Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LA INJUSTICIA

Por: Wanta Guerra
Fecha de publicación: 28 de febrero 2010.


En unas cuantas palabras las personas definen lo que es injusticia, siempre es considerado algo malo, y a veces irracional, aunque en este país nos estamos acostumbrando a la irracionalidad de lo injusto, porque nos estamos convirtiendo en resignados personajes de la injusticia diaria, creo que de tanto pronunciar la palabra injusticia, ésta ha perdido su real significado y lo vemos como algo que tiene que suceder, de todas formas siempre alguien tiene que perder.

Pero las cosas no son tan sencillas, no siempre el que pierde es el malo, o debería decir, nunca pierde el malo, siempre es el pobre, el humilde el que no tiene la salida, el que le toca rendirse ante la injusticia, el que tiene que agachar cabeza ante un sistema penal absurdo, el que tiene que aceptar cargos sin tener derecho a una verdadera defensa y a que se le condena sin ser escuchado.

Pues como ya se debieron dar cuenta este escrito esta encaminado hacia el lado jurídico, pues estoy cansada de ver la injusticia jurídica cometida diariamente, y decepcionada de ver cómo en este gobierno los mecanismos jurídicos se encaminan todos contra la población más vulnerable, contra el pobre y el campesino, “y mejor si no tiene tierra, más fácil de aplastar”, porque resulta que ahora son terroristas los campesinos, son rebeldes, son bandidos, que en el mejor de los casos merecen morir.

Pues déjenme decirles que no lo creo así, que me parece el colmo escuchar comentarios todavía, de gente que cree que el pobre es pobre por que quiere, que el que se muere de hambre al lado del mar es porque no quiere pescar, que es mejor mendigar que trabajar, porque ganas más dinero, pues no señores, no más, infórmense antes de hablar, infórmense bien no por RCN o CARACOL, los mayores medios de desinformación colombiana.

Estoy cansada de que en este país, lo injusto sea la regla general, que por excepción triunfe la justicia, ya que muchos se amparan en la premisa de que “no siempre lo correcto es justo”, pues no sé a qué situación aplicarla pero no creo que lo correcto ni lo justo sea proferir orden de captura contra un campesino, por el sólo hecho de habitar en zona de conflicto, o por declaración de un desmovilizado o un ladrón que le guarda rencor, porque eso es lo que está pasando en el Catatumbo: una serie de detenciones absurdas, a este paso van a terminar deteniendo a todos los campesinos, por el solo hecho de no querer prestarle el baño a un militar, o por no querer dejarse robar el poco dinerito que tienen producto de su trabajo, porque como tristemente lo dijo una compañera “desafortunadamente en este país no se le niega una orden de captura a nadie”, pero sí se le niega el derecho a una verdadera defensa, agrego.

En este momento estamos frente a unas capturas masivas, que además de ser arbitrarias traen consigo una serie de irregularidades, como amenazas, avisos de persecución paramilitar y violaciones a los derechos humanos, estas capturas, no son algo nuevo, son falsos positivos judiciales, que no los asuste el termino, porque sí señores, sí existen los falsos positivos judiciales.

Para los que no saben, si en estos tiempos se presentan los casos de personas asesinadas y presentadas como guerrilleros, pues también se está presentando lo mismo en el ámbito jurídico, pues se están capturando personas inocentes, campesinos que no tienen nada que ver con la violencia colombiana, a excepción de la que se ejerce contra ellos, muchos de ellos son líderes comunitarios, personas que pertenecían a las juntas de acción comunal, y se les está presentando como delincuentes, se les presenta como guerrilleros, atentando contra su integridad, el derecho a la honra y a su buen nombre , se presentan por todos los medios como delincuentes y se les juzga sin ser condenados gracias a los medios tan “informativos como los que tenemos en este país” .

A estas personas se les acusa de graves delitos, como lo son terrorismo, rebelión y concierto para delinquir, los cuales se basan en declaraciones de personas, poco recomendables (como ladrones, desmovilizados que siguen delinquiendo y personas que resienten contra muchos de los campesinos capturados), y en los empadronamientos que han hecho el ejército y la policía nacional en las zonas del Catatumbo desde el 2007, donde le piden los documentos a las personas, los anotan, les toman fotografías, les averiguan dónde viven, quiénes son sus familiares, dónde trabajan, entre otras preguntas que les hacen. También ocultan las retenciones ilegales que realizan en algunas zonas, las masacres de los paramilitares y las ejecuciones extrajudiciales de la brigada 15 y la brigada 30 del Ejército.

Estas son algunas de las injusticias que se presentan en Colombia y que creo ayudarán a ampliar el significado de la palabra injusticia en el vocabulario de algunos.

Sin molestar más y acudiendo a la frase celebre de Martin Luther King los dejo diciendo: “La injusticia, allí donde se halle, es una amenaza para la Justicia en su conjunto”.

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com