Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LIDERAZGOS COLECTIVOS.

Por: Edilberto Guerrero.
Muchos candidatos cual Madonas, han cambiado su estrategia de campaña de inundar las calles con afiches (aunque no falta el que nos recuerde que el candidato ¡SOY YO!) a la de alzar niños en las calles y darles la mano; para un ciudadano del común será todo un honor haberle dado la mano a uno de los famosos y por ello no falta quien les pida su autógrafo; unos se daran la "vuelta a Colombia" y otros simplemente les preguntarán, ¿cómo vamos? No se olvide de votar por mí ¡en un aparente método de acercamiento a la gente!, pero no quizá a sus problemas, me da la impresión de que es un ejercicio poco creativo de política al detal, al mejor estilo de su enemigo de marras y carriel.

Estoy de acuerdo que al capitalismo hay que captarle algunas de sus habilidades como es la de saber vender, la de llegarle a los sentidos y la de usar el moderno opio del pueblo: la publicidad; ¿pero de qué forma, de qué modo? Pienso que si no es basados en un plan y en unas estrategias cambiaremos el fin por los medios, no se trata de salir en televisión, sino como se sale y qué se dice en ella, a qué hora, con qué mensaje; o si no caeremos tan planitos como la candidata que promete desnudarse si votamos por ella; ¡solo promesas! yo le he pedido que se desnude ahora, para ver si vale la pena pagar por ver.

Ya empiezan a salir las imágenes de algunos candidatos, muy aterciopeladas, muy kitch y muy tropicales, en un zafarrancho de colorines y dedos disparando para cualquier parte, como si bastara ver una valla mal diseñada para que votemos por ellos. Lamentablemente se ha aprendido muy poco de semiología, comunicación visual, marketing político, diseño, fotografía, manejo de imagen, que sería lo mínimo para "maquillar" un poco la pobre, o mala imagen o percepción que puedan tener los candidatos, ¿funciona? Claro que funciona, pero cuando se hace un trabajo bien hecho, cuando hay candidatos de mente abierta que se dejan asesorar y no cuando un terco aspirante insiste que quiere salir con un mico azul al hombre porque va a combatir los micos o porque a mí me gusta el azul. Otros ingenuos caen en la trampa de carretudos mercaderistas que poco saben de imagen y pueden llevar al foso el trabajo del candidato, bueno si este no recurre a la compra de votos y otras marrullas y presiones indebidas.

Pero en el fondo de todo esto lo que subyace es un irrespeto al votante y puede irnos revelando el talante y las practicas de los candidatos y candidatas. No falta el que llena las paredes de un Centro Histórico y a la vez se autodenomina defensor del Patrimonio o del medio ambiente; lo que sale a flote son las ansias de poder y un egocentrismo que les impide diseñar campañas de respeto, inclusión y participación; ahh miedo que se le tiene a esto.

Lastimosamente algunos de estos candidatos tienen magnetismo, otros liderazgos, pero no han entendido que el gran fracaso del modelo actual es eso, la personalización del poder que está o debe estar en el pueblo, cambiamos nuestro derecho y responsabilidad de hacer y la entregamos a alguien para que la haga por nosotros, le damos una misión y estos se quedan con la dirección, casi siempre errática, pero.. .los tiempos cambian.

Al final la democracia resulta el gobierno de los demagogos más inescrupulosos, agrupados en partidos sin otro ideal que el de repartirse los puestos de mando y cobro. Pio Mora

Cuando hablamos de democracia, la mayoría pensamos en valores como libertad de pensamiento y palabra para todos los ciudadanos. Ponemos en la urna la confianza de que serán bien gestionadas nuestras ideas por políticos que, creemos, tendrán en cuenta la voz del pueblo. Y al poco tiempo nos damos cuenta de que estas personas en las que hemos delegado esta confianza no la tienen en cuenta en absoluto. Zona20.

Un liderazgo perdido, pues lo que hoy Colombia reclama no son unos candidatos dándonos la mano o la llamada política al detal, hoy lo que queremos es inaugurar un liderazgo Colectivo, cosa que no han podido tampoco generar los partidos sordos y a espaldas de sus militantes (cuando los tienen), movimientos desorganizados y anti democráticos que desperdician el potencial de millones de personas por la supuesta iluminación de unos pocos, que no presentan mayores diferencias en las practicas, entre un partido y otro.

No faltan valientes, a veces solitarios, que se atreven a denunciar el clientelismo, el caudillismo y la corrupción; pero, amigos lectores, este liderazgo Colectivo debe nacer desde aquí, hay que hacerse sentir, hay que presionar a los candidatos para que aprendan a escuchar, para que dejen participar, se dejen asesorar, para que practiquen la democracia en sus campañas, para que nos conozcan y conociéndonos puedan diseñar sus programas, campañas y estrategias y no terminen diciéndonos que los duros son ellos y disparándonos con un dedo señalador que dice ¡VOTE POR MÍ!

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com