Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CESAR LAS HOSTILIDADES EN FUNZA EN TODOS LOS MEDIOS ES UNA MUESTRA DE VOLUNTAD DE QUE LOS FUNCIONARIOS PUBLICOS DESEAN Y HACEN LAS COSAS BIEN

Por: El Libelo.*
Fecha de publicación: 23 de enero de 2013


http://sphotos-d.ak.fbcdn.net/hphotos-ak-prn1/c0.0.640.305.95492289442/p843x403/14854_197924977019231_1801379393_n.jpg
El alcalde de Funza, Jorge Machuca, quien dirige un espacio radial en donde se denigra del papel de la opsosición política del municipio. Foto: Archivo.

Ignorancia y propaganda negra pulula por parte de la administración de Funza contra los críticos y veedores del ejercicio público. En los programas institucionales en radio, televisión y prensa, y en los espacios públicos de debate, como en la reciente rendición de cuentas, no falta comentario oficial contra el papel de la oposición política del municipio; así como la creciente y preocupante desinformación sobre el tema.

En el noticiero radial institucional de la Alcaldía Funza Avanza, dirigido por el alcalde Jorge Machuca, el periodista Jairo Veloza señaló este lunes 21 de enero (subrayados nuestros): “La seguridad es un tema muy álgido en nuestro municipio pero ha sido como el caballito de batalla de muchas personas, de muchos opositores, de mucha gente que no está de acuerdo con las buenas cosas que hace la administración, entonces todo lo toman por el lado de la inseguridad (...)” Las palabras que se sintonizan con la del periodista que lo acompaña en cabina, Fernando Araque, según el cual sólo hay cuatro o cinco personas en el municipio (¡!) que no están de acuerdo con la administración, se suman a la labor desinformativa que realiza el espacio institucional en tres días de la semana en la emisora comunitaria.

Grabación:


Las palabras del primer periodista son sesgadas en relación a lo que significa ser parte de la oposición política y ejercer la labor ciudadana de control político; según Veloza ser opositor es estar en contra de las supuestas “buenas cosas” que hace la administración; nada más descabellado y desproporcionado de la realidad, pues es avalado por la constitución nacional y la legislación sobre la materia que la oposición es un ejercicio veedor sobre la transparencia de las acciones adelantadas por los funcionarios públicos, y para lo cual se utilizan los mecanismos de participación como fórmulas del control legal y legítimo sobre los recursos, programas e ideas de un gobierno. Es decir, quien ejerce oposición lo hace de manera argumental, promoviendo la participación y deliberación ciudadana, basado en la ley, y no se caracteriza per se por oponerse supuestamente a labores positivas que ejecutan los funcionarios elegidos por el pueblo.

En cuanto a lo relacionado con el segundo periodista y presentador del espacio institucional es evidente que se acopla a un modelo de desprestigio a la oposición, que se basa en el menosprecio a la actividad de control político que se ejecuta; el formato se viene aplicando en redes sociales, lo azuza el mismo alcalde municipal en sus locuciones públicas, y consiste en invisibilizar las ofertas culturales no gubernamentales que se gestan, llevándolas al punto de la censura, y promoviendo el discurso de que quienes critican no hacen nada más que señalar, pero que supuestamente no hacen nada bueno en pro del desarrollo del municipio. Una astucia de la falsedad a todas luces, pues es sabido que quienes gestan otras opciones no gubernamentales en el ámbito cultural, pedagógico, político, medio ambiental, etc., son quienes son señalados como auspiciadores de desestabilizar a la administración... Y no son solamente cinco o cuatro personas, se cuentan decenas de organizaciones, y por ende veintenas de personas inconformes, una inconformidad que es a su vez propositiva, pues la crítica siempre trae consigo la propuesta, algunas de las cuales se han hecho saber en los pocos espacios de participación ciudadana que se han abierto en esta administración. Bastaría ver cuál sería la reacción de los funcionarios de la administración si la ciudadanía decidiera ejecutar otro mecánismo de participación ciudadana como la revocatoria de mandato (tema que ya se ha ventilado en las redes sociales) para hacer control político, y en cuya solicitud deberían haber por lo menos 6800 ciudadanos, y no sólo "cuatro o cinco bichos que hablan paja y que joden"...

¿Qué esperamos entonces quienes ejercemos como un derecho ciudadano, el ejercicio de la oposición? Esperamos que en los espacios institucionales se informe con certeza sobre los proyectos adelantados por la administración, hecho que se viene desarrollando a través del noticiero radial en mención, pero sin traer a colación comentarios, críticas y desinformación sin fundamentos que muy contrario a enaltecer la imagen de la administración, crean repulsión de la ciudadanía hacia los funcionarios públicos. Esperamos que sean conscientes y revisen que las configuraciones de privacidad de los perfiles en redes sociales de la administración – como el de Jorge Machuca, Funza con Machuca, Centro Cultural Bacatá, etc. – impiden que la ciudadanía comente, se entere, sepa, o se pueda unir, porque censuran los espacios virtuales de participación. Esperamos que la administración municipal llame a las organizaciones sociales, quienes no están involucradas actualmente en la ejecución de presupuestos públicos participativos, para ejecutar proyectos que contribuyan al bienestar de la población, siendo seleccionados por meritocracia, licitaciones abiertas y transparentes, apoyos concertados, convocatorias públicas, etc. Cesar las hostilidades en todos los medios es una muestra de voluntad de que los funcionarios públicos desean y hacen las cosas bien.

Ser de oposición no significa atacar sin razón; cuando nosotros como medio de comunicación sustentamos alguna denuncia, se hace con certeza de los hechos, por información fidedigna de las fuentes, porque alertamos sobre la promulgación de algún delito o falta administrativa que pueda acaecer... Quizá sea por ello que la administración municipal sea la que desinforme, ataque, critique, censure, minimice e ignore a quienes controlamos cada paso de su accionar anti popular. Por supuesto, esperamos respeto y garantía de derechos a quienes hacen oposición, pues están expresados en la convención de la ONU sobre los DESC (Derechos Económicos, Sociales y Culturales), y así mismo exigimos que los organismos de control sean garantes del cumplimiento de los deberes de los funcionarios públicos y no tolerantes con las irregularidades propias de gobiernos que posan de democráticos, pero que ocultan la ignominia, el clientelismo y la corrupción por las cuales caminan sus puestos burocráticos. La satanización del ejercicio de la oposición es una estrategia que niega la transparencia de las políticas públicas.

* El Libelo es el medio de comunicación alternativo del municipio de Funza gestado por El Macarenazoo.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com