Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CORRUPCION A TODO DAR

Por: Heiner Gaitán Parra.
Fecha de publicación: 6 de julio de 2017.

http://blogs.eltiempo.com/politica-directa/wp-content/uploads/sites/367/2016/02/Matador.-El-Tiempo.-Corrupcio%CC%81n.png

La clase política le enseñó a su engendro el paramilitarismo que, a través de actividades ilegales como el narcotráfico, la persecución y desplazamiento sistemático a campesinos, se podían acumular rentas para sostener una forma concreta de Estado vinculada a la violencia ilegal.


Cuando el engendro paramilitar se creció para ganar autonomía de sus padres políticos, estos últimos sin ton ni son, les dieron el trato de mercenarios que merecían. Los sometieron bajo el engaño, y para que no dijeran la verdad de sus atrocidades los confinaron en las cárceles gringas.

Sin embargo, la clase política, beneficiada de toda la práctica ilegal del paramilitarismo, proveyó la receta más sofisticada de corrupción: hacer de cuanta ley, decreto o proyecto, un atractivo para todo tipo de delincuentes; usar las instituciones estatales para acumular riqueza vía contratación pública; organizar lo más podrido de la dirigencia en los puestos claves de la justicia y los organismos de control.

No es sólo el aparato, como producto y al servicio de la clase dominante comprometida en defender y respetar su institucionalidad, tal y como lo indican las teorías clásicas del Estado, sino la cooptación mafiosa por parte de la clase política.

No es que la clase política no haya sido corrupta, siempre lo fue. Sucede que asistimos a su profesionalización. Tan profesionales son que todos quieren robar, y por tanto los escándalos pululan. Las leyes y la estructura de Estado que ellos mismos han diseñado se les ha quedado corta.

No hay entidad, región o nivel de la función pública que no esté carcomida por la corrupción: la Policía, el Bienestar Familiar, el Banco Agrario, entre otros; los proyectos en infraestructura, la contratación en alimentos escolares, y todo el gasto e inversión pública; ya sea en una región periférica o en los lugares donde se concentra la población y la presencia gubernamental, ocupan los lugares mas sonados en temas de corrupción.

En definitiva, no es un asunto de manzanas podridas o un puñado de leyes mal hechas. Es que está haciendo metástasis esta forma de Estado que se administra corrupamente y se legítima a través de múltiples formas de violencia.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com