Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

EL HUEVO DE ORO DE LA MODIFICACION EXCEPCIONAL DEL POT DE FUNZA

Por: Carlos Julio Rodríguez.
Fecha de publicación: 4 de octubre de 2013.


20091213222141-clientelismo.gifLa administración municipal de Funza se prepara para presentar al Concejo su proyecto de modificación excepcional del Plan de Ordenamiento Territorial (POT); lo único que le falta a la propuesta es que el Ministerio de Medio Ambiente resuelva dos asuntos no concertados: la localización del cementerio municipal y el área definida para la disposición de escombros.

El POT de Funza se adoptó el 13 de septiembre del año 2000 mediante el Decreto 140. Desde entonces ha sufrido varios ajustes y modificaciones, que lo único que han hecho es colmar los apetitos económicos de los dueños de los terrenos a los cuales se les ha cambiado su uso, de rurales a industriales, de metro cuadrado barato a metro cuadrado millonario... Los municipios ejercen la función pública de ordenar su territorio con el fin de orientar su desarrollo, de regularizar su utilización, la transformación y la ocupación del espacio, para lo cual se valen de acciones urbanísticas. Es de señalar que las revisiones del POT están sometidas a los mismos procedimientos previstos para su aprobación, y deberán sustentarse en parámetros e indicadores de seguimiento relacionados: por cambios significativos en las previsiones sobre población urbana; en dinámicas de ajustes, en sus usos, o intensidad de los mismos; la necesidad o conveniencia de ejecutar proyectos de impacto en materia de transporte masivo, infraestructura, expansión de servicios públicos, o proyectos de renovación urbana; la ejecución de megaproyectos de carácter regional o metropolitano que generen impactos sobre el POT local; así como la evaluación de objetivos y metas del mismo.

Al tenor del Artículo 6 del Decreto 4002 de 2004, de manera excepcional se puede modificar en cualquier tiempo, y a iniciativa del alcalde, las normas urbanísticas de carácter estructural o general. Esto sin tener en cuenta los términos mínimos de vigencia, siempre que con ello se asegure la consecución de los objetivos y estrategias territoriales a mediano y largo plazo, definidas en el componente general y en el contenido urbano del POT.

Las justificaciones del municipio ante la Corporación Autonóma Regional (CAR) para hacer una modificación excepcional del POT son en resumen: revisar el proceso de expansión urbana, particularmente la autorización asignada en el POT actual que permitiría la utilización de áreas de humedales o de zonas de protección para usos urbanos; revisar el desarrollo de Funza tendiente a garantizar la prevalencia del suelo rural para la producción de alimentos, materias primas de origen agropecuario, y el desarrollo de agroindustria. La problemática del uso del suelo es potestad constitucional del municipio, pero, en materia ambiental, debe pasar por la CAR; en especial en lo referente a lo descrito en el Decreto 3600 de 2007, el cual pretende asegurar que el suelo rural productivo no sea destinado a usos industriales. La administración municipal ha reiterado que no modificará los objetivos, políticas y estrategias adoptadas en el POT vigente. El modelo contempla no perder la ruralidad y el propósito es fortalecer los procesos de desarrollo rural sostenible, mediante la generación de alternativas socioeconómicas, para el mejoramiento de la calidad de vida de la población funzana, a partir de la actividad agropecuaria y de servicios, complementando las estrategias para el cumplimiento de estos objetivos – sin modificarlos.

La CAR considera que en ningún caso las actividades industriales podrán autorizarse en suelos de alta capacidad agrológica, o en áreas o suelos protegidos; y que las tierras clasificadas agrológicamente como I, II y III son exclusivas para uso agropecuario. La Alcaldía, sorpresivamente, mediante la concertación con la CAR, propuso la creación de una zona industrial denominada El Coclí, de una extensión de más de 100 hectáreas, contradiciendo la cacareada tesis de que no iba a cambiar los propósitos, fines y estrategias del POT actual, es decir la agrópolis. El IGAC (Instituto Geográfico Agustín Codazzi, ente competente para calificar la capacidad agrológica de la tierra en Colombia) calificó el suelo de El Coclí como IV, el cual permite ser destinado a uso industrial.

Desde el momento en que la administración de Funza dio a conocer los propósitos de hacer una zona industrial en El Coclí muchos funzanos comenzaron a tener pesadillas, por ejemplo: aparecieron demonios de cuello blanco visitando los predios que van a volver industriales; prometieron aprobar el uso del suelo, cambiarlo de rural a industrial, y además gestionar licencias urbanísticas, así tuvieran que pecar gravemente. Además, como cosa curiosa, en muchos sitios de este paraíso de ensueño se hacían reuniones clandestinas con dueños de predios opcionados a cambiar su uso de suelo... Potenciales industriales, testaferros de toda calaña, interesados en ganar allí su salvación económica.

Como las pesadillas, igual que los sueños, se pueden convertir en realidad, desde esta trinchera proponemos y solicitamos al burgomaestre local:

- Abstenerse de presentar dentro de la modificación excepcional del POT la creación de la zona industrial El Coclí, porque va en contravía de destinar tierras agrológicas, que producen comida, a cubrirlas de cemento. Además porque el POT no ha sido discutido – con los actores que la ley prescribe – y sea el resultado democrático del querer del pueblo, y no de los intereses de un mandatario y 15 concejales.

- Solicitar a entes competentes y calificados la revisión del concepto rendido por el IGAC de calificar agrológicamente IV más de 100 hectáreas en la vereda El Coclí.

- Solicitar un concepto sobre el interrogante de si todo el terreno clasificado por el IGAC es agrológicamente IV, o si es heterogéneo y tiene otras calificaciones.

Resulta positivo el anuncio del gobierno nacional de crear una fuerza de tarea conjunta integrada por la UIAF (Unidad de Información y Análisis Financiero), la Policía Nacional y la Dirección Nacional de inteligencia, para combatir la corrupción, y dar casa a los delincuentes de cuello blanco. Veedurías, organismos de control, y en general todos los ciudadanos son los que deben denunciar, sin temor a quienes hagan exigencias de prebendas, por el cambio de uso de suelos a zona industrial, como en el pasado sucedió con el tema de la plusvalía... Ya es hora de que todos los habitantes del municipio de Funza despierten, y si es necesario salgan a las calles a repudiar la corrupción, la falta de representación política de parte de quienes nos representan, porque si no es así seguiremos teniendo el mando dedocrático de la clase politiquera del municipio... ¡Hay que neutralizar esta corriente perniciosa y destructiva que golpea el bolsillo de todos!

http://javierfierro.files.wordpress.com/2007/12/corrupcion.jpg?w=520


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com