Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LOS AVIONES DE LA ANLA APROBARON USO DE SEGUNDA PISTA DE EL DORADO LAS 24 HORAS DEL DIA

Por: Guillermo Andrés Castro Rozo.
Veedor ambiental de Funza, Cundinamarca.
Candidato al Concejo Municipal


Fecha de publicación:
7 de septiembre de 2015.



La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) aprobó la solicitud de la Aerocivil de ampliar los horarios de operación de la segunda pista del Aeropuerto El Dorado, con el fin de realizar adecuaciones en la histórica pista No. 1, las cuales consistirán en una ampliación de esta línea en 150 metros de ancho, adecuándose a las exigencias de los Tratados de Libre Comercio. En el marco del proceso de estudio, las comunidades de tres localidades de Bogotá anexas al Aeropuerto y tres municipios de la sabana occidente se mostraron en desacuerdo a la resolución que fue dada a conocer ante los medios de comunicación por Fernando Iregui, director de la ANLA.

Las audiencias realizadas en Bogotá y en Funza, en las cuales se manifestó un claro rechazo a que se diera apertura a la operación las 24 horas de la Pista No. 2 – construida enteramente en suelo funzano hacia finales de la década del 90 –, al parecer, no tuvieron efecto alguno, y hoy los aviones de la ANLA podrán circular.

El uso desde 1998 de la segunda pista de El Dorado ha denotado, sin embargo, afectaciones aún más graves que las que provocó su propia construcción. El ruido es el mayor de los males, y lo padecen los animales de las áreas de humedal cercanas, como el Gualí de Funza. Sorprende que un estudio de la Alcaldía demostró que incluso dentro del Aeropuerto existe un sistema de humedal típico, que no está protegido ni regulado por la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR). El ruido afecta a los animales y principalmente las aves endémicas de estos territorios. Hoy se encuentran en peligro varias especies como lo son el cucarachero de pantano, la tingua bogotana, la tingua de pico verde y la alondra cundiboyacense.

Denunció el Concejo Municipal de Funza en la Audiencia realizada hace dos meses que en 1999 se aseguraba que la Pista No. 2 iba a reducir el ruido y que los aviones más ruidosos Tipo 1 y 2 no iban a operar en El Dorado. Esto no sucedió, y por el contrario el ruido ha afectado tanto a los habitantes de la periferia que los propios residentes aseguran que no pueden dormir. No es para menos, la Personería Municipal de Funza denunció que se han detectado ruidos de los aviones que superan los 87 decíbeles, por encima de todo registro permitido. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que
el nivel máximo de ruido ajustado a parámetros óptimos de salud es de 55 decíbeles. Dice este ente mundial que estar expuesto a ruidos más intensos ocasionan daños a la salud altamente peligrosos; cualquiera que supere los 60 decíbeles provoca diversos malestares físicos, desde dolores de cabeza hasta tensión muscular. Pero cuando se superan los 85 decíbeles, como el caso de los aviones nocturnos que sobrevolarán Funza de ahora en adelante, pueden ocurrir enfermedades cardiovasculares.

El Informe Técnico de la CAR 421 de 2013 alerta que el rango de 65 decíbeles originados por el Aeropuerto hoy afecta un área de 65.22 km2, y en 2030 podría expandirse hasta los 117.17 km2., y será justo sobre el territorio de Funza y Mosquera, el primero de 71 km2 de extensión y el segundo de 107 km2. En el rango comprendido de 75 decíbeles, el área afectada al día de hoy es de 8.27 km2, y pasará al 2030 a 18.11 km2., igualmente hacia estos dos municipios. Esto quiere decir que todos los 200 mil habitantes de ambos territorios en algún momento de su vida, de aquí a los próximos 15 años, podrán tener afectaciones de salud por el avance de los aviones, y por consiguiente del ruido de los mismos sobre sus casas. El Distrito, por su parte, aseguró que el ruido aumentará un
33% al aprobarse la prorróga horaria de la segunda pista de El Dorado y que los habitantes de dos localidades de Bogotá estpan directamente perjudicadas, sumando un total de 400 mil personas afectadas por la Resolución de la ANLA.

La CAR en la Audiencia de Funza, justamante, dijo que dado el avance del flujo habitacional sin control “no se justifica el levantamiento de la prohibición de la pista sur (No. 2)”, del Aropuerto El Dorado. Aunque hoy las mayores áreas de ruido se encuentran en la zona rural, las dinámicas propias del municipio reflejan que Funza es esencialmente urbano, cosa que se ve evidencia porque adquirió la categoria de ser
el principal lugar del país en donde se perdió la vocación tradicional del uso del suelo. Finalmente, los puntos de medición del ruido, están mal ubicados, y estos puntos de monitoreo, denunciaron las autoridades, hoy no se encuentran en el “lugar acordado”, por lo cual se presume que los niveles de ruido pueden ser aún mayores que los detectados hasta ahora.

Pese a que todas las mediciones señalan que la salud de los residentes cambiará radicalmente, al parecer la Aerocivil y la OPAÍN se han salido con la suya. Por si fuera poco, podría arruinar para siempre la fauna de los humedales. Y finalmente, no hay ningún plan de emergencia masivo ni infraestructura adecuada para la ocurrencia de cualquier posible desastre. La Defensoría del Pueblo justamente advirtió sobre este tema en la mencionada Audiencia asegurando que el Hospital merece una mayor dotación. Urge tener una voz de rechazo desde el Concejo Municipal. El próximo 25 de octubre vote bien por esta voz distinta seleccionando Polo # 3 en el tarjetón.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com