Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

YO SÉ LO QUE LES ESTÁN HACIENDO.

ComunicaONIC

•       Niños, niñas y adolescentes de Pereira escriben cartas de solidaridad a los participantes de la Minga Nacional de Resistencia Indígena.
•       Los menores destacan el ejemplo que están dando los indígenas en todo el país.
 
Eduardo Giraldo tiene 8 años pero ya tiene claras las cosas: “Solo les quiero decir que la tierra es suya, desde antiguo y para siempre, es el gobierno quien se las quita. Luchen por lo que les pertenece para que vuelvan a tener paz y tranquilidad en su pueblo.”, escribe Eduardo en una carta que dirigió hoy a los “hermanos y hermanas indígenas”, como otros 20 menores que han hecho llegar sus mensajes a la ONIC a través de la Fundación ENFANCES 2.32, con sede en Francia y Colombia.

Jenny Fernanda Ortega asegura: “Yo sé lo que les están haciendo, les están quitando la tierra, su tierra…Tengan en cuenta que nosotros no los vamos a dejar solos. Los quiero”.

 “Ustedes deben ser fuertes y seguir adelante con sus metas y sus propuestas para que puedan recuperar lo que han perdido y puedan vivir en paz y armonía, que puedan tener lo que tenemos la gente común y corriente, que al menos tenemos un techo y comida con lo que podemos sobrevivir”, escribe Daniela Pérez, de 14 años, antes de animar a los miembros de la Minga con esta contundencia: “Nunca dejen de luchar y si caen, vuelvan  a levantarse hasta que logren sus propósitos”.

La mayoría de las niñas, niños y adolescentes que han escrito ven en los indígenas un ejemplo de dignidad. También les agradecen que sean protectores de la Madre Tierra. Brahian Londoño, de 7 años, además, ve en los indígenas garantía de armonía: “Te quiero decir que te quiero mucho por proteger al mundo y quiero decirte con esta carta que ustedes nos enseñan a defendernos de la injusticia y gracias por mantener al mundo feliz y hacernos gente linda”.

En este momento crítico, en que la presión del Gobierno y de la fuerza pública ha dejado decenas de heridos y una víctima mortal, Deyvit Sebastián, de 7 años le dice a los indígenas que “deben recuperar sus tierras, no se den por vencidos, ya que no es justo que se les hayan quitado, luchen por lo suyo, peleen, no pierdan las esperanzas”.

Una de las cartas más emotivas es la del niño de 5 años Gustavo Pérez: “Yo te quiero decir que no quiero que los maten más, yo no quiero que los maten más”. La Minga Nacional de Resistencia Indígena mueve así corazones y voluntades más allá de edades o posiciones políticas.

¡Gracias a estas niñas, niños y adolescentes!



Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com