Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CARTA ABIERTA A EMILIO CASALLAS

Por: Helen Montoya.
Fecha de publicación: 27 de junio de 2017.

https://i.ytimg.com/vi/9ksLv1gWLjY/maxresdefault.jpg
El alcalde Emilio Casallas. Imagen tomada de youtube de Martín Cartagena.

Yo, como habitante del municipio de Mosquera y votante activa, me veo en la necesidad de manifestarle a través de esta carta al alcalde Emilio Casallas, hoy en día en detención domiciliaria, que la ausencia de él en su cargo ha empeorado la situación de gobernabilidad del territorio. Por tal motivo le quiero pedir de la manera más cordial que renuncie a su cargo, el cual el 25 de octubre de 2015, de manera abrumadora 25.000 personas respaldamos en las urnas. Yo no sabía de sus presuntas (y desafortunadas) falsificaciones; sé de las mentiras de los políticos, y de los ladrones de cuello blanco; pero acá, con Jorge Rey, actual gobernador, nos presentaron una alternativa real de cambio para nuestra querida Mosquera. Yo creí en usted, por joven, por tener experiencia, por su don de palabra, pero por supuesto no podría volver a creerle si se le acusa de mentir en su propia hoja de vida.

Claro, cuando manifesté mi intención de escribirle esta carta me dijeron que no se le podía condenar previamente y acusar de ser mentiroso, o delincuente en el peor de los casos. Y sí tienen razón mis amigos y allegados. No lo puedo acusar a usted, cuando la justicia aún no ha dictado un fallo en su contra. Sin embargo, como su votante y habitante de Mosquera, sí le puedo pedir y exigir su renuncia, para que no deje en el ostracismo la Alcaldía que ocupó más de un año. Creo que muchos mosquerunos y mosquerunas quedaron en el limbo con su entrega a la Fiscalía, “¿y ahora quién es el alcalde?” fue la pregunta de hace tres meses, y que hoy nos seguimos haciendo. Más confundidos quedamos cuando nos llega un periódico de la Alcaldía diciéndonos que usted es el alcalde, pero que hay otro encargado… ¿Por cuánto tiempo? Esa dilación de un proceso judicial, desde la comodidad de su hogar, no sólo deja en el limbo lo que piensan los habitantes de Mosquera sobre su alcalde, sino la propia gobernanza de un territorio: ¿qué secretario, por ejemplo, le obedece a un alcalde que en la calle, vox populi, se le considera estar en una “casa por cárcel”? ¿Qué funcionario raso, o por prestación de servicios hace lo propio? Creo que urge la figura de carácter y autoridad moral en Mosquera.

No dudo de usted, y de corazón espero que ojalá se le declare inocente. Sin embargo, llevamos mucho tiempo en incertidumbre, y no se le conoce su voz desde hace semanas. Le pido, de la manera más encarecida que asuma su responsabilidad si hay lugar, o que lleve este proceso como un ciudadano seguro de obtener la libertad. Lleve su proceso como un ciudadano que goza de derechos ante la justicia, y no lo haga a costas de ser alcalde de una población, que lo empieza a desconocer. Su altura moral, su formación familiar, su ética, le deben hacer tomar la mejor decisión: renuncie, para que Mosquera siga su curso de progreso y bienestar; y podamos saber más pronto que tarde quién es el alcalde en propiedad.

Sé por los medios que los pícaros políticos siempre procuran que pase el tiempo para así ganar ante la Ley, lo que legitimamente no lograron hacer. No se parezca a ellos, señor alcalde. Si Dios quiere que usted sea quien mande en Mosquera, habrá otra oportunidad. Es agobiante hoy no tener con quién quejarse de los malos servicios en salud, en educación, infraestructura y sobretodo en seguridad: la criminalidad tiene con los pelos de punta a todo el mundo. Y acá, mientras tanto, no hay alcalde… Por respeto a la democracia, a la opinión pública, a un proceso judicial que le atañe a usted como persona particular, pero no a la Alcaldía Municipal, le pido que renuncie; y se lo dice alguien que votó por usted.

Convoco a que muchos que votamos también por Emilio le manifiesten sus sentimientos, pero creánme, yo, como muchos, quisiera salir a la palestra pública y defenderlo, pero no puedo, porque no sé la verdad (ni la Justicia lo sabe ahora); pero sí sé que usted no ha hecho nada en la administración municipal en los últimos meses, así que es por lo menos injusto que su nombre siga apareciendo en los boletines de la administración, con nuestra plata por demás decirlo. Para tener una buena administración pública se necesita a veces dar unos pasos de altura moral inigualables, eso espero de usted. Renuncie y sienta un precedente de altura. Muchas gracias.

 

 

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com