Comunicación Alternativa // ISSN 2145-390X

BOICOTEANDO LA VENTA DE MASCOTAS EN LA SABANA OPINION

Por: Guillermo Castro.
Fecha de publicación: 30 de noviembre de 2017.



El día jueves en el grupo en Facebook La Gente de Mosquera una usuaria publicó que estaba vendiendo unas cachorritas husky por $599.000 cada una. Hoy que se generaliza un rechazo hacia la comercialización de animales, como si fueran objetos , se evidenció un sentido malestar por parte de la comunidad y las personas escribieron allí sus preocupaciones por cómo se estaba presentando esta venta. Yo me indigné demasiado, porque se siguen viendo los casos de compra y venta de cachorros, que lamentablemente están incidiendo en la sobrepoblación de animales, tanto perros como gatos, abandonados y alejados de sus hogares originales cuando ya están grandes y no generan la misma ternura que cuando están chicos. Suena terrible y lo es. En 2015 en Bogotá se alcanzó a reportar una cifra de
¡1'200.000 perros y gatos deambulando por las calles sin hogar!


El acto de vender y comercializar los animales es aparentemente legal en Colombia, aunque la Ley 1774 del año pasado dice en su artículo primero que “los animales como seres sintientes no son cosas”. ¿Qué hay detrás de la venta de animales? En la mayoría de ocasiones redes enteras de explotación de los perros o gatos, donde se obliga a que las hembras queden preñadas, mantengan muchas veces partos dolorosos y no en muchas ocasiones exitosos. Sigue siendo repugnante, por decir lo menos, que existan personas que usen esto como su actividad económica principal, debido a una demanda sostenida de animales de determinadas razas, contexturas y tamaños. En cuanto a los perros huskie que referenció la vendedora, hay decenas de decenas de avisos de venta de cachorros de esta raza en Mercado Libre, con valores que oscilan entre los $200.000 hasta de más de un millón de pesos, con facilidades de pago a crédito, entrega en la casa sin costo adicional y demás elementos mercantilistas propios de una sociedad decadente que si no ha aprendido a valorar y respetar a los animales, mucho menos a sus semejantes.

La vendedora en cuestión resultó siendo aparentemente una menor de edad, por eso oculto su nombre y foto. Al preguntarle que por qué los vendía me respondió que la familia había decidido que el dinero recaudado por esta venta se destinaría a pagar la universidad de ella y su hermana, y que las cachorritas supuestamente habían caído del cielo para solventar una supuesta crisis económica que tendrían… ¡Hagame el favor! Como si la perrita que las tuvo fuera a quedar embarazada por obra y gracia del espíritu santo… Creo que estamos en el Siglo XXI, y por tal los cuentos de concepción por osmosis ya no aplican. Acá hubo ciertamente un hecho premeditado: no esterilizar a la perrita, dejar o hacer que la preñaran, y por ende esperar a que nacieran las cachorritas, y ponerlas a la venta con un cuento como el bíblico. Ah, cachorritas que salvaguardan la raza, o sea que no fue cualquier criollo el que se encontró en la calle a la perrita…

La imagen puede contener: texto

Justamente a la pregunta de por qué no se le operó antes, me respondió la vendedora con otro cuento: que el veterinario le había dicho que la perrita debería tener mínimo una camada para que no se enfermara. ¡De nuevo hagame el favor! Este cuento medieval se cae de su propio peso. ¿Cuántas perritas nunca han sabido qué es estar preñadas y parir, y son felices, y gozan de buena salud? Precisamente, el tema de esterilizar a las mascotas se ha convertido en un grito de batalla de los animalistas del mundo entero, y especialmente de los locales, que no pueden recibir en sus fundaciones u hogares de paso un animal más, precisamente por la sobrepoblación y por la carencia de políticas públicas más efectivas en cuanto a la esterilización, que debe extenderse en masa a los callejeros. De acuerdo al Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona en la reproducción entran temas hormonales. Si las hembras son sometidas a la operación de la esterilización de manera temprana, nunca tendrán la necesidad de reproducirse. O sea que es falso que tengan que criar por lo menos una vez en la vida.

No hay texto alternativo automático disponible.

Frente a los reiterados cuestionamientos a la vendedora de si los dejaría en adopción, ésta apeló diciendo y mostrando fotografías que ya tenía otros tres perritos para dejar en adopción, pero no a las huskies, sólo a los criollos que supuestamente había rescatado de la calle. Pues bien, acá surgen más preguntas, ¿cómo así, una rescatista vendiendo animales? O más bien, como yo creo: ¿un manto de ética y de moral para ocultar el propósito final de la venta per se de animales de raza? A alguien le alcanzó a contestar que si querían una huskie mínimo se la dejaba en 500.000…

Con tanto despropósito protegido de la presunta legalidad del comercio de animales, busqué hasta donde pude y no me bloquearan, y encontré otros dos elementos para sumarse a esta discusión de lo ético, moral, legal o legitimo de vender un animal, pero sobretodo basado en las razones esgrimidas por la presunta explotadora de perritos. En una publicación del 20 de junio la comerciante anunciaba la venta de una moto por $900.000… es decir más barata que en lo que ofreció las huskies. Digamos que esto no es muy importante, sino sólo para reflejar el sentido mercantilista del animal como objeto, y no como ser sintiente, como dice la Ley. Pero lo segundo que me encontré me dejó perplejo: la vendedora, el 4 de mayo de este año, publicó a otra perrita que daba en adopción, ¡ojo!, “por cuestiones de viaje.” El sólo hecho de que una persona se vaya de viaje y regale un perrito, como si fuera un objeto, ya causa el suficiente rechazo… Eso me hace preguntar: ¿para qué la tuvo? ¿Para qué le dio tanto amor si después la iba a votar “por un viaje”?

La imagen puede contener: una o varias personas

Bueno, ¿se fijaron en las fechas? Pues sí, en toda la historia, lo primero es lo que acabo de decir. El 4 de mayo regaló una perrita aparentemente criolla, porque se iba supuestamente a viajar. Pero parece que no se fue, porque el 20 de junio publicó la venta de la moto, y el jueves 16 de noviembre la venta de las perritas huskies. Todo esto lo publicó en el grupo La Gente de Mosquera… Nunca se fue de viaje, nunca salió aparentemente de Mosquera por un tiempo largo, que obligara a regalar una perrita... ¿pero por qué tuvo tiempo para criar a tres supuestos perritos rescatados de la calle, hacer preñar y parir a una huskie y poner a la venta a las cachorritas en este tiempo?

La imagen puede contener: perro y exterior

Así las cosas, yo veo situaciones raras, contradictorias, que no satisfacen la lógica común, y escribo esto porque me llamaron a decirme que no matoneara a la supuesta menor de edad, porque Facebook me eliminó mi primera publicación, porque recibí un mensaje confuso en whatsapp por parte de un familiar cercano de la vendedora, en el que me dice que ella “puede ser víctima de agresiones lo cual lo pone a usted en una díficil situación”... Entonces yo salgo a aclarar mi punto de vista, que rechazo las redes de explotación de los animales, y que por supuesto rechazaría que desde un núcleo familiar se esté enraizando la práctica del uso lucrativo de los animales, que quiero la paz y la seguridad para todas las personas, pero con debate de altura decir las cosas como son. Y claro, para reiterar que si adopta y no compra terminará pronto la explotación de los animales y la comercialización de ellos como cosas y no seres sintientes. De paso contribuye a aportar un granito de arena para que baje esa cifra tan exagerada de animales abandonados...

No hay texto alternativo automático disponible.

Opinen ustedes….


Si usted desea pautar en nuestra página web y/o redes sociales escribanos a dispronatural@gmail.com