Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

PARA GUARDAR EN LA BILLETERA... POR SI ACASO...

Señor policia:

Dado que los dirigentes de este país han perdido la sensatez le rogamos a usted que no la pierda del todo. Usted bien sabe que la policía no está para detener el crimen sino para regularlo, de ahí que muchos integrantes de su institución mejoren sus salarios con no muy santos procedimientos, pero el dinero no importa, el dinero sólo va y viene detrás del mejor postor, y aunque usted recibe su tajada está lejos de ser el mejor postor, por eso no se le recrimina este pequeño sabotaje al patrimonio, ¿Cómo hacerlo si los dirigentes del país se lo han robado casi todo, entregando recursos e instituciones a los mejores impostores? Tal vez lo único que ustedes hacen es cumplir con el deber como lo hace cualquier compatriota de usar la situación para sacar provecho.

La justicia es eso que tenemos ante nuestros ojos y no puede dar más que eso, las leyes no están hechas a su favor ni a favor de sus amigos del barrio o de sus familiares, pero eso también usted ya lo sabe, por eso a veces se deja caer en la tentación de perdonar de primera mano las pequeñas felonías y discordancias de nuestra rara sociedad, ya sea por unos pesos o por nada. Si el sistema que combate el crimen funcionara a cabalidad usted, yo y casi todos los compatriotas estaríamos en la cárcel.

Usted sólo recibe órdenes y la orden es el miedo. Usted es el penúltimo en la cadena alimenticia del miedo, pero el pueblo es el último y eso es lo que queremos que tenga en cuenta. Ya se ha tenido demasiado miedo y es el miedo el que no nos deja hablar ni pensar con tranquilidad. El miedo es útil para alguien que no es usted ni somos nosotros; además sabemos con tristeza que usted también está aterrado.

Señor policía haga justicia social, usted puede lograr que la ley no sea sólo para de los ruana, ayude a que esa penosa carga se distribuya en toda la sociedad; no solo en nuestros barrios cansados, que por cierto, son sus mismos barrios. Le pedimos encarecidamente que tome su medio de transporte y sus medios de represión y que se aleje, moleste a los ricos, que aunque puede ser más peligroso, es por lo menos más decente, intenténtelo, en un mes notará la diferencia, y ahora con su permiso, nos retiramos, apenas íbamos a pegarlo y nuestras familias nos esperan, al igual que a usted.

¡Mariguaneros de todos los submundos uníos!

Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com