Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

RETENCIÓN FASCISTA A UNIVERSITARIA.

Cerca de diez personas fueron capturadas por orden de Jorge Piedrahíta, fiscal destituido el pasado jueves, que tenía como prontuario haber solicitado también las bases de datos de varias universidades públicas, el SENA y la Universidad Libre; incluso tenía la costumbre de ir uniformado y armado a las inspecciones judiciales; hechos que acarrearon su retiro de la institución. Dentro de los capturados, que ya completan más de dos semanas presos en las mazmorras estatales, figuran varios universitarios dedicados por completo a la labor académica, científica e investigativa en sus respectivas áreas. Aprovechando el plantón de solidaridad en el Búnker de la Fiscalía el pasado 18 de noviembre, EL MACARENAZOO tomó el testimonio de Isabel Martínez, madre de Cristina Guzmán, de 30 años, madre soltera y estudiante de Cine y Televisión de la Universidad Nacional, una de las capturadas. Cristina ya había sido detenida y juzgada en el 2003 por el delito de rebelión, producto de la ayuda que prestó  a las FARC como instrumentadota quirúrgica, pero su pena por este hecho ya se había hecho efectiva. Isabel trabajó con la campaña del actual concejal Jaime Caicedo, lo cual la relacionó más hondamente con las estirpes políticas del Partido Comunista, y critica el hecho de que ninguna ONG de Derechos Humanos haya brindado solidaridad.

Entrevista: Linnmarti
Transcripción: Sergio Vargas.
También en
Audio.

 

Mi hija se llama Cristina Isabel Guzmán Martínez, estudiante de primer semestre de Cine y Televisión en la Universidad Nacional. Mi hija está siendo investigada porque ella ya tuvo el antecedente en 2003, ella fue capturada, juzgada y condenada por rebelión, pero ella ya pagó absolutamente toda su pena y recobró por ende todos sus derechos políticos, ahora está dedicada única y exclusivamente a su estudio de Cine y Televisión en la Universidad Nacional y a cuidar de su pequeña niña, porque es madre cabeza de familia. Hacía varios días habíamos notado seguimientos en la casa donde vivimos, en el barrio Belén, calle 6ª con carrera 2 A. El día miércoles 12 de noviembre a las 6:30, cuando mi hija salía para la universidad había una furgoneta, en este momento no tengo las placas, sé que es 399, pero las letras no las tengo en este momento; estaba la furgoneta y ésta en la parte de atrás tenía unos vidrios, unas ventanillas por las cuales estaban filmando con una cámara Handycamp a mi hija desde el callejón por donde ella iba saliendo; entonces, cuando mi hija se da cuenta de eso, me llama y me dice “mami, están filmando aquí por el callejón y están con una cámara Handycamp en una furgoneta de placas…” me dio el número, 399, y entonces después me dijo “mami, el carro me está siguiendo, viene aquí detrás mío”, por supuesto yo me iba muriendo; entonces, hasta cuando ella cogió el colectivo para venirse a la Universidad Nacional, cuando llegó allí  puso en conocimiento de Bienestar Universitario todo el caso del seguimiento. El día miércoles entonces pues se armó el alboroto, en Bienestar Social de la universidad, a lo cual nos pusimos cita con un abogado para que nos asesorara cómo hacer las denuncias ante la Fiscalía. Para el día jueves 13 a las 10 a.m. en medio de un aguacero terrible, le dije a mi hija: “camine vamos a poner la denuncia porque eso no se puede quedar así y nos puede pasar algo.” Cuando íbamos saliendo yo observé que había un taxi y dos personas poniéndonos cuidado ahí afuerita del portón; nosotras que damos el paso hacia la calle, cuando los tipos se bajan, un hombre y una mujer se bajan del taxi y nos encierran, nos dicen “usted queda detenida”, a lo cual yo pegué inmediatamente el grito “¡¿Por qué en un taxi y por qué dos personas de civil?! ¿Ustedes quiénes son? Ustedes son sicarios, ustedes vienen a desaparecer a mi hija, así es como han hecho con mucha gente en este país, que la cogen y se la llevan, y nadie sabe, no vuelve a aparecer o aparece torturada y asesinada.” En ese momento yo le marqué al concejal Jaime Caicedo, quien me contestó inmediatamente; le dije al concejal que en ese momento nos estaban deteniendo en la puerta de salida de nuestra residencia, y que era un carro de placas SHI-435 con dos personas de civil que yo no tenía ni idea quiénes eran; el tipo estaba vestido de jean azul y de buso verde y que era una mujer alta quien lo acompañaba…

 

Métodos arbitrarios en la detención reflejan la dictadura fascista.

Sin identificación absolutamente alguna, sin orden de captura ni nada. Era una detención completamente ilegal, entonces yo le decía a Jaime: “Jaime, yo no puedo dejar ir a mi hija, porque se la van a llevar y la van a secuestrar, la van a desaparecer, así como han desaparecido tanta gente en este país, y le dicté varias veces las placas del carro, y le dije cómo estaba vestido el tipo, fue cuando en ese momento la mujer se identificó con una cédula militar que decía “Fuerzas Armadas…” algo así , “Ministerio de…”, algo militar, sí, y el nombre era Magda Jazmín Pérez Tunjuano. Entonces, también pensé que en este país, cualquiera puede tener una cédula chimba y mostrarle a uno, por ese motivo, con más veras me aferré a gritar, convoqué a todos mis vecinos, les dije a ellos que a mi hija la iban a desaparecer, y que yo no quería que les pasará como a los muchachos que habían detenido en Soacha, y como tantos otros colombianos que habían detenido, habían desparecido y después habían aparecido muertos; que a mi hija la iban a desaparecer en ese taxi, que por favor me sirvieran de testigos, que a mi hija se la iban a llevar en ese taxi y me la iban a desaparecer y me la iban a matar. En ese momento, entonces, la subieron al taxi, mi hija les dijo “sí yo me voy, pero espere hago una llamada”, ella entonces llamó a la universidad, no más enseguida la cogieron y se la llevaron. La gran sorpresa que me llevo es cuando entro a la casa y voy a verificar las placas del carro en la Secretaría de Movilidad de Distrito, y el funcionario que me contestó me dijo que ese carro no figuraba entre los taxis que están en la capital; me confirmó que era un taxi completamente chimbo y de los que ellos utilizan para los torcidos. Entonces nuevamente llamé a Jaime Caicedo, y le pegué el berrido, yo le pegaba alaridos, decía “Jaime, van a desaparecer a mi hija porque el taxi no figura dentro de la Secretaría de Movilidad, es un carro chimbo…” En ese momento llamé a todos los abogados, a toda la gente que más conocía y les dije que en un carro de placas SHI-435 se llevaban a mi hija, y que ese carro no figuraba dentro de los que oficialmente están dentro del servicio en Bogotá, sino que era un carro chimbo, que a mi hija la iban a desaparecer. La gran sorpresa es que la tal señora esa es una sargento de la SIJÍN y el hombre es un tipo de apellido Jiménez, pero eso se pudo establecer gracias al escándalo tan tremendo que yo hice, porque ya incluso en la SIJÍN estaban negando que ella hubiera estado ahí, y pues yo estoy de acuerdo con que si tienen dudas sobre una persona la investiguen y eso, pero yo no estoy de acuerdo con esos métodos que no utilizan sino en los gobierno fascistas, en las dictaduras militares, porque ni siquiera en las dictaduras militares, porque llegan en furgoneta, llegan con sus uniformes, pero aquí están deteniendo agentes de civil en carros chimbos, es más ese mismo carro yo lo ví el día viernes a las 8 y media de la noche parqueado allá frente a la SIJÍN, en las sexta abajito de la Caracas, ahí estaba parqueado el carro completamente vacío, y fue cuando le dije al abogado: “Mire fue en este carro donde detuvieron a mi hija.”

 

Secuestro del arte y la cultura.

Cristina también participó como asistente de dirección en el documental que recientemente se postuló en los premios Hollywood para los Oscar. El documental “La Corona”, entonces es una persona que está dedicada completamente al estudio del arte y la cultura en este país…

 

Muchísimas gracias a la señora madre de Cristina que en este momento está atravesando por una situación bastante complicada, pero desde nosotros, en posición de estudiantes universitarios también nos unimos a su lucha y a su resistencia. Estamos totalmente dispuestos a mantener una jornada de solidaridad con ustedes y a continuar en este proceso. Muchas gracias…

 

Muchas gracias… y de verdad que mientras el pueblo colombiano siga completamente aislado de todo lo que nos está pasando a los pocos que por lo menos tenemos claro que es lo que está pasando en este país va a ser muy difícil. Yo sí creo que sería bueno hacer una convocatoria al resto del pueblo colombiano, que por favor se sensibilicen, que tantos muertos, tantos desaparecidos en este país no pueden quedar en la absoluta impunidad y todo esto lo está haciendo el gobierno de Uribe Vélez para tapar todo lo de las pirámides (en la cual él tiene gran responsabilidad), los falsos positivos que son cientos, cientos y ya todo eso se le vino encima: La violación a los derechos humanos, el asesinato, los crímenes de tantos jóvenes y las cientos de fosas comunes que hay en el país con miles de cuerpos cercenados con las motosierras, que de eso sabe muy bien el señor Uribe Vélez… y que así me muera por esto, pero que Uribe Vélez es el responsable de todos los crímenes y de todas las fosas comunes que hay a lo largo y ancho de este país llenas de cuerpos cercenados. Lo otro es que ya a mi tampoco se me olvida que a Guillermo Rivera, un dirigente sindical de la Contraloría lo detuvo la policía, hubo siete patrullas en el operativo para detener un solo hombre, y hubo testigos cuando vieron que los uniformados lo empujaron para meterlo dentro de una de las patrullas; sin embargo, a las pocas horas apareció desnudo, muerto y torturado a las orillas del río Saldaña e Ibagué. Eso no se me olvida, y de eso es responsable el señor Uribe Vélez con todas sus famosas fuerzas de inteligencia.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com