchar las promesas de los blancos, pero que ya se cansaron de tanta palabrería. El espíritu de la tierra los toma de nuevo y es hora de que la defendamos todos, porque siempre han perseguido a los de abajo con distintos nombres.



Vivimos perseguidos si nos resistimos, el sistema considera que somos un error porque el sistema es ex_CLAVO del trabajo. Pero no de la minga, del trabajo que constituye el sistema burócrata. Llevo días deleitándome con la destrucción del sistema entre letras y sembrando. El efusivo abrazo de Lizcano con quienes los recibieron, y nada de los muertos por las bombas israelíes como nada de los niños ahogados por el glifosato y mucho menos de los ahogados por el agua. Ahora escucho Flaca de Andrés Calamaro, tengo que reconocer que es más por los recuerdos que por el tema en sí mismo.



Es difícil escribir estos caminos por dos razones:

1. La velocidad de los sucesos.
2. La incapacidad para contenerlos en palabras (es todo un camino hacia la literatura). Por eso es que la literatura es universal, porque tiene la capacidad de destruir el espacio y el tiempo en formas lingüísticas (ah, a eso también se le conoce como clásico).



El tiempo me lleva a este final de año gregoriano, el año en el que estamos es decadente e inexacto que decirle justo, es tan inadecuado como todo esto. Flaubert decía que quería componer una novela que fuera como un libro enciclopédico, es decir, que lo tuviera todo. Claro, Flaubert comenzó a sentirse impresionado por la vida que no es una suma de especialidades (como en la academia), es una vida integral y total en sí misma, un aprendizaje para la vida. Llegó al noveno tomo, creo, y era planificado como para veinte y quizás mi dato sea inexacto como estos caminos de bicicleta. Escucho a Bobby Cruz, no sé por qué sólo se recuerda a Richie Ray, cuando la voz de Bobby y la de la Vimari qué tal ¿ah?



La noticia de la farándula es que se alquilan niños para la mendicidad. Sin entrar a describir el fondo del problema. Hoy estamos en la diagramación de Sumando Voces y aún el amigo Kardos (artecalle) me dice que debemos suprimir texto para darle mayor lugar a las imágenes. En ese recorrido me he dado cuenta que el documento ha tratado de darle explicación a los problemas. O sea, que hemos tratado de no ser tan mediocres como los especiales periodísticos, el problema no es que alquilen los niños, lo cual no quiere decir que eso no sea grave, lo preocupante es la situación de miseria en que ha metido el sistema capitalista a quienes alquilan los niños haciéndoles creer que la plata está por encima del ser humano. Cuando llegamos a eso encontramos respuesta a todo.



Por ejemplo, hay gente que cree en el Culebrero porque piensa que lo suyo está bien, pero no se detiene a pensar que para que su pequeño mundito de parcelas y sus carreteras estén más seguras se tiene que asesinar a miles de colombianos  cerca de 1.200 registrados (falsos positivos en el 2008 que termina) y si a eso sumamos los de la UP que ni siquiera fueron escuchados y a los otros, todos los que han sido exterminados bajo los imperios de occidente y de oriente. El número es inconmensurable y no es selección natural, a menos que digamos que es natural ser tan imbéciles para creer que no podemos compartirlo todo. Sin contar el dato de los cerca de 5 millones de colombianos que han tenido que desplazar para sembrar el afán de la plusvalía en Colombia, eso es Pasión por Colombia, Colombia es Pasión, como dicen los hijos del Culebrero para vender artesanías que pagan a un diez por ciento del valor total a los artesanos, qué importa que hayan invertido en DMG, ya nos han robado.



Mi mesa contiene los siguientes elementos: un bon bon bum de fresa, unas pastillas Noraver (para la imposibilidad de hablar por el dolor), un vaso de aguadepanela, un rollo de papel higiénico, una matera de semillas salvajes y volátiles. Al frente un sobre de cartuchos de Pielroja, otro vaso con vino tinto, un encendedor, una caja de vino el tinto y más allá el Pielroja consumiéndose (no importa el lado, unos dicen que es mejor que el indio muera quemado que pisoteado, otros dicen que quemar el indio es quemar el espíritu de la tierra, de cualquier lado es sólo una impresión en un papel, la sangre india va por dentro y mi abuelo me decía: indio tunebo cuando me veía mechudo a los siete años) en un plato pequeño, lleno de cenizas: pepas de mandarina y semillas salvajes. Nunca he sido tan rico y feliz como en estos tiempos, infortunadamente todos no tenemos como mínimo eso, pudiéndolo tener: http://www.zeitgeistmovie.com/

Soy perfectamente feliz aunque esté reportado en lista ultra roja por Datacrédito, no hay nada como ronronear las letras y atraparlas en palabras y vivir, por supuesto.




Hay momentos duros, pero siempre los habrá, sin embargo la satisfacción del deber cumplido, a pesar de que todo sea más duro, lo hace a uno convertirse en otra cosa. Algo más salvaje pero más fuerte y más técnico porque se aprende de otros salvajes y no de tecnicismos estúpidos que no sirven para la vida como los de las escuelas. Esa fuerza fue la que debió sentir Jaime Garzón en vísperas de su asesinato y por eso a pesar de todas las advertencias, y del miedo humano a lo desconocido, o quizás cuidando la vida de los escoltas o cuidándose de ellos se enfrentó sólo a su cita con la muerte a causa de los paramilitares, quizás porque fue uno de los mayores profetas de las masacres, mentiras y falsos positivos de ayer y de hoy. Básicamente lo mataron porque a ellos no les convenía alguien que pensara en la paz en tiempos de guerra como los que ha traído el Culebrero.



Hablando del mismo, se me viene a la memoria una suerte de cables cruzados. Resulta que en algún momento tuve la intención de escribir una novela que se llamara Apocalipsis gracias a una interpretación que se hacía del último libro del Nuevo Testamento comparándolo con lo que pasaba en la época del imperio Romano en tiempos de Nerón, es decir, Nerón era la bestia. Pues bien, me parece que vivimos en tiempos de bestias y por eso no sé si creerle a los interpretes de History Channel. En este mismo momento por ejemplo están transmitiendo un programa sobre Nostradamus. Dicen ellos: "El primer anticristo, Napoleón, el segundo, Hitler, el tercero, debe ser un árabe (según ellos) Osama Bin Laden," ¡Piiiii! NO, si fuera así el Culebrero es peor, y al que le tiraron el zapato es mucho peor, así que andamos entre bestias. Y por eso tampoco sé si creerle a Nostradamus y mucho menos cuando me entero por Michael Moore, entre otros, que es posible que las Torres Gemelas las haya tumbado el mismo gobierno norteamericano y por eso fue más fácil coger y asesinar a Sadam (quien tenía a la mayoría de un pueblo cuidándolo) que a Bin Laden, amigo de Bush (padre e hijo) en otras épocas.



Pero el tiempo, esa maravilla occidental que puso la historia para capitalizar recuerdos, antes que la vida de las plantas, la historia masacrando con cada segundo a los pobres que se resisten, a los falsos positivos de este año, tiene que terminar, se acerca el final de los tiempos, de todos: la revolución, la vida sin calendario, sin abecedario, sin memoria, la vida dentro de nosotros a cada instante como el río de Heráclito, el agua fluye por el mismo cauce pero no es igual el agua que camina.



Ando en Indira porque no sé cómo se puede parar en tantos lugares y conocer tantas cosas. Ser independiente al ritmo de mis pedales y lo que me queda de coherencia y de conciencia cuando llevo más de una amarga encima. Ah, y la velocidad de los sucesos:



1.1. Fuimos con Indira hasta Anapoima. Creo que hacemos parte de la Expedición Independencia (de la que tanto promueve Leo) con un viaje que duró ocho horas y diecisiete minutos en compañía de Sergio Vargas (el artesano de palabras mediáticas), Edwin (el que siembra en cualquier lado), Alexis (el guerrero que lo repara todo y sigue combatiendo), el veloz y yo. Básicamente fuimos a hacer lo mismo que hacemos en la Tingua Azul pero en tierra caliente. Se sembraron semillas de aguacate, de lulo, de guayaba, de pepino, de guiso (como dicen en Corabastos), de café. También se abrió un pequeño pozo moviendo piedras, en un cauce desahuciado por pañales desechables. Celebramos allí el día de las velitas en compañía de una hoguera natural metidos dentro del monte. No faltaron las luces de pólvora que recuerdan la navidad con los amigos preocupados por dónde esconder el trueno del fuego para sorprender.



1.2. Tuvimos tres mingas en este mes pasado en Techotiva. Todas mingas maravillosas, no tan grandes como las de los hermanos mayores. Pero significativas teniendo en cuenta que la mayoría de los agentes hemos sido criados en la selva de cemento.



1.2.1. La primera fue en el parque de Las Margaritas. El problema es que en este sector hay como tres lugares que se llaman Las Margaritas, uno es en el lugar de los hechos; otro es en un barrio de Bosa cerca del Porvenir y el último es el conjunto encerrado donde vivo. Por eso fue que algunos comensales se perdieron, superando eso y el incumplimiento de quienes debían prestar el sonido para que tocaran cerca de ocho bandas. Todo fue grato, estuvimos entre hermanos, acompañados por el movimiento de Víctimas del Estado. Yo dí mi último adiós a Calipso allí, semanas anteriores dí los otros. Indira se averió trayendo la chicha pero después la fuimos a reparar con Cuxumbo y volvió a fluir.

1.2.2. La segunda fue en el CADE de Patio Bonito. Indira se prestó para traer la carne después de haber sido secuestrada por Jaime, el bajista tiranicídico que se la llevó en fuga de luna de miel al finalizar el concierto de metal el sábado anterior. Yo salí feliz con Penélope después de haber sentido la rapidez de la batería de Ángelo. Con el sembrador nos reunimos el sábado de la minga a recoger comida de Corabastos que nos sirvió para que la Minga Urbana Techotiva, pudiera alimentarse a sí misma juntando a los punkies que venían invitados por Radiomiseria, A Media Cuadra, Sumando Voces, entre otros. Todo nos lo dieron, no sacamos un solo papel tirria del sistema capitalista, abrimos la boca y los hermanos de Corabastos nos lo dieron todo.



1.2.3. La tercera fue a hoy, anteayer. La de la Tingua Azul. Cada vez se aprende más y mejor. Maravilloso verse de nuevo, nuestra familia de la Tingua Azul, un pajarito que estamos esperando. Por él sembramos, despejamos el claro,  abonamos, hacemos fuego, cocinamos, aprendemos de todo, sobretodo a compartir y estamos aquí cada fin de mes, en las inmediaciones del río Tunjuelito, en la esquina de Timiza, en Techotiva un grupo de hermanos separados por el sistema se reúne a vivir.



1.3. Terminamos de editar Sumando Voces; el impulso que A Media Cuadra nos dio demostrándonos que sacar un número era más cuestión de decisión que de actitud burocrática, fue fundamental. Creo que hemos podido sumar algunas voces que han aprendido y estoy más feliz aún por eso. Y por eso no siento envidia primo, porque la felicidad no está en el dinero, está en lo que podemos hacer con él. Por eso si lo repartimos, somos más felices. Allí radica el hecho de que no es necesario trabajar dentro del sistema capitalista como un titular más para después darle dinero a los desfavorecidos, podemos dar de la fuerza de trabajo que tenemos ya, sin necesidad de pisotear a otros en el camino para tener lo que supuestamente les vamos a dar.



La sociedad cambió significativamente desde la especialización del trabajo y desde el cambio del matriarcado al patriarcado. A mí el daño me lo hizo la especialización en la culebrería. Vivo de eso, soy tan Culebrero como el presidente. Por suerte, el suffle ha llegado a Penélope, como yo en todos los largos recorridos. En la voz de Draco Rosa se pueden sintetizar muchas sensaciones porque los sentimientos no existen, todo se resume en el amor, que es darse al otro como si fuera a sí mismo y uno no se pide nada a cambio.

Gianni

Martes 3:49 AM del 30 de diciembre de 2008.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com