Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

LOS EXTRATERRESTRES HABLARON DE POLITICA ELECTORAL

Por: Gachita, El Libelo.*
Corrección de estilo: Amerandre.
Fecha de publicación: 8 de noviembre de 2013.

http://www.eltiempo.com/entretenimiento/libros/IMAGEN/IMAGEN-13151639-2.jpg
Imagen: archivo particular El Tiempo.


Me sorprendí esta semana cuando dos expertos asesores en campañas políticas no soportaron más sus actos de conciencia y decidieron contar cuáles eran sus estrategias “éticas y morales” mediante las cuales conquistaban las alcaldías en sus planetas y satélites. Aparecieron ante la pantalla de televisión, cubiertos sus rostros con máscaras – igual que el mago que decidió contar los secretos de los números más impresionantes de magia que hacían sus colegas. El primero en dirigirse a la audiencia tenía una máscara de mil colores, parecía un camaleón, y en su parte superior tenía dos letras: KK. Presumí que ese era su nombre. Sin ninguna demora comenzó diciendo que en Chichahunza, ciudad del planeta Putón, para conquistar una alcaldía se debía proceder así:

Plantear una estrategia que parezca la más ética del planeta y del universo; buscar donantes económicos, así fueren delincuentes y/o negociantes de la cosa pública, de la contratación administrativa, postulados de cambio de uso de suelo de rurales a industriales, urbanizadores y contribuyentes de todo pelambre; violar los topes de campaña y registrarlos mediante la doble contabilidad; postular un candidato que cumpla los requisitos legales, no importa que sea un idiota, lo esencial es que se deje manejar; conseguir el patrocinio del gobernante para que convierta las políticas públicas – que son derechos de los ciudadanos – en mercancías al debe, y que se cancelarán con cada una de las elecciones a las cuales convoque el acreedor (gamonal local); la adjudicación debe hacerse no de acuerdo a las necesidades insatisfechas de la gente sino al número de votos que deben aportar a la empresa electoral; cuidar que no se quede ningún subsidio nacional, municipal o departamental, sin que produzca votos, no importa a quién se le adjudique; crear un programa de vivienda para que se inscriba todo el mundo, y no adjudicarlo hasta no haber elegido a su sucesor – y en caso dado prorrogar los tiempos entrevistando uno por uno de los postulantes al beneficio, hasta que llegue la siguiente elección – para evitar que se pierdan los votos del 90% de los no favorecidos; contratar un cartel de la Registraduría del planeta Putón, para que clone cédulas, voten los muertos o los abstencionistas permanentes, marquen tarjetas que no hayan diligenciado los electores, y así se introduzcan los listados de cédulas que fueron falsificadas y puedan votar; hacer propaganda seis meses antes de lo que prescribe la ley; cuadrar todos los órganos de control del planeta para que acompañen el fraude electoral, mantener su silencio o la defensa férrea de que se trató de un evento electoral transparente; contratar mercenarios electorales y producir la trashumancia, e inscribirlos para las elecciones parlamentarias y luego utilizarlos en otras elecciones de Asambleas, gobernadores, alcaldes y concejales; y finalmente, mantener llenas las maletas de prebendas y en especial de dinero para comprar electores.

El respetado y honesto expositor miró su reloj y se dio cuenta que se le había agotado el tiempo, pero no el tema; que cualquier pregunta posterior, de ser necesaria, complementaría su exposición, y sin más dilaciones invitó a su colega a continuar con el show. De esta manera apareció en pantalla otro personaje con máscara negra, y manifestó que su nombre era Po² y comenzó su intervención diciendo que él procedía del planeta Catre y que había inventado un sencillo método para hacer elegir a cualquier humano – que llenara los requisitos que la ley exigía – sin tener en cuenta si era un tarado o un ignorante, porque lo importante era tener un asesor como él. Sin más rodeos manifestó que el procedimiento era el siguiente:

Dar datos no oficiales de las campañas contrarias; manipular la verdad y darla a conocer a los medios de comunicación para asegurar que el adversario dijo lo que jamás llegó a decir o hizo lo que jamás llegó a hacer; agredir verbalmente al adversario para crear caos y desinformación en la gente; convertirse en un trásfuga y conseguir información interna y venderla a los contrarios; desinformar a los seguidores de sus adversarios para que los abandonen; convertirse en delator de secretos que ojalá sean personales y comprometedores (como el internacionalmente conocido caso Moro); convertirse en guardián de la moral y censurar a quienes no piensan ni hacen lo que ellos ordenan; intoxicar las demás campañas, diciendo cosas negativas y prefabricadas; romper y tapar la propaganda de los demás; manipular las imágenes de televisión sin escrúpulos y sin límites; manipular sondeos electorales y acomodarlos a sus intereses; inventar un lenguaje florido y efectivo para vestir la incapacidad, intenciones, y descalificar lo bueno de sus adversarios; y por último crear un sistema para poner al revés los mensajes ciertos de los contrarios, utilizando para esto todo un ejército de población en avanzada edad.

A esta altura de su disertación confesó que lo dicho por su antecesor y lo vertido por él, antes que ser contradictorias, eran tesis complementarias, y así dio por terminada su magistral conferencia.

Quedé totalmente desconcertado con la confesión de los dos asesores y me dije a mí mismo: “Lo importante es que descubrí que hay gente en Putón y en Catre porque los tuve delante mío, en la pantalla de televisión; pero no son más inteligentes que los de la tierra en política electoral y en estrategias de mercadeo electoral. Ojalá conocieran cómo se hacen alcaldes de la mano de JJ's y Maquiavelos chibchombianos. En resumen, los asesores extraterrestres sólo serían unos párvulos frente a los PhD. terrenales.”

*: El Libelo es el proceso de comunicación alternativa en Funza, Cundinamarca, apoyado y gestado por El Macarenazoo.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com