Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

AMPLIACION DE CONCESION FACATATIVA BOGOTA ES UN CIRCULO VICIOSO

Por: Guillermo Castro, Opinión.
Fecha de publicación: 17 de diciembre de 2014.


Estos son los ciudadanos que han protestado desde antaño contra el "muro de la infamia" en Tres Esquinas, Funza.  4 de junio de 2011.


Es un círculo vicioso el que legitima la existencia de politiqueros de todo estilo. Éstos existen porque son capaces de re hacer lo que han deshecho antaño, nunca avanzando en realidad, simplemente manejando a su antojo shows para el pueblo que servilmente los elige y a veces reelige; un séquito se seguidores sin memoria, que casi nunca se acuerdan de que los culpables de los males que hoy vienen a solucionar los “todopoderosos” fueron ingeniados por sus maquinarias de poder.


El ejemplo de Funza, Cundinamarca, es diciente en este aspecto. Para el día de hoy el vicepresidente Germán Vargas Lleras, estará anunciando con bombos y platillos (y medios de comunicación serviles a su alcance) la firma de un proyecto para mejorar las condiciones de la vía Bogotá – Facatativá, que desde hace 20 años maneja la Concesionaria CCFC S.A, ampliando las dádivas al operador privado. En especial para los habitantes del municipio de Funza es trascendental el anuncio toda vez que se promete, con grandilocuencia, un interconector de la vía en la entrada y salida de esta población, a la altura del sitio denominado como Tres Esquinas. Hoy el vicepresidente, pues, viene a anunciar que se firmará lo que hace 20 años, aproximadamente, ya se había acordado con la Concesión, tener una digna salida para los habitantes de este municipio; se retoma el círculo vicioso con una calca de lo que antaño produjo un revolcón ciudadano contra las políticas de privatización de la vía nacional.


En Tres Esquinas nunca se ha hecho una inversión en infraestructura que permita mejorar la movilidad del sector: un ronvoy, un paso elevado o deprimido, o por lo menos un semáforo. Ha sido tal ser la cenicienta del negocio multimillonario de la concesión, que en la administración del alcalde anterior Jorge Rey, de la misma ala política del vicepresidente, se permitió el cierre de este corredor, obligando así a los conductores que salían de Funza devolverse un kilometro a Mosquera para poder tomar la vía hacia Bogotá: un despróposito que ya llevan padeciendo los ciudadanos cuatro años. Sólo pocas personas y pocos líderes políticos salieron a la calle a protestar por este hecho propio de la República de Macondo: no se entendía cómo la mayor obra hecha allí hasta ese momento era colocar un “muro de la infamia” y obligar a toda persona desplazarse dos kilometros más para retornar al mismo sitio y proseguir su ruta hacia la capital. Dentro de estas personas que protestaron, nunca estuvieron los actuales regidores de esta Aracataca cundinamarquesa. El actual alcalde Jorge Machuca, que también se suma a los bombos y platillos de hoy, también de Cambio Radical, le anuncia a su rebaño que lo más importante al final de año para su administración es que Vargas Lleras firmará el acuerdo, por el cual supuestamente se ha peleado 20 años. En realidad fueron dos largas décadas de silencio cómplice de cada alcalde que pasaba, los mismos que crearon el dulce distractor de la rebaja en el costo del peaje para los habitantes afectados, y que como a un niño preferían dejárselo para no ocasionar una rabieta del pequeño y que éste no pidiera más de lo que le quisieran dar.

Hoy los protagonistas de que el acuerdo se firme no son los regidores municipales ni los acróbatas políticos, quienes como en el circo, dan vueltas y maromas en la misma rueda volante, llegando siempre al mismo lugar en el que empezaron, haciendo creer a los asistentes que el camino recorrido ha sido largo y sólo emprendido por ellos. Los que merecen el aplauso hoy son quienes han realizado los plantones en Tres Esquinas, y a quienes las administraciones locales les han enviado más policías que respaldos políticos; quienes con lluvia o sol han soportado las inclemencias de un muro de la infamia que con la firma del acuerdo seguirá existiendo hasta que dentro de 20 años de nuevo se vuelva a hacer un nuevo proyecto, y con pólvora, carro de bomberos, fiesta y parranda, se diga ese día que por fin “se va a recuperar la salida natural del municipio.”

 


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com