Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

PROPUESTA DE CUOTA DE PAZ

PROPUESTA PARA EMPEZAR A PONER NUESTRA CUOTA DE PAZ EN ESTE PROCESO DE PAZ 
(Que lastimado y Todo... Aún respira)


Por: Alexandra Guacaneme.
Fecha de publicación: 8 de octubre de 2016. 

Resistencia civil contra acuerdo de paz con las FARC
Fotomontaje: Revista Semana.

Es la primera vez que hago esto. Me encantaría lo leyera porque luego de estos días salidos de un libro de ciencia ficción, de leer muchas columnas y ver que muchos pensamos lo mismo o que no entendemos ¡que carajos está pasando! Veo con desconcierto pero con gran convicción que el señor Uribe es un desquiciado, un caso patológico de narcicismo que está acabando con nuestra nación (Tal como salió en esta columna).

Seguimos además perplejos y sin entender por qué la mayoría de sitios que han vivido la violencia fueron los sitios donde el Sí gano considerablemente. O de ver que nos politizaron la paz condenándola al fracaso antes del plebiscito, poniéndole apellidos, rostros y colores para que algunos sembraran su propia esperanza de seguir en el poder, usando una guerra de egos donde 45 millones de colombianos quedamos en medio… Colombianos indiferentes, del ”Sí”, del “No” , manipulados o no, todos hartos de esta maldita violencia que permea todo el país, ¡Sí, así lo leyó bien! Porque déjeme decirle que la ciudad es muy violenta (por algo algunos le dicen la “jungla de cemento”), ¿o cree que es muy lindo ir pensando que lo van a robar, que lo van a matar si saca el celular y un sinfín de cosas más que no pasa fuera de las grandes ciudades? Sin embargo, allá en el campo y en la selva se vive una guerra más cruda, donde la masacre, la bala y el miedo ha estado por más de medio siglo y se respira de instante en instante. La violencia está permeada en todo el país en distintos matices y tonos, o con distintas naturaleza.

El estrés de la violencia nos mata, mata nuestros campesinos, indígenas, afros, mulatos, mestizos… todos Colombianos que no conocemos otra cosa más allá de la violencia, porque ni nuestros abuelos de 90 años se libran de ella, pero vivieron un poco de la otra Colombia… Una Colombia que nosotros no conocemos... ¿Por qué no hacer de Colombia un verdadero paraíso? ¿Por qué no vivir tranquilos?… Claro, es un camino difícil, nos quedarán secuelas y cicatrices pero nos sanaremos… No sabemos cuándo, pero es hora de empezar a sanar, sanar juntos desde la casa (desde el perro hasta el primo), el vecino, el otro pasajero de bus, el que va a pie, el del carro, bici, caballo, mula… ¡La paz con todos carajo!

Ya no mandemos más odio a este señor Uribe, que si el odio es fuerte el amor es mucho más fuerte como dice la canción de tango feroz. Y a esos dos también se les alimenta, así que eso les propongo: “Dejémoslo de alimentar” ¿Cómo? No odiemos a Uribe, ni a fieles del Centro Democrático (que hacen más absurdo todo este circo que montó éste, porque de democracia no tiene pero ni cinco)…

Por mi parte hoy no merece tanta importancia, son cinco días celebrándole la victoria y viviendo en su propio “The Uribe’s show” (sí, nos hizo mucho daño…. a todos). ¡Pero basta! No aguanto más de su cinismo y absurdo, tratándonos como imbéciles a millones con sus novedosas “propuestas”, esas que ya estaban en el acuerdo. o su estrategia barata del No. Porque manipulados o no, lamentablemente: ¡Ya qué! Nos toca solucionar esta vuelta, y mientras saber si vamos a volver a votar o qué pasa con los acuerdos. Vuelvo a proponerles que le quitemos tanta atención y lo tratemos no como merece, sino por lo que es: un senador más, no como el expresidente porque de esa silla ya le tocó bajarse hace rato, así que ¡Supérelo Viejo! (y no soy santista, le puedo llegar a admirar su entrega al proceso pero pa’ mi también es un ególatra Don falsos positivos). ¡Lo importante aquí, evidentemente, son otras cosas!

 


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com