Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

EL CUESTIONADO CONCEJAL ACOSTA DE NUEVO DICE QUE LA INSEGURIDAD ES CULPA DE PETRO

Por: El Macarenazoo.
Fecha de publicación: 11 de marzo de 2016.

http://www.lafm.com.co/sites/default/files/imagecache/450x300/imagenes/concejalparaco_1313692635.jpg
El jefe paramilitar Felix Bata, Alias "Tolima" (izquierda), junto al concejal Julio César Acosta, de Cambio Radical. Foto: Archivo.

El concejal de Cambio Radical Julio César Acosta realizó una denuncia alrededor de la inmovilidad del parque automotor de la Policía Nacional. Sin embargo, su tema central no fue per se la inoperancia de motos y patrullas, sino, como ha sido la usanza de los cabildantes y principalmente del oligopolio, echar culpas a ciegas a la anterior administración. Según Acosta, “Petro dejó en jaque la seguridad de Bogotá.” Problemas tan pírricos, como no tener “un sitio para hacer revisión técnico mecánica”, hasta fugas de aceite son enumeradas por el concejal a través de un comunicado de prensa de dos páginas. Pese a que la actual administración es la que tiene la potestad de poner a circular las motos y patrullas que enumera el cabildante, éste asegura a lo largo del comunicado que todo es culpa de Petro: “es claro que esto son problemas heredados de la anterior administración, producto de una pésima contratación que dejó el mantenimiento amarrado”, dice. Y también afirma que “la administración de Gustavo Petro no se preocupó por renovar el parque automotor.” Finalmente, asegura que por tal motivo es “urgente y necesario” la creación de la Secretaría de Seguridad.


Curiosamente la manía de achacar los problemas de la actual administración a los balances gerenciales de la anterior, es propiciada por personajes, que como el concejal tienen pésimos antecedentes judiciales. Acosta en específico tiene responsabilidades con el cartel de la corrupción, denominado mediáticamente como el carrusel de la contratación; y tiene fuertes nexos con grupos paramilitares. Julio César Acosta no es ninguna perita en dulce; es hijo del ex gobernador de Arauca Julio Acosta Bernal, procesado penalmente por sus relaciones con grupos paramilitares en ese departamento, y en específico con Alias “Tolima”, Félix Bata, jefe paramilitar encargado por orden del gobernador de asesinar – lista en mano – a sus opositores políticos. Gina Parody en 2011 reveló una foto en donde el concejal aparecía en una reunión con el paramilitar. También se asegura que tuvo relaciones con el jefe paramilitar Alias “Mellizo.” El punto es que el concejal Acosta fue apoyado política y económicamente directamente desde un principio por su padre; y más desde el partido con más parapolíticos encarcelados como lo es Cambio Radical.

Ya como concejal en poder, Acosta había sido uno de los principales miembros del cartel de la corrupción en Bogotá. La Fiscalía, pues, adelanta el proceso penal por el carrusel de los contratos contra Acosta. Según lo había dicho hace un año la
Revista Semana, el ente acusador adelante una investigación contra Acosta por “presunta adquisición de bienes con dineros no justificados.” Precisamente producto de las pesquisas judiciales, Acosta fue uno de los concejales a los que a finales del 2014 les embargaron inmuebles y cuentas bancarias por su complicidad con los contratos irregulares en el Distrito. Decía El Espectador ese año que Acosta había “sido señalado por irregulares manejos de contratos en la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, ya que la hipótesis de las autoridades es que en la entidad se repartían contratos a dedo que no superaban los $500 millones.” Justamente una de las propiedades que le fueron embargadas al cabildante estaba ubicada en el departamento de Arauca. Pero no sólo a él la Fiscalía le sustrajo los bienes, sino a su esposa, que habría actuado como testaferra de los irregulares negocios de su marido.


Finalmente, el comunicado del concejal, según el cual la culpa de la supuesta inseguridad es de Gustavo Petro, sólo encuentra la razón lógica en el último párrafo de su diatriba: urge la creación de la
Secretaría de Seguridad. Curiosamente los concejales en la pasada administración, incluyéndose, no apoyaron el proyecto de Acuerdo No. 1111 de 2012, postulado por Petro, que creaba literalmente la misma Secretaría de Seguridad. Y no cualquier dependencia, sino la misma que propone Peñalosa. Según El Diario Bogotano, el proyecto del actual alcalde es por decir lo menos un vil plagio de la propuesta de Petro, en donde se detectan siete propuestas “exactamente iguales”; tres, “tienen el mismo objetivo y propósito pero están escritas de manera diferente”; tres, “son en su gran parte iguales pero tienen términos o funciones específicas removidos o adicionados”; y sólo dos serían propuestas nuevas, una de las cuales tendería a acrecentar la militarización de la sociedad. ¿Por qué, los concejales no apoyaron el proyecto de Petro y sí lo harán con el de Peñalosa, siendo básicamente el mismo?


Cuando el concejal dice que todo es culpa de Petro, se le olvida que los carruseles de la contratación que fueron auspiciados por Cambio Radical (con gobernador de Cundinamarca incluido, y hoy purgando pena), tienen una gran dosis de responsabilidad en los contratos amañados que denuncia. Al concejal le molesta más la pajita en el ojo del ex alcalde que las barras de acero y fusiles de paramilitares en sus propias mejillas y genes.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com