Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

UNION PATRIOTICA DE BASE LLAMA A VOTAR EN BLANCO

Por: Ricardo Pérez González, Juanita del Río y Gerardo Rodríguez.*
Fecha de publicación: 2 de junio de 2014.

Y pasado mañana alguien vendrá y dirá a unos pistoleros: "si dejáis de matar y nos dejáis vivir en paz, olvidaremos vuestros crímenes". Y lo votaremos en el Parlamento. La humanidad ha empleado demasiadas energías en frivolizar el sufrimiento como para aceptar fácilmente que ahora se le coloque en el centro de la escena. Demasiado bien sabían esos filósofos, teólogos, políticos y hombres de letras que la historia estaba empedrada de cadáveres, pero tenían que frivolizar su significado porque de lo contrario su concepto de verdad, de justicia o de bondad quedarían reducidos a su verdad, su justicia o su bondad.
(Reyes Mate: El lugar de las víctimas)


Ante los resultados electorales de la última contienda, en donde nuevamente las élites políticas que han manejado (destruído) este país durante toda su historia como república, y que hoy se disputan el cargo de presidente, para legitimarse recurren nuevamente al terror y al miedo para hacerle creer a los electores que la decisión de guerra o paz depende de que sufraguen por uno u otro, ambos verdugos de la sociedad colombiana.

Como militantes de Base de la Unión Patriótica patrimonio histórico de la humanidad y como recuperadores de su personería jurídica, nunca hemos estado de acuerdo que este símbolo de dignidad y lucha se negocie con el alto gobierno, y menos que se ferie en contiendas fraudulentas, perversas, acordadas, mentirosas y amañadas.

No nos sentimos representados por quienes dicen ser hoy los “dirigentes” upeístas, y menos nos sentimos reconocidos con la utilización de nuestra historia, nuestra identidad, nuestro dolor, nuestra rabia, y nuestra lucha, para que en nuestro nombre (Unión Patriótica) se desarrollen pactos de olvido en medio de coyunturas electoreras. Por lo tanto nosotros no respaldamos hoy ninguna candidatura, votaremos en blanco el próximo 15 de junio, porque es nuestro derecho y porque así dignificamos el nombre de nuestros muertos, masacrados, torturados, desaparecidos, exiliados, amenazados, criminalizados, desplazados, encarcelados, invisibilizados, enajenados, quienes jamás - estamos seguros - estuvieron dispuestos a entregar su propia vida, para hoy defender una candidatura de derecha, esa que nos ha sometido al genocidio durante los últimos 30 años.

Nuestra conciencia política nos impone como principio fundante, como imperativo ético, el no olvidar nuestra historia, el no negociar nuestra historia, el no pactar nuestra historia y por ende, el no votar por genocidas, mucho menos aduciendo que con ello contribuimos a la paz.

N
osotros somos muestra de paz, nacimos como concreción de paz, nos han tratado de eliminar quienes se han opuesto a la paz; por eso rechazamos rotundamente que hoy, se diga que nuestra existencia política y nuestro derecho a participar (nunca lo hemos dejado de hacer con y sin personería) depende de que nos adheramos a un candidato de derecha. No somos comodines de estrategias infames.

Exigimos respeto para nuestra historia. Rechazamos que nuestra identidad y acción política se ponga al servicio de nuestros verdugos.

En unidad y acción por la paz, como lo hicimos en nuestro 5° Congreso, realizado los días 13, 14 y 15 de septiembre de 2013, seguimos convocando a todas las bases, gremiales, populares y políticas a insistir, resistir y construir una nueva Colombia.

Ese "otro" cobra varios matices, la individualidad cuando se refiere al que ejecuta materialmente la acción del crimen genocida; la colectividad, cuando hace parte del grupo estatal o paraestatal que desarrolla la estrategia genocida, y Estatal cuando incita, permite, legitima y elude el crimen, máxime cuando lo hace bajo una política de Estado que vulnera la existencia integral de los upeístas y viola sus derechos y libertades consagradas en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos tales como: el derecho al reconocimiento a la personalidad jurídica, el derecho a la vida, el derecho a la integridad personal, el derecho a la libertad personal, el derecho a la libertad de asociación, los derechos políticos, el derecho a las garantías judiciales y a la protección judicial, pero, sobre todo, por que ética y humanamente traiciona su quehacer de protector y garante de sus súbditos. En relación con la Unión Patriótica, el Estado, como la categoría del "otro" se presenta en los términos de Lenín como ese instrumento que se desempeña como una maquina para mantener el dominio de una clase sobre otra.
Iván David Ortiz Palacios (2007)

¡Viva la unión patriótica!. ¡ Vive la Unión Patriótica!

Por nuestra historia, por nuestra dignidad, por nuestra lucha, por nuestra memoria política, no votaremos por los pistoleros, porque no hemos olvidado el crimen genocida cometido contra nosotros.


Por nuestros compañeros víctimas de genocidio político, no claudicaremos, no nos arrodillaremos, no nos acomodaremos


* En su orden: presidente UP, secretaria UP y presidente UJP.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com