Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

AUMENTAN AGRESIONES A CIVILES POR PARTE DE LA POLICÍA NACIONAL.

Por: Comité Editorial El Libelo.

Dos hechos recientes dan cuenta del aumento en el nivel de represión y agresividad a la ciudadanía por parte de la Policía Nacional en nuestro municipio y en la localidad vecina de Mosquera. Primero, en el pasado Festival Recrearte, desarrollado en Mosquera, durante la realización de un evento masivo, un joven fue golpeado brutalmente por ocho policías en presencia del público asistente. Su único delito fue estar un poco tomado, lo que originó la cólera y el disgusto por parte de los uniformados, que ante la imposibilidad del diálogo (ya que no lo utilizaron), recurrieron a la típica agresión brutal, autoritaria y criminal. Pese a la intervención de los asistentes, el joven quedó gravemente lesionado, y la policía nacional no responde por el hecho. Serán “manzanas podridas”, según un alto funcionario, quienes
“hacen quedar mal a la institución.” Pero estas prácticas son tan recurrentes en la institución  que podríamos estar hablando de una política de Estado contra el pueblo.

 
El segundo, ocurrido en el centro de Funza, da cuenta de un abuso de autoridad, con robo y agresión incluida. Una pareja dialogaba en una acera apoyándose en una moto parqueada, cuando dos policías, apellidados Rodríguez
Molina y Triviño, abordaron de manera violenta a los ciudadanos, les requirieron los papeles (del vehículo y personales), que estaban en regla, pero aún así, decidieron levantar la moto, sin ningún argumento de fondo. Este hecho irregular forzó a que la mujer sacara su cámara de video, y, en su condición de afectada directa, y miembro de El Libelo (es decir, periodista que puede ejercer su derecho a la libertad de expresión y de prensa), decidiera grabar la situación. Esto intranquilizó aún más a los policías, quienes decidieron pedir refuerzo para agredir a las personas, quitarles la cámara, robarse la memoria digital y hurtar una sim card de celular (ya que la afectada quiso llamar y alertar sobre esta arbitrariedad). Según los testigos, la policía golpeó a las dos personas y violó con esto todo derecho, incluidas la libertad de movilidad, de prensa, el derecho a la presunción de inocencia, entre otros. Lamentablemente la grabación que nuestra periodista y directa afectada realizó, se perdió, ya que los policías, actuando como ladrones, decomisaron el material periodístico.

Estos dos particulares hechos, ejemplifican de manera clara cómo incide el modelo de la política de seguridad democrática en nuestro territorio, donde con estas medidas de carácter fascista se han retrocedido 150 años en materia de emancipación popular, y en la defensa y protección de los derechos humanos fundamentales.


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com