Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

PRESOS POLITICOS DE LA PICOTA DENUNCIAN TRASLADOS MASIVOS

Por: Presos Políticos Cárcel La Picota.
Fecha de publicación: 18 de mayo de 2010

Los presos políticos de la cárcel “La Picota” denunciamos ante la opinión pública Nacional e Internacional que el pasado 14 y 15 de Mayo en horas de la madrugada, fueron trasladados veinte prisioneros políticos del Pabellón de Alta Seguridad de esta penitenciaria, sin que se indicara a los internos los motivos de sus remisión, ni tampoco el lugar al cual eran remitidos, violando flagrantemente el artículo 75 del Código Nacional Penitenciario vigente (ley 65 de 1993), según el cual: “si el traslado es solicitado por el funcionario de conocimiento indicará el motivo de éste y el lugar a dónde debe ser remitido el interno”.

A través de informaciones fragmentarias nos hemos enterado que los mencionados presos políticos fueron repartidos a diferentes cárceles del país, entre otras, Acacias, Valledupar, Cómbita y Popayán, donde permanecen incomunicados con sus familiares. Estos centros de reclusión tienen como denominador común el irrespeto a los derechos fundamentales de los prisioneros y la deficiencia en la prestación de servicios públicos como el agua.

El propósito de estos traslados no es otro que el de sembrar la zozobra generalizada entre los internos y aislarlos de sus grupos familiares, como medida represiva y de castigo por las demandas que los presos políticos hemos venido planteando desde hace algún tiempo a las directivas del INPEC (Instituto Nacional penitenciario de Colombia), por el precario y casi inexistente servicio de salud, la deficiente alimentación y los recurrentes hechos de corrupción que corroen a este organismo penitenciario.

A estos arbitrarios procedimientos, se transgreden las normas nacionales e internacionales de tratamiento a los reclusos, se suma el hecho de someter a los presos políticos a situaciones que atentan gravemente contra nuestra integridad y dignidad humana, como por ejemplo, mezclarnos en patios con miembros de grupos paramilitares colocando en serio riesgo nuestras vidas.

La situación resulta aún más crítica en los centros donde se hallan recluidas las mujeres, muchas de ellas cabeza de familia , que son aisladas de su entorno familiar y sometidas a tratos vejatorios e inhumanos, como lo ilustran dramáticamente el reciente caso de las prisioneras que fueron trasladadas de la torre nueve de Valledupar a la cárcel de Cúcuta, donde permanecen en condiciones degradantes y vigiladas permanentemente por cámaras de seguridad que incluso han sido instaladas en los baños, violando su derecho a la intimidad.

Por todo lo anterior exigimos a las directivas del INPEC que cesen las violaciones sistemáticas a los derechos humanos de los internos y las internas, así como el retorno de los20 prisioneros políticos trasladados o en su defecto su ubicación en Centros de reclusión localizados en el área urbana de Bogotá, donde se encuentran sus familiares. Al mismo tiempo solicitamos garantías políticas para los prisioneros Políticos, Leónidas Caballero Caballero, Bernardo Mosquera Machado, Iván Antonio Usuga, Francisco Javier Rivera, Jorge Eliecer Triana, José Ángel Parra y el Doctor Miguel Ángel Beltrán Villegas y que se han mantenidos en la “Cárcel La Picota”, resguardando sus derechos a la vida, a la seguridad personal, cercanía familiar, asociación y participación.

Convocamos a los organismos defensores de presos políticos encargados de velar por los derechos humanos para que se pronuncien contra estos atropellos y responsabilizamos a las directivas de lINPEC por nuestra seguridad personal.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com