Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

RAZONES PARA DECIRLE SI AL PLEBISCITO

Por: Frank Molano Camargo.
Fecha de publicación: 20 de agosto de 2016.

https://pbs.twimg.com/media/CqPTxhbWYAAMflz.jpg:large

1. Porque es una decisión colectiva de mi movimiento político Modep, luego de debates y acuerdos. Y lo que sale de esa inteligencia colectiva, lo asumo como sabiduría y guía.

2. No podría votar por el NO, porque no puedo compartir argumentos basados en mentiras, resentimientos, calumnias, es hora de salir de ese ciclo de odios heredados.

3. No podría votar NO porque hago parte de ese sector de colombianos y colombianas que estamos saturados de uribismo, más de 15 años de cirilí fascistoide son más que suficientes.

4. No podría abstenerme de votar, porque más allá del devenir que le toque a las FARC, si los que han asumido como política el odio ganan su labor de intoxicar a la población habrá dado nefastos frutos y los abstencionistas, en esta coyuntura específica, aunque se conformen con decir “ganamos”, habrán contribuido a una derrota de todos los demócratas y progresistas del país.

5. Cuando voto por el SÍ, no apoyo al gobierno de Santos, a este régimen lo hemos criticado, hemos apoyado las movilizaciones en su contra, y hemos rechazado su pragmatismo burgués, que busca cooptar a sectores disidentes. Entiendo claramente cuál es la paz de Santos: condiciones para la expoliación de las personas y los territorios. Pero no pudo dejar de reconocer su decisión de romper con el uribismo y sentarse a negociar con las FARC.

6. Cuando voto SÍ, no me entrego y diluyo en esa coalición variopinta de la Unidad Nacional, que antepone sus intereses parciales y quiere pelechar de lo que los votos del plebiscito les ofrezca. Entre esos defensores del SÍ hay personajes que le han causado mucho daño al pueblo con sus políticas neoliberales y represivas, pero mi voto no los legitima, mi voto no olvida.

7. Cuando voto SÍ, no me declaro profariano, a las FARC-EP les hemos cuestionado su hegemonismo y su militarismo, pero respetamos y defendemos su derecho a seguir haciendo política sin armas, a construir juntos un mejor país, y si es del caso a cuestionarlos y seguirlos criticando si cambian de rumbo.

8. Cuando voto por el SÍ soy plenamente consciente de que eso no significa el punto de llegada a un paraíso con ríos de leche y miel, ni el fin del conflicto social y armado. Los acuerdos más que cambios reales crean un escenario de posibilidades que pueden servir al pueblo.

9. Cuando voto Sí soy consciente de que aún hay guerras que no se han culminado. La del ELN no aparece con una clara resolución. Mucho menos la del paramilitarismo y las mafias regionales, que esperan ansiosas a que las FARC se concentren para ocupar los espacios y controlar población con terror.

10. Cuando voto SÍ estoy respetando las decisiones del ELN y sus exigencias de mayores garantías para continuar las negociaciones. No los considero desfasados y faltos de sentido de oportunidad, son una organización político-militar y tendrán sus razones para justificar su actuación, que deberán explicarle al pueblo, esto no me hace eleno, mi organización política es el MODEP.

11. Voto por el SÍ porque además es una oportunidad de discusión y formación política de masas, para seguir trabajando por otra Colombia posible.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com