Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LO QUE FALTABA: CUBRIR LO INTAPABLE.

Artículo publicado en El Libelo, edición No. 33.


Por: Comité Editorial El Libelo.

Son conocidas por los habitantes la sabana y del país las denuncias que realizó la concejala de Mosquera Ivonnet Tapia, contra el alcalde de Mosquera Luís Álvaro Rincón, por la participación en política del burgomaestre. Fue descubierto por una cámara pidiendo a los potenciales electores su apoyo por el candidato al Senado Carlos Ferro, y su condiscípulo para la Cámara de Representantes, José Caicedo. Igual que cuando fue revelado el video en el que anunciaba la matanza de perros callejeros, en esta ocasión sus palabras son muy claras, no hay lugar a falsas interpretaciones, dudas o confusiones: “Por supuesto, el señor Carlos Ferro va a aspirar al senado, yo lo voy a ayudar y le pido a mis amigos que le ayuden, porque me está ayudando pa´ Mosquera (…) además esta semana tuve una charla con él y nos va ayudar para conseguir una plata con el Ministerio del Interior para ampliar la sede de la Alcaldía (…) El senador Carlos Ferro y el amigo José Caicedo me están ayudando inmensamente en eso. Son dos personas que tienen un ligamiento especial por nuestro municipio,” dice Rincón en el video.

Pero, como se trata de salvar la figura de un alcalde, y de una popularidad que está en el suelo, se utilizan distintos medios; y en esta labor está el periódico Francotirador, que obviando su subtítulo de “opinión objetiva”, dedicó su edición de febrero a hacer una apología total del funcionario implicado, así como del otro acusado, el personero municipal, Ricardo Ramírez, que también participó en el acto proselitista. La manera más sencilla de limpiar el nombre de Rincón es utilizar, a la usanza conservadora, la deslegitimación del otro, en este caso de la concejala que valientemente y aún contra las amenazas de muerte en su contra, decidió denunciar el delito. Una buena parte de la edición de febrero, se dedica al tema, despotricando de Tapia, y diciendo, que este golpe no es contra el alcalde sino contra el pueblo que supuestamente padecerá si Rincón es destituido, como presumiblemente lo será. Dice Fernando Amado: “Este golpe lo propina una joven cuyo pensamiento, al igual que la mayoría de integrantes de su grupo (se refiere al Polo Democrático Alternativo), parece estuviera orientado para criticar, obstruir, protestar y destruir, pero no para crear o construir.” Olvida el periodista que la primera función de los funcionarios públicos, concejales incluidos, es ser órganos de control, y en el momento en que ocurra una irregularidad ésta debe ser puesta en conocimiento del público de inmediato. Asimismo, ninguno de los casi diez artículos dedicados al tema en Francotirador hace alusión a la ley, que es muy clara: los alcaldes no pueden participar en proselitismo político, pues pueden incurrir en delitos castigados severamente. No pasa lo mismo en el caso de los concejales, quienes por un vicio constitucional, sí lo pueden hacer. Así que es mejor no dedicarse a tapar lo que por su magnitud es imposible de ocultar.

Es necesario acogerse a la legislación vigente, en vez de publicar palabras como éstas, redactadas por Fernando Amado: “creo, que si pedir apoyo para las personas que vienen colaborando en el desarrollo y bienestar del municipio se convierta en delito, yo también estaría dispuesto a cometer ese delito.” Ojala los medios locales vieran cuál debe ser su verdadero fin, no que manipulen al lector diciendo que son “objetivos”, cuando son focos de acusaciones infundadas y meramente cantinflescas, así como son órganos aduladores, arrodillados y endosados a las instituciones que deberían controlar y vigilar.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com