Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

CAMPAMENTO POR LA PAZ EN LA PLAZA DE BOLIVAR DE BOGOTA

Por: Campamento por la paz.
Fecha de publicación: 27 de octubre de 2016.
Fotos: Mauricio Osorio.

El "Campamento por la Paz” es una iniciativa ciudadana que exige “Acuerdos Ya” y “Cese bilateral al fuego y de hostilidades permanente”, desde la Plaza de la Constitución.

Iniciativa ciudadana

Desde la terminación de la “Marcha del Silencio” en Bogotá, convocada por estudiantes, la noche del 5 de octubre de 2016 y con el sinsabor de los resultados del plebiscito del dos de octubre por iniciativa ciudadana se instalaron en la emblemática Plaza de Bolívar dos carpas, para presionar la firma de los acuerdos entre el Gobierno nacional y las FARC-EP.

Se consolida la voz del pueblo

El “Campamento por la Paz”, ha crecido con rapidez; se sumaron 3 carpas más y hoy quince días después, persiste el convencimiento de que es posible una Colombia en paz; en medio de la esperanza y con alegría, se han establecido allí 90 carpas y 130 ciudadanos inscritos de diferentes edades, credos y posturas, se aprecia también la participación de personas externas que visitan el campamento y se reúnen para hacer parte de conversatorios y actividades diversas.

Cada día se trabaja sobre el contenido de los puntos del Acuerdo entre el gobierno colombiano y las FARC-EP, respetando las diferentes miradas; las inquietudes se ponen sobre la mesa para dar discusiones y aprender entre todos con la colaboración de víctimas, académicos, profesionales y personas que han tenido la oportunidad de estudiar estos documentos de manera juiciosa; además, se establecen actividades que invitan al dialogo, la reflexión y el reencuentro desde el interior de cada individuo, que pronto se proyecta a todo el grupo.

Tejiendo paz en medio de la solidaridad

Las víctimas de la guerra que han perdido sus seres queridos, o experimentaron el secuestro, el desplazamiento y todo lo que conlleva el conflicto armado en donde se vincula de manera indefensa a la sociedad civil, hacen parte fundamental del “Campamento por la paz”; con dolores y recuerdos practican el perdón en la palabra, el abrazo, la sonrisa y el silencio reflexivo, que invita a no desfallecer. Su ejemplo quedará grabado en la memoria de cada persona que tome la decisión de defender y procurar la paz.



Con la fragancia de la juventud, el campamento fue visitado por treinta estudiantes de Cúcuta, que decidieron inundar con sueños, alegría y vitalidad, la propuesta de ejercer el derecho ciudadano en defensa de la paz, apoyando la iniciativa que en días pasados se tomó la ciudad capital. Prontamente el espíritu de quienes decidieron acampar dejaron en evidencia que en cada carpa habitada y en cada ciudadano que se acerca al campamento, reside la savia que puede contribuir con el proceso de desaprender y buscar nuevas formas de construir una sociedad en la que juntos se puedan leer como parte de una misma historia que ha dejado huellas de dolor, pobreza, desigualdad e incluso indiferencia, en un país que merece una nueva primavera donde sea posible salvaguardar la vida para que valles y montañas, abriguen a todos los colombianos con la riqueza de su suelo y la frescura de sus aguas, brindando la oportunidad de reconstruir lo que nos arrebató la guerra.


Aprendices haciendo escuela

El ejercicio del campamento, inicia por aprender a escuchar al otro, compartir la palabra, respetar las ideas, aprender a dar y recibir con alegría, comunicar el abrazo, el cariño, y todas las muestras de solidaridad que como ejemplo han manifestado muchos ciudadanos cuando se acercan con víveres que aportan para fortalecer el espíritu de resistencia, puesto que creen posible el sueño de vivir en una Colombia en paz.



El día a día se evalúa en asamblea, se busca la forma de organizarse mejor internamente, se hacen acuerdos comunes, se toman decisiones colectivas y se planean las actividades; se conformaron comités de logística; registro y monitoreo; higiene y salud; convivencia; seguridad y alegría; coordinación; pedagogía para la paz; comunicaciones; arte cultura y espiritualidad, a través de los que se da vida y estructura a esta iniciativa ciudadana.



El mejor legado que podemos dejar a quienes nos visitan especialmente niños y jóvenes, es demostrar que a pesar de las diferencias en medio de la diversidad, es posible construir sociedad, de manera abierta al diálogo, entendiendo que cualquier punto de vista es válido, desde este campamento, se intenta construir dando un orden como parte de la convivencia sin ejercer autoridad suprema. Se han sumado a este sentir algunos ciudadanos extranjeros convencidos de contribuir para que Colombia logre la paz.



La presión ha sido utilizada como un elemento para exigir al Gobierno Nacional con firmeza, que se implemente el Acuerdo de paz con las FARC-EP, para que los colombianos vislumbren la posibilidad de vivir en un país mejor, como garantes de la vida, dejando atrás la guerra y desarmando el espíritu para intentar restablecer la sociedad colombiana, teniendo en cuenta las capacidades y talentos mutuos que permitan afrontar las necesidades individuales y colectivas que hacen parte de la armonía del ser humano. “El Campamento por la Paz, no se levantará hasta que se implementen los acuerdos”.



Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com